Guía para jóvenes y adultos con Diabetes tipo 1 y en tratamiento intensivo

gpc desactualizada
Nota: Han transcurrido más de 5 años desde la publicación de esta Guía de Práctica Clínica y está pendiente su actualización. Las recomendaciones que contiene han de ser consideradas con precaución teniendo en cuenta que está pendiente evaluar su vigencia.

GUÍA PARA JÓVENES Y ADULTOS CON DIABETES TIPO 1
Y EN TRATAMIENTO INTENSIVO

Capítulo 1. Momento del diagnóstico

Se han equivocado, ¡Seguro!

No es posible que lo sepan solo con unos análisis.
Me han sacado sangre y han analizado mi orina, pero no creo que eso sea suficiente para saber que tengo Diabetes.
Cada poco tiempo vienen las enfermeras y me miran la sangre que sacan de mi dedo y, también, analizan mi orina con unas tiritas que sacan de un bote oscuro.
¡Ni siquiera me han hecho una radiografía!
Solo vino un médico, me hizo algunas preguntas, le explique todo lo que me preguntó, (que había adelgazado, que orinaba mucho y que yo creía que era porque bebía mucho). También le comenté que comía mucho y que, a pesar de ello, no engordaba, es más ¡¡Adelgazaba!! Le dije que estaba muy cansado y que tenía la lengua seca.
Dicen que tengo Diabetes Mellitus tipo1.
Creo que se han equivocado, porque en mi familia no hay diabéticos y yo no como dulces, así que seguro que es un error.
Estas reflexiones constituyen lo que la mayoría de las personas piensan y/o sienten cuando el médico les informa que tienen Diabetes u otra enfermedad crónica que puede llegar a cambiar en gran medida su estilo de vida. Es la fase denominada “negación”.

El diagnóstico de la Diabetes

Hay tres formas de hacerlo:

Si en cualquier momento del día la glucemia1 es mayor de 200 mg/dl. y hay síntomas de Diabetes: sed intensa, aumento de la cantidad de orina, hambre, pérdida de peso injustificada.
Si la glucemia en ayunas es mayor de 125 mg/dl2.
Si tras tomar 75 gramos de glucosa, el nivel de azúcar 2 horas después es igual o mayor a 200 mg. /dl3.

Recientemente se está considerando el valor de la Hemoglobina glicosilada >6,5% como diagnóstico, sin embargo, aún no hay un criterio unitario.

En la mayoría de las ocasiones el diagnóstico de la Diabetes tipo 1 se realiza en los servicios de Urgencias porque las personas afectadas acuden a este servicio al sentirse mal: están cansados, han perdido peso, tienen mucha sed, etc., síntomas de azúcar elevado en sangre4.

Tengo Diabetes tipo 1 ¿qué es?

La Diabetes tipo 1 es una enfermedad causada por la falta de producción de Insulina en las células ßeta del páncreas. Los síntomas aparecen cuando queda solamente el 10%- 20% de estas células funcionando. Es el inicio de la enfermedad. El único tratamiento existente en la actualidad consiste en inyectar Insulina.

En la mayoría de los casos es debido a que, los leucocitos o glóbulos blancos, encargados de defender nuestro organismo de los gérmenes y elementos extraños, han percibido dichas células como enemigas y las han destruido.

    _______________________________________________
    1 Glucemia: Nivel de azúcar en sangre.
    2 Esta prueba ha de repetirse en ausencia de síntomas.
    3 Esta prueba ha de repetirse en ausencia de síntomas.
    4 Ver Capítulo 7: Hiperglucemia y Cetosis

Antiguamente se denominaba Diabetes insulinodependiente, lo que indicaba que la Insulina era imprescindible para la vida. Sin embargo, la OMS aconsejó utilizar el término DM tipo 1 para diferenciarlo de otros tipos de Diabetes que también precisan Insulina.

Otros tipos de Diabetes

DM tipo 2.
Diabetes Gestacional.
Diabetes secundaria al uso de algunos medicamentos o a enfermedades del páncreas.

Cada una de ellas tiene causa, tratamiento y evolución diferente.

¿Qué es la Insulina?

La Insulina es una hormona que se produce en las células ß del páncreas y resulta imprescindible para la vida. Se encarga de transportar la glucosa y permitir su entrada en las células del organismo, donde se utilizará como energía.

Cuando estas células están abastecidas, almacena el azúcar sobrante como reserva, tanto en el hígado5 como en el músculo6 –glucógeno-, para poder utilizarlo en periodos de ayuno o en el ejercicio. El resto del azúcar se trasforma en grasa y se almacena debajo de la piel como energía de reserva.
                

Cuando el organismo no genera Insulina es necesario administrarla externamente. Hay diversas formas, la más habitual es por inyección subcutánea, pero también puede administrarse a través de una bomba de infusión, colocando bajo la piel del abdomen un catéter conectado a un dispositivo que inyecta las unidades de Insulina programadas.

    ________________________________________________________________
    5 En el hígado puede almacenar hasta 100 g de glucosa.
    6 En toda la masa muscular se puede almacenar hasta 400 g de azúcar.

¿Qué se nota si tengo la glucosa alta?

Cuando la cantidad de glucosa en sangre es mayor de 180 mg/dl. (cifra variable en los diferentes individuos), el riñón deja escapar azúcar porque su capacidad de contención se ha superado. En este momento podrían aparecer los primeros síntomas:

• Poliuria: aumento de la cantidad de orina
• Polidipsia: aumento de la sed
• Polifagia: aumento de hambre
• Astenia: cansancio
• Pérdida de peso
• Boca seca o pastosa
• Piel seca
• Visión borrosa

 

Primeros días o semanas de tratamiento

Al empezar el tratamiento, suele ser necesario ajustar frecuentemente las dosis de Insulina y, quizás, hacer pequeños cambios en la alimentación.

Es un periodo de dudas que obliga a las personas con Diabetes y a sus familiares a estar muy pendientes de la enfermedad y a solicitar ayuda de su equipo médico. Tanto la familia como el propio diabético pueden pasar por una fase de shock y pensar que lo que está ocurriendo es una pesadilla que realmente no está sucediendo. A esto se le llama negación de la enfermedad. Suele ocurrir cuando nos comunican que padecemos una enfermedad catastrófica o, como en el caso de la Diabetes, que tenemos una enfermedad para toda la vida. En la mayoría de los casos, pasado un breve espacio de tiempo, estos sentimientos desaparecerán para dar lugar a la aceptación y control de la enfermedad.

Puede ser un buen momento para asistir a cursos formativos sobre el cuidado y control de la Diabetes que se imparten en los propios hospitales y/o en las asociaciones de diabéticos.

En los primeros días o semanas tras comenzar el tratamiento puede aparecer una situación que preocupa mucho al diabético: visión borrosa que dificulta la realización de actividades de la vida diaria como leer, conducir, ver la televisión, etc.

Se trata de una situación pasajera que aparece porque la cantidad de glucosa del cristalino es diferente de la sanguínea. Cuando en el cristalino hay más glucosa que en la sangre, aquél tratará de coger agua, se hinchará y aparecerá una miopía transitoria. Este episodio no tiene nada que ver con las complicaciones que pueden padecer los diabéticos tras años de enfermedad.

Luna de miel o periodo de remisión de la Diabetes

Suele ocurrir, pasadas semanas o meses después del diagnóstico y puede durar semanas, meses, e incluso años.

En este periodo, las necesidades de Insulina disminuyen mucho porque el páncreas recupera capacidad para producirla, hasta tal punto, que podemos tener buenas glucemias sin necesidad de inyectarnos.

Sin embargo, se aconseja mantener la Insulina, aunque sea en una cantidad mínima, para prolongar este periodo.

Y ahora ¿qué pasará?

Una vez diagnosticado necesitarás tratamiento y tendrás que acudir a consultas de Endocrinología 3-4 veces al año.

En tus visitas, el endocrino te indicará la necesidad de realizar análisis y revisiones con el fin de comprobar cómo llevas el control de tu enfermedad y cómo evitar la aparición de complicaciones tardías asociadas a la Diabetes (ojos, riñones, pies etc.).

Estudios rigurosos7 han demostrado que una Diabetes bien controlada reduce muy significativamente el riesgo de padecer estos problemas.

Debes recordar que tener una vida sana (no fumar, mantener un peso adecuado, hacer ejercicio, etc.) es muy recomendable; no sólo para una persona con Diabetes, sino para cualquier individuo.

¿Qué tratamiento debo seguir?

Alimentación e Insulina son básicas en el tratamiento. La persona con Diabetes tiene que conocer muy bien estas dos herramientas para sacarles la mayor rentabilidad. Por esto, es muy importante que el diabético y su familia tengan mucha información. Adquiere gran relevancia la auto observación: comprobar los resultados de las acciones en nosotros mismos.

Alimentación, medicación y ejercicio físico deberán ir coordinados para conseguir regularidad en los niveles de glucosa sanguínea y lograr los objetivos de glucemia adecuados a cada persona.

Actualmente la mayoría de los diabéticos están en tratamiento con Análogos8 de Insulinas Rápidas9 y Lentas10 (4-5 inyecciones/día) lo que permite mayor variación en comidas, horarios, etc.

El número de inyecciones de Insulina que se administra diariamente no indica la gravedad de la enfermedad. Ésta viene determinada por los valores de la hemoglobina glicosilada11 (HbA1c) y las glucemias.

Una pregunta frecuente que las personas con Diabetes tipo 1 se hacen en el momento del diagnóstico es si no existe la Insulina en pastillas. Aunque se está investigando en este campo, en el momento actual, el único modo de administrarla es mediante inyección, debido a que la Insulina es una proteína y, si se tomara por boca, sería degradada por el ácido del estómago.

Existen otros factores como el estrés, algunas enfermedades y ciertos medicamentos que aumentan las glucemias, pudiendo descompensar seriamente la enfermedad.

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Es una duda que habitualmente aparece en personas con Diabetes.

En general, los analgésicos, los antibióticos y algunos otros fármacos no suelen influir en el nivel de glucemia y se pueden tomar sin mayor complicación. A pesar de que algunas personas están en la creencia de que los antibióticos aumentan la glucemia, lo que realmente la eleva son las infecciones12.

    ________________________________________________________________
    8 Los Análogos son Insulinas que se han modifi cado para que actúen de manera parecida a la producida por el páncreas.
    9 El Análogo de Insulina Rápida es también denominado Insulina Ultrarrápida.
    10 El Análogo de Insulina Lenta es también denominado Insulina Ultralenta.
    11 Es un parámetro que indica el control de la glucemia media obtenida en los últimos tres meses.
    12 Consultar Capítulo 7: Hiperglucemia y Cetosis

Sin embargo, ciertos medicamentos sí elevan la glucemia —los corticoides denominados Dacortin®, Zamene®, Dezacor®, Prednisona®, entre otros—. Pueden ser administrados por inyección, inhalación, comprimidos, infiltraciones, pomadas etc. Cuando se prescribe el tratamiento con estos fármacos, el médico nos advierte de sus efectos.

Existen jarabes y preparaciones que pueden contener glucosa, sacarosa u otros azucares, pero siempre está descrito este hecho en el prospecto del medicamento.

Durante el uso de estos fármacos suele precisarse un aumento de las necesidades de Insulina; posteriormente, disminuirán en la medida en que disminuya la medicación. Estas situaciones nos obligarán a aumentar el número y frecuencia de los controles.

De cualquier forma, es muy importante recordarle a nuestro médico que tenemos Diabetes cuando nos prescriba alguna medicación.

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 5

Última actualización: noviembre de 2012

Logo Ministerio de Ciencia e InnovaciónLogo del Ministerio de Sanidad y Política SocialLogo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludLogotipo del Gobierno Vasco