Guía para jóvenes y adultos con Diabetes tipo 1 y en tratamiento intensivo

gpc desactualizada
Nota: Han transcurrido más de 5 años desde la publicación de esta Guía de Práctica Clínica y está pendiente su actualización. Las recomendaciones que contiene han de ser consideradas con precaución teniendo en cuenta que está pendiente evaluar su vigencia.

GUÍA PARA JÓVENES Y ADULTOS CON DIABETES TIPO 1
Y EN TRATAMIENTO INTENSIVO

Capítulo 9. ALCOHOL Y DROGAS EN LA DIABETES

Droga es toda sustancia que produce adicción y dependencia, además tiene una serie de efectos perjudiciales para la salud y deteriora no sólo física sino psicológicamente a la persona.

El consumo de drogas, por parte de los pacientes con Diabetes, hace que el manejo de la enfermedad se dificulte, consiguiéndose peor control en los niveles de glucosa.

El abuso de sustancias es un factor importante para la falta de adherencia al tratamiento, siendo una de las causas de descompensación metabólica aguda.

El diabético debería tener en cuenta, además de los efectos generales que producen las drogas, aquellos otros que pueden afectar a la regularidad de sus hábitos y, sobre todo, a los que afectan directamente a los niveles de azúcar en sangre.

Tipos de drogas

Legalizadas: aunque están socialmente aceptadas, no por eso dejan de ser perjudiciales. Son las que tenemos más a mano ya que el ambiente que nos rodea nos las facilita. Ejemplos: tabaco, alcohol, medicamentos (anfetaminas, antidepresivos, sedantes, etc.).
No legalizadas: generalmente cuando alguien habla de drogas se refiere a este grupo que integra: drogas de diseño (éxtasis), cannabis y derivados (marihuana, hachis, kifi …), cocaína y heroína.
Según el efecto que tienen en el Sistema Nervioso Central, éstas se subdividen en:

- Depresoras del SNC: entorpecen el funcionamiento del cerebro provocando reacciones que pueden ir desde la desinhibición hasta el coma (alcohol, opiáceos, tranquilizantes, hipnóticos).
- Estimulantes del SNC: aceleran el funcionamiento del cerebro provocando un estado de activación (anfetaminas, cocaína, nicotina, cafeína).
- Perturbadoras del SNC: trastocan el funcionamiento cerebral dando lugar a alteraciones en la forma de ver la realidad (alucinógenos, cannabis y derivados).

Drogas legalizadas

1. Tabaco

Es un producto dañino para el organismo. Produce dependencia física y psicológica así como un gran número de enfermedades respiratorias y cardíacas. Se comercializa legalmente en todo el mundo, aunque en muchos países tiene numerosas restricciones de consumo por sus efectos adversos para la salud pública. Es una de las drogas más extendida en nuestra sociedad.

Los efectos nocivos que el tabaco produce sobre nuestro organismo son bien conocidos desde hace varias décadas, tanto en el fumador activo como en el pasivo. Actualmente, los científicos están de acuerdo sobre los perjuicios que ocasiona en los distintos órganos del cuerpo, pero existe una población especialmente susceptible a sus acciones y es la integrada por personas que padecen Diabetes.

Efectos generales y riesgos que produce el tabaco en personas con Diabetes:

• Aumenta la aparición de problemas neurológicos (perdida de sensibilidad en extremidades).
• Disminuye la absorción de Insulina, aumentando la glucemia.
• Aumenta el riesgo de complicaciones renales.
• Aumenta el riesgo de la aparición precoz de complicaciones crónicas de la Diabetes.

El riesgo de sufrir alguno de estos problemas, en especial aquellos relacionados con la circulación sanguínea: infartos, falta de riego en extremidades..., no se suma en las personas con Diabetes, si no que se multiplican.

Hay programas para la deshabituación tabáquica41 a disposición de las personas que lo requieran.

    _________________________________
    41 Consulta con tu Equipo de Salud los programas existentes de deshabituación tabáquica.

2. Alcohol

Es la droga más consumida, de la que más se abusa y la que crea un mayor número de problemas sociales y sanitarios.

Hay dos tipos fundamentales:

• Bebidas fermentadas: sidras: 2-3% de alcohol, cerveza: 3-7%, vinos 7-14%.
• Bebidas destiladas donde el alcohol se concentra: licor de frutas: 20% de alcohol, vermouth, jerez: 16-22%, aguardiente: 40%, ginebra, whisky, ron, tequila: 40-50% de alcohol.

El alcohol interfiere con el funcionamiento normal del hígado y retarda la actividad digestiva, un peligro para las personas que sufren de Diabetes.

Un organismo normal metaboliza unos 7g de alcohol a la hora. Si se supera esta tasa de ingesta y puesto que no se puede almacenar, el exceso de alcohol pasa a la sangre aumentando su concentración.

El hígado es el encargado de metabolizar el alcohol. Cuando una persona con Diabetes tiene una bajada de glucosa, es también ese hígado el encargado de fabricar glucosa, proveniente de ese depósito de CH que tiene almacenado en forma de glucógeno.

Cuando el alcohol entra en sangre, se convierte en un tóxico que el hígado intenta eliminar y aclarar, de tal forma que cuando está metabolizando el alcohol deja de metabolizar glucosa por lo que un diabético puede tener una hipoglucemia severa. Los síntomas de la hipoglucemia pueden aparecer poco después de haber bebido y persistir hasta 8-12 horas después. Estos síntomas pueden parecerse a los de un estado de embriaguez. Nunca debemos provocar el vómito puesto que empeoraríamos la situación, debemos ofrecer azúcar o similar.

Si además se hace ejercicio y se bebe alcohol los riesgos de tener una bajada de glucosa se incrementan, ya que el ejercicio también desciende los niveles glucémicos.

Por qué es peligrosa la ingesta de alcohol cuando tienes Diabetes

En la Diabetes se presentan muchas ocasiones en las que debes pensar con claridad para asegurar la administración de Insulina a la hora correcta y en la cantidad precisa y estar alerta al no sentirte bien por la falta de Insulina o por estar en hipoglucemia.

Esto no es posible cuando has bebido demasiado, del mismo modo que no se puede conducir de manera segura después de consumir alcohol.

El papel que desempeña el alcohol en el desarrollo de la hipoglucemia depende, en mayor medida, de la disminución de la habilidad para detectar la hipoglucemia que de la reducción de la capacidad del hígado para producir glucosa.

Recomendaciones42 para los diabéticos que beben alcohol

• Nunca bebas alcohol con el estómago vacío.
• Acompaña el alcohol con un refresco azucarado, es menos perjudicial que tomarlo sólo. Si tomas cerveza, mézclala con gaseosa.
• Evita de forma absoluta el alcohol durante el embarazo.
• Limita tu consumo a una medida43 de alcohol por día –15 g– si eres mujer y a dos medidas –30 g– si eres hombre.
• Si quieres reemplazar algún tipo de alimento por alcohol, para no aumentar la ingesta calórica44 ni desequilibrar tu dieta, haz el siguiente reemplazo: una medida de alcohol equivale a dos porciones de grasa.
• Ante el menor síntoma de hipoglucemia, no esperes, debes tratarlo inmediatamente, lo que requiere llevar a mano alimentos ricos en CH como azúcar, zumos o barritas energéticas.
• Si has estado bebiendo, contrólate la glucosa antes de ir a la cama, come algún extra de CH de absorción lenta, para evitar la bajada de glucosa mientras duermes. Bebe mucha agua.
• Si pierdes la consciencia por ingesta de alcohol deben llevarte a un hospital inmediatamente, ya que necesitarás glucosa directamente en sangre.

Para concluir: ser diabético no implica “tener prohibido el consumo de alcohol”, pero sí hace imprescindible que –si beber es para ti un placer y deseas consumir bebidas alcohólicas con regularidad u ocasionalmente, consultes con tu médico respecto a cuánto alcohol puedes tomar y cuándo es conveniente hacerlo, para no afectar el control de tu enfermedad.

    _________________________________
    42 Recomendaciones brindadas por la American Diabetes Association.
    43 Una medida se considera a 300 ml de cerveza, 360 ml de cerveza light, 150 ml de vino o 45 ml de bebidas alcohólicas destiladas como vodka, ginebra, whisky, etc.
    44 Un gramo de alcohol equivale a 7 kcal.

Voy de marcha y quiero beber ¿qué hago?

• Nunca olvides inyectarte la Insulina de acción Lenta/ Ultralenta a tu hora habitual.
• Toma más CH de acción lenta en la cena.
• Disminuye en 2-4 unidades la Insulina de la cena para evitar una hipoglucemia.
• Es importante tener a mano:
   - el glucómetro
   - CH de absorción rápida
   - glucagón (siempre que un amigo que te acompañe sepa utilizarlo)
   - tu tarjeta de identificación
• Alguno de tus amigos debe saber medirte la glucemia y resolver una hipoglucemia.
• Toma CH de acción lenta antes de acostarte y realiza un control glucémico45.
• Controla la glucemia capilar antes del desayuno y ajusta el tratamiento.
• Toma un desayuno normal.

Drogas no legalizadas

1. Anfetaminas

Son fármacos estimulantes que pueden causar una hiperglucemia por un efecto similar al de la adrenalina cuando tenemos estrés y, a su vez, pueden provocar una hipoglucemia porque son supresoras del apetito.

2. Drogas de diseño

Son las más consumidas entre los jóvenes, generalmente en fines de semana, en los que se realiza mucho ejercicio y, sin embargo, se come poco, mal y a deshora. Pueden provocar una hipoglucemia debida a que, al perder el contacto con la realidad, puede haber un descontrol en el horario de comidas y de administración de Insulina. Por el contrario, pueden producir hipoglucemia debido a la falta de apetito.

3. Cannabis y derivados

Existe el riesgo de confundir sus efectos con los de una hipoglucemia. Pueden provocar dificultades en el manejo de la dosis y la técnica de inyección de Insulina, además de olvidos a la hora de realizar el autocontrol o la administración de alguna dosis. Se puede comer en exceso, lo que puede desencadenar una hiperglucemia.

4. Cocaína

La excitación que produce puede motivar una hiperglucemia y la falta de apetito que provoca puede originar una hipoglucemia.

5. Heroína

Como el resto de drogas puede producir hiperglucemia debido al estrés y olvidos a la hora de ponerse la dosis de Insulina, así como hipoglucemia, debido al desorden de vida. Los adictos a heroína tienen más riesgos de infecciones, lo que supone un riesgo añadido.

Siempre debes tener en cuenta que los estimulantes pueden suprimir el apetito y, combinados con la realización de ejercicio como es el baile, pueden generar el riesgo de sufrir una hipoglucemia severa. En este sentido, pueden ser extremadamente peligrosas para personas con Diabetes, especialmente si no se toman líquidos adicionales o no se come algo antes de ir a dormir.

Página 13

Última actualización: noviembre de 2012

Logo Ministerio de Ciencia e InnovaciónLogo del Ministerio de Sanidad y Política SocialLogo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludLogotipo del Gobierno Vasco