Elaboración de Guías de Práctica Clínica en el Sistema Nacional de Salud

Manual metodológico

  1. Introducción
  2. Alcance y objetivos de una guía de práctica clínica (GPC)
  3. Composición y funcionamiento del grupo elaborador de la GPC
  4. Formulación de las preguntas clínicas de la GPC
  5. Búsqueda y selección de la evidencia científica
  6. Evaluación y síntesis de la evidencia científica
  7. Formulación de las recomendaciones
  8. Claves para facilitar la implementación de las GPC
  9. Implicación de los pacientes/cuidadores en la elaboración de GPC
  10. Revisión externa
  11. Edición de la GPC
  12. Anexos
  13. Listado completo de tablas y figuras

Logo de Adobe pdfDescargar apartado 2 (238 Kb)
Descargar manual metodológico completo (1.95 Mb)

2. Alcance y objetivos de una Guía de Práctica Clínica (GPC)

Ignacio Marín, Maria-Dolors Estrada, Emilio Casariego

En este apartado se explica la necesidad de definir desde el principio la perspectiva en que se sitúa la GPC, el ámbito sanitario de aplicación y el motivo que lleva a su realización, respondiendo a las preguntas: ¿Por qué se hace?, ¿para qué?, ¿a qué profesionales se dirige la guía? y ¿a qué pacientes?

Introducción

En la elaboración de una Guía de Práctica Clínica (GPC) el desarrollo de la etapa de delimitación del alcance y de los objetivos es crucial, pues de ello dependerá en parte que el enfoque de la guía sea el que se busca y que la revisión de la literatura científica (RL) y la elaboración de recomendaciones sean específicas y estén bien dirigidas.

El resultado del desarrollo de esta etapa se concreta en la elaboración de un documento que acote el tema y facilite la elaboración de las preguntas clínicas que abordará la guía. La correcta realización del documento será una garantía de que la GPC responde a los objetivos que pretende clarificar.

Los pasos que se deben seguir en esta etapa para definir los objetivos de la GPC son:

  1. Delimitar la propuesta con la institución promotora de la GPC.
  2. Consultar con profesionales expertos en el tema que se va a tratar.
  3. Elaborar el documento de alcance y objetivos.

La aproximación realizada a esta etapa se refleja en los criterios 1 a 3 (ver anexo 1 (versión pdf, 81 kb)) del Instrumento AGREE. Se recomienda al grupo elaborador de la GPC que utilice este instrumento para realizar una valoración del procedimiento que han seguido antes de dar por finalizada la etapa.

La definición del alcance y de los objetivos debe realizarse antes de la constitución formal del grupo elaborador, o bien mientras tiene lugar tal proceso de constitución. Por tanto, esta definición puede darse en dos escenarios distintos: puede ser que el grupo elaborador se encuentre el alcance y los objetivos ya delimitados, o bien que deba delimitarlos el propio grupo. Esto suele depender de si la iniciativa de realizar la GPC se sitúa en el contexto de un programa de guías, o si surge del propio grupo elaborador.

En el contexto de un programa de guías, lo habitual (aunque no siempre ocurre así) es que los promotores de la guía sepan claramente lo que desean y tengan bien delimitado el encargo, y que el grupo elaborador encuentre el alcance y los objetivos ya definidos. Cuando la iniciativa de realizar la guía es del grupo elaborador o se encuentra con un encargo excesivamente genérico, es el propio grupo el que debe delimitar el alcance y los objetivos, con el acuerdo de la institución promotora.

Una buena realización de esta etapa va a condicionar el futuro impacto de la guía sobre la salud de la población diana. Por eso se pretende que queden claras cuatro cuestiones:

  • Por qué se hace la guía, es decir, en qué perspectiva se sitúa la propuesta de realizar una guía, si se hace para homogeneizar prácticas, para ilustrar cambios excesivamente rápidos o para mejorar algún problema concreto de falta de calidad,
  • Para qué se hace, con qué objetivos,
  • A qué ámbito asistencial va dirigida, especificando a qué tipo de pacientes se dirigen las recomendaciones.
  • A quién va dirigida la guía, es decir, quiénes son los profesionales que serán sus usuarios finales.

ir arriba

2.1. Delimitar la propuesta

Aunque el alcance y los objetivos deben venir marcados por quien promueve la guía, habitualmente se elabora una versión provisional que posteriormente se convertirá en un documento definitivo realizado por el grupo que elabora la GPC, en estrecho contacto con la entidad promotora, tras consultar con profesionales expertos en el tema de la guía. De algún modo es el documento que concreta el acuerdo entre quien encarga la guía y el equipo elaborador, fijando los límites y objetivos que se cubrirán con ella.

Se considera necesario que el grupo elaborador valore, complete o desarrolle algunos apartados habitualmente ausentes en el encargo. Tales apartados suelen ser los siguientes:

  • Título (incluyendo un titulo abreviado, si procede).
  • Antecedentes que concurren en el tema tratado: además de recogerse los motivos de la institución promotora de la guía, se incluirá una breve descripción de los resultados y el tipo de recomendaciones que se esperan ofrecer.
  • Justificación de la necesidad en la práctica clínica actual de elaborar la GPC propuesta, donde se expondrán los motivos de variabilidad, incertidumbre o conveniencia que hacen aconsejable su elaboración.
  • Población a la que va dirigida: se especificarán los grupos de pacientes que se tendrán en cuenta en la guía y aquellos tipos de pacientes o población que no se van a considerar. Asimismo se acotarán aquellos aspectos clínicos que no se van a incluir.
  • Ámbito asistencial: describirá qué tipo de centros o grupos profesionales pueden encontrar ayuda en la guía y a qué tipo de ámbitos (atención primaria/hospitalario) no va dirigida.
  • Descripción del proceso asistencial: detallará los pasos de la asistencia sobre los que la guía pretende ofrecer ayuda: si se trata de la prevención, del diagnóstico o de ambos, si se aborda el tratamiento, qué tipo de intervenciones, entre otras. Esta parte del documento puede concluir con un esquema de las preguntas que la guía responde.
  • Aproximación al tipo de decisiones: se especificará si la guía tratará aspectos de coste-efectividad, éticos, culturales, organizativos u otro tipo de aspectos relevantes que se tendrán en cuenta a la hora de realizar las recomendaciones.
  • Tipo de ayudas que se deben desarrollar para la gestión clínica: en este apartado se detallará si la guía incluirá o no algún tipo de herramienta de ayuda a la toma de decisiones (HATD) para facilitar su aplicabilidad, tales como recordatorios para pacientes, guía de referencia rápida, material didáctico, versión informática u otros, así como criterios para la evaluación de la implementación de la guía.

Todos los pasos comentados para delimitar el alcance y los objetivos de la guía se facilitan si se realiza una búsqueda preliminar de la literatura científica. Es conveniente que el grupo elaborador, en estrecho contacto con los promotores, realice una amplia búsqueda preliminar de la literatura dirigida a identificar revisiones sistemáticas de la evidencia científica y guías relevantes sobre el tema de estudio. Con esto, además de ayudar a obtener una visión global y a delimitar las áreas clave, se facilita al grupo elaborador la cuantificación del volumen de literatura y, por consiguiente, la carga de trabajo que comportará el desarrollo de la GPC.

ir arriba

2.2. Consulta con personas expertas en el tema de la guía

Para conseguir una buena definición del contenido de la propuesta formalizada en el documento de alcance y objetivos, es conveniente consultar con expertos y potenciales miembros del grupo elaborador de la guía para asegurar que han sido consideradas todas las áreas relevantes.

En algunas organizaciones, como por ejemplo el NICE (National Institute for Clinical Excellence, Instituto Nacional para la Excelencia Clínica del Reino Unido), se abre un periodo de cuatro semanas de consulta con diferentes organizaciones que representan a los profesionales sanitarios, a la administración, a los pacientes y a las personas cuidadoras, así como con empresas con interés en el tema de la guía. Durante ese tiempo se organiza una reunión con aquellas personas o grupos interesados que se han registrado para proporcionar detalles sobre su alcance y sobre sus objetivos.

Antes de incorporar al documento de alcance y objetivos los aspectos adicionales surgidos durante tales consultas, el grupo elaborador debe valorar su inclusión ya que podrían hacer imposible el desarrollo de la guía en el tiempo previsto. No obstante, deberían tomarse en cuenta aquellas sugerencias relevantes que hagan más útil la guía y que respondan a las expectativas de profesionales o de pacientes. Una vez terminado dicho proceso, sería aconsejable no hacer cambios sin consulta previa entre la institución promotora y el grupo elaborador, y sólo en circunstancias excepcionales (por ejemplo, la aparición de una innovación científica que afecte fuertemente a la guía).

El documento de alcance y objetivos de la guía debe ser de público acceso (se sugiere la web de la institución promotora), y debe permanecer disponible hasta que la guía sea publicada.

ir arriba

2.3. Escribir el documento de alcance y objetivos

Plasmar en un documento los objetivos que se pretenden alcanzar con la guía ayuda en el proceso de su desarrollo y facilita la relación con los promotores. El documento debe ser claro y estructurado, y debe incluir al menos los ocho aspectos señalados en el punto 2.1, además de un esquema general de las preguntas clínicas.

En este documento, los objetivos generales de la guía deben ser descritos con detalle, y los beneficios sanitarios esperados con su aplicación deben ser específicos del problema clínico que se trata. Asimismo, los aspectos clínicos tratados deben estar descritos detalladamente, en especial los escenarios clínicos clave para los que se esperan recomendaciones. Respecto al ámbito de aplicación, debe haber una descripción de la población diana, y en concreto deben estar claramente descritos los y las pacientes a quienes se pretende aplicar la guía (rango de edad, sexo, gravedad, descripción clínica y comorbilidad).

En el Anexo 3 (versión pdf, 101 kb) se adjunta a modo de ejemplo un extracto del documento de alcance y objetivos de una guía NICE sobre osteoporosis, que puede consultarse completo en la web aportada en la bibliografía.

ir arriba

En esta fase deben quedar claros y específicamente desarrollados el alcance, es decir, la puesta en perspectiva de la GPC, y los objetivos, lo qué se pretende obtener con ella. Se debe elaborar un documento entre quienes promueven la guía y el grupo elaborador que plasme los siguientes aspectos:

  • Justificación de la GPC.
  • A qué población y ámbito va dirigida.
  • A qué aspecto del proceso asistencial se dirige.
  • Tipo de ayudas para la práctica asistencial que se elaborarán con la guía.

Este documento requiere la realización de consultas con personas expertas y una revisión bibliográfica inicial.

Bibliografía

  1. NHS. Scoping the Guideline. En: National Institute for Clinical Excellence. [Internet] Guideline Development Methods: Information for National Collaborating Centres and Guideline Developers. London: National Institute for Clinical Excellence. 2004 [actualizado 14 de marzo de 2005; consultada 5 de julio de 2007]. Disponible en: http://www.nice.org.uk/page.aspx?o=247886.
  2. Shekelle PG, Wolf SH, Eccles M, Grimsahw J. Developing guidelines. BMJ. 1999; 318:593-6. Disponible en: http://bmj.com/cgi/content/full/318/7183/593.
  3. The AGREE Collaboration. AGREE Instrument Spanish version. 2004 [consultada julio de 2004]. Disponible en: http://www.agreecollaboration.org.

Última actualización: 7 de mayo de 2008

Logo del Ministerio de Sanidad y Consumo Logo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludLogo del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud

 

Copyright