Guía para jóvenes y adultos con Diabetes tipo 1 y en tratamiento intensivo

gpc desactualizada
Nota: Han transcurrido más de 5 años desde la publicación de esta Guía de Práctica Clínica y está pendiente su actualización. Las recomendaciones que contiene han de ser consideradas con precaución teniendo en cuenta que está pendiente evaluar su vigencia.

GUÍA PARA JÓVENES Y ADULTOS CON DIABETES TIPO 1
Y EN TRATAMIENTO INTENSIVO

Capítulo 4. ALIMENTACIÓN. GENERALIDADES

Salida del hospital: ¿Qué puedo comer?

Tenemos que saber que la alimentación es uno de los tres pilares del tratamiento de la Diabetes, junto al tratamiento con Insulina y la Educación Diabetológica.

La Diabetes no requiere necesariamente establecer un patrón rígido de alimentación, sin embargo, es importante mantener hábitos regulares de alimentación y conocer el contenido de carbohidratos, de proteínas y de grasas de los alimentos.

De este modo, podremos disfrutar de lo que comemos y tener un buen control de la Diabetes.

La dieta ha ser:

• equilibrada
• variada
• adaptada
• satisfactoria
• mediterránea

El contenido de una dieta saludable y equilibrada nos debe de aportar:

• un 45-60% de hidratos de carbono: farináceos (patatas, legumbres, guisantes, pasta, arroz, pan), frutas, verduras, leche y derivados,
• un 15-20% de proteínas: carnes, pescados y huevos,
• un 30-35% de grasas: aceite, manteca, nata, frutos secos, aceitunas.

El contenido de colesterol ha de ser inferior a 200 mg/día. Los alimentos que lo contienen son: nata, crema de leche, mariscos, embutidos, quesos secos, cordero, carne de cerdo, yema de huevo.

El consumo de sal ha de ser inferior a 3 g/día si la tensión arterial es alta y no mayor de 6 g/día en caso de tensión arterial normal.

Debemos realizar un consumo moderado de alcohol que en el hombre no debe superar los 30 g/día y en la mujer los 15 g/día24.

Conocer los alimentos y saber interpretar el etiquetado nutricional nos ayudará a comer mejor.

    _______________________________________________
    24. Ver capítulo 9: Diabetes, alcohol y drogas.

Aprendiendo de los nutrientes

Los hidratos de carbono o carbohidratos (CH)

Se utilizan para obtener energía. Un gramo aporta 4Kcal. Son los principales responsables de la glucemia postprandial.

Se aconseja clasificar los alimentos que contienen carbohidratos en azúcares, almidones y fibra.

  1. Los azúcares son CH de absorción rápida: glucosa, fructosa, galactosa, sacarosa, maltosa y lactosa. Se encuentran en los refrescos, en la fruta y los zumos (fructosa), en la leche (lactosa), en el azúcar de mesa (sacarosa). Elevan rápidamente la glucemia postprandial.
    Son ideales ante situaciones de hipoglucemia: un refresco azucarado, un zumo de fruta o agua con azúcar ha de ser tu primera elección para remontar una hipoglucemia.
    La velocidad de absorción de la lactosa dependerá del contenido en grasa de esa leche; así, la desnatada se absorbe más rápidamente que la entera.
    Los dulces y los helados no se absorben tan rápidamente debido a su contenido en grasa, proteínas u otros CH, por lo que no serán tan efectivos para resolver hipoglucemias.
    El azúcar no tiene efectos adversos si se sustituye por otra fuente de CH en una comida concreta. Se recomienda que su aporte no supere el 10% del total de calorías.

    A modo de ejemplo, en una dieta de:
    • 1.500 Kcal los azúcares no deben superar los 35 g.
    • 1.800 Kcal los azúcares no deben superar los 45 g.
    • 2.000 Kcal los azúcares no deben superar los 50 g.
  2. Los almidones son CH de absorción lenta. Se encuentran en todos los alimentos que provienen de la tierra: farináceos (patatas, guisantes, legumbres, pasta, arroz, pan); frutas y, en menor proporción, en verduras. Elevan la glucemia postprandial más lentamente.

  3. La fibra es un CH muy complejo que casi no se absorbe. Enlentece la digestión de los alimentos y, por tanto, hace que la absorción de los CH sea más lenta.
    El consumo recomendado en diabéticos es el mismo que para el resto de la población: 30 g/día. Con ello contribuimos a:
    • Disminuir la hiperglucemia postprandial.
    • Disminuir la absorción de colesterol y ácidos grasos saturados.
    • Aumentar la sensación de saciedad.
    • Cuidar las células del colon.
    • Mejorar el tránsito intestinal.

Las proteínas

Sirven para construir y reparar los tejidos. Un gramo aporta 4 Kcal. Tienen poca influencia en la glucemia postprandial.

Se encuentran en: carnes, pescados, huevos, mariscos, embutidos, queso, legumbres y lácteos.

Para una persona con DM tipo 1, es más importante la calidad que la cantidad de éstas. Conviene consumir pescados, legumbres, carnes magras (pollo, pavo, conejo), leche y derivados lácteos descremados. Debemos limitar el consumo de carnes grasas (cordero, pato, cerdo), mariscos, quesos curados, productos lácteos grasos y productos precocinados (ricos en grasa saturada y colesterol).

Las grasas

Constituyen el nutriente energético por excelencia. Forman parte de la estructura de las membranas celulares. Cualquiera que sea el tipo de grasa, tiene el mismo contenido calórico: un gramo aporta 9 Kcal.

Retrasan la absorción de otros nutrientes. Por este motivo, comer chocolate o dulces para resolver una hipoglucemia no es una buena elección ya que aumentaría la glucemia lentamente.

Podemos clasificarlas en:

  1. Grasas monoinsaturadas (10-20%) son las más cardiosaludables. Su fuente principal es el aceite de oliva (ideal para freír y cocinar). También se encuentra en el aguacate, las aceitunas y algunos frutos secos (almendras). Resiste las temperaturas elevadas sin alterar su composición.
  2. Grasas poliinsaturadas (<10%) tienen un elevado papel protector cardiovascular. Se encuentran en los aceites de semillas (girasol, soja, maíz), en los frutos secos (nueces) y en el pescado azul. Se recomienda tomar estos ácidos grasos omega-3 y omega- 6 desde su fuente original y no a través de alimentos enriquecidos. Así, obtenemos un buen aporte de ácidos grasos omega-3 tomando dos veces por semana pescado azul (caballa, atún, sardinas, salmón).
  3. Grasas saturadas (<7%) son las menos recomendadas porque favorecen el envejecimiento de las arterias. Se encuentran, sobre todo, en las grasas animales de carnes, embutidos, lácteos enteros, elaborados de pastelería, helados, bollería, nata. También aparece en algunas grasas vegetales como el coco y el palmiste.
  4. Grasas trans son grasas vegetales en su origen líquidas que, tras un proceso de hidrogenación, se transforman en sólidos o líquidos más estables y de mejor sabor. Se encuentran en margarinas, bollería industrial, comidas precocinadas y también en fuentes animales como, por ejemplo, ciertas carnes y productos lácteos. La capacidad de estropear las arterias de estas grasas es similar a la de los ácidos grasos saturados.
  5. Colesterol (<200 mg/dl). Presente, exclusivamente, en la grasa animal: yema de huevo, mariscos y vísceras.
  6. Fitoesteroles. Son moléculas parecidas al colesterol, pero de origen vegetal. A nivel intestinal compiten con la absorción de colesterol y, por este motivo, la dificultan y reducen. Están presentes en el aceite de oliva, los frutos secos, las verduras y las hortalizas, la fruta fresca y algunas margarinas y productos lácteos enriquecidos con fitoesteroles.
  7.  

Los edulcorantes

No nutritivos y que no modifican la glucosa. Destacan los siguientes:

Aspartamo (E 951): puede perder su sabor al cocinarse. Su consumo diario aceptable es 40 mg/kg de peso.
Sacarina (E 954): Da un ligero sabor metálico por encima de 70º C. El consumo diario máximo aceptable es 2,5 mg/kg de peso. No está recomendado en el embarazo (por el riesgo de que atraviese la placenta).
Son estables a altas temperaturas
Acesulfamo K (E 950)
Sucralosa (E955)
Ácido ciclámico (E 952)

Otra clasificación la constituyen los nutritivos que modifican la glucemia, y se transforman en azúcares:

Fructosa. Su exceso puede aumentar los triglicéridos. Se suele utilizar en mermeladas, galletas.
Azúcares alcohol: Todos los que terminan en –ol; ej: xilitol, manitol. Pueden producir diarrea. En el recuento de CH los azúcares alcohol tienen la mitad de valor que el resto de CH. Aportan 2,5 – 4 Kcal/gr

Bebidas “Light”

Por lo general, las bebidas etiquetas como "Light", se endulzan con aspartamo.

Bebidas Libres

Infusines, café, gasesosa, agua, bebidas "light" y "cero".

Alimentos especiales para diabéticos

• No son recomendables.
• En general son más caros y con un contenido mayor de energía (calorías).
• Pueden tener sabor poco apetecible.
• “No contiene azúcar” no quiere decir que carezca de él. Normalmente se endulza con fructosa.
• “Sin azúcar/sin fructosa” no significa que no tenga hidratos de carbono: contiene harinas y hay que medir la cantidad.

Cuántas calorías son adecuadas en mi alimentación

El aporte calórico de la alimentación se calcula en función de la edad, sexo, actividad física y peso previo, independientemente de tener Diabetes o no.

El médico calculará personalmente las calorías de tu dieta y la enfermera educadora planificará contigo cómo adecuar el reparto de los distintos nutrientes según tus hábitos y tratamiento insulínico, con el fin de conseguir un buen control de la Diabetes.

El contenido calórico se modificará si no conseguimos mantener un peso corporal adecuado.

Qué es el índice glucémico

Es la capacidad que tienen algunos alimentos de elevar la glucemia postprandial en comparación con lo que se eleva, si se toma glucosa pura. Para ello, se toman alimentos que contengan 50 g de CH y se compara con la ingesta de 50 g glucosa pura. El índice glucémico de la glucosa pura es de 100.

Ejemplos: patatas hervidas 74, pan blanco 70, refrescos azucarados 68, arroz blanco 64, pasta 52, lentejas 30, cacahuetes 14.

Factores que influyen en la respuesta glucémica

Hay distintos factores que influyen en la respuesta glucémica de una comida como son: la cantidad y tipo de carbohidratos, el contenido de grasa y proteínas, su contenido en fibra, el momento de la ingesta, la mezcla con otros alimentos, la manipulación (pelado, triturado), el tipo de cocción.

En un mismo producto, a mayor acción térmica y mecánica, si no está mezclado con otros alimentos, mayor será la rapidez de digestión y de absorción, es decir, aumentará más la glucemia.

La auto-observación te puede ayudar a relacionar la glucemia postprandial con los diferentes alimentos y a poder tomar decisiones para modificar la cantidad de alimento o las unidades de Insulina en futuras ocasiones.

Etiquetado nutricional

Debemos elegir productos que lleven el etiquetado25 de su composición. Su lectura nos ayudará a identificar el contenido en nutrientes que inciden en la Diabetes: CH, azúcares, edulcorantes, grasas de diferentes tipos; además de su valor energético.

Conviene aprender a calcular la cantidad de ese alimento que equivale a una ración o intercambio de CH. Así, podremos optar por los alimentos más adecuados, comeremos más libremente y mantendremos un mejor control metabólico.

 

    ________________________
    25 Ver Capítulo 15: Etiquetado nutricional.

Datos que conviene recordar

• La alimentación para las personas con Diabetes es, básicamente, la misma que se recomienda para todas las personas.
• Los carbohidratos (CH) son los principales responsables de la glucemia postprandial.
• Es más importante el control de CH de una comida concreta que el tipo de estos.
• Siempre y cuando tengamos un buen control metabólico con glucemias dentro de objetivos, podremos tomar hasta 50 g de azúcar/día.

 

Página 8

Última actualización: noviembre de 2012

Logo Ministerio de Ciencia e InnovaciónLogo del Ministerio de Sanidad y Política SocialLogo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludLogotipo del Gobierno Vasco