Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida.

V. resumida | Consulta rápida | Info. pacientes

  1. Introducción
  2. Alcance y objetivos
  3. Metodología
  4. I. EVALUACIÓN Y TRATAMIENTO

  5. Factores asociados con la conducta suicida y evaluación del riesgo suicida
  6. Evaluación y manejo de la ideación y conducta suicidas en AP
  7. Evaluación y manejo del paciente con conducta suicida en el servicio de urgencias
  8. Tratamiento de la conducta suicida en atención especializada
  9. II. ASPECTOS PREVENTIVOS

  10. Medidas generales de prevención de la conducta suicida
  11. El cribado del riesgo de suicidio
  12. La conducta suicida en grupos de riesgo
  13. Intervenciones familiares, allegados y profesionales después de un suicidio
  14. Programas clínicos de intervención sobre la conducta suicida en España
  15. Aspectos legales del suicidio en España
  16. Indicadores de calidad
  17. Estrategias diagnósticas y terapéuticas
  18. Difusión e implementación
  19. Recomendaciones de investigación futura
  20. Bibliografía

6. Evaluación y manejo del paciente con conducta suicida en el servicio de urgencias

Preguntas para responder:

  • ¿Cómo se estratifica el nivel de riesgo de los pacientes que acuden a un servicio de urgencias por una conducta suicida?
  • En un paciente que acude a un servicio de urgencias por una conducta suicida, ¿qué otros aspectos deberían ser evaluados, además de los físicos, con el fin de tomar decisiones inmediatas?
  • ¿Cuál debe ser la formación del médico de urgencias en el reconocimiento, evaluación y manejo de personas con conducta suicida?
  • ¿Cuáles son los criterios de ingreso hospitalario psiquiátrico de un paciente con conducta suicida?

Los servicios de urgencias, tanto hospitalarios como extrahospitalarios, tienen una gran relevancia en relación al suicidio debido a que en muchas ocasiones son los primeros lugares en los que el paciente con ideación o conducta suicida toma contacto con el sistema sanitario138,139, suponiendo además, un volumen de trabajo nada despreciable.

En estos servicios pueden verse tres grupos diferentes de pacientes con riesgo significativo de conducta suicida:

- Aquellos que acuden con ideación suicida manifiesta o después de un intento de suicidio.

- Aquellos que acuden con trastornos mentales, aunque sin intencionalidad suicida conocida.

- Aquellos que acuden con una patología física específica, pero que presentan un riesgo de suicidio oculto o silente.

Un importante desafío para los servicios de urgencias, como proveedores de asistencia sanitaria, es el de participar activamente en la integración de estos pacientes en un proceso terapéutico, favoreciendo los procedimientos de vigilancia, cribado, tratamiento y derivación de aquellos pacientes con alto riesgo de suicidio y tratar de involucaralos en programas de prevención y de manejo ambulatorio. Para ello sería necesaria una colaboración más estrecha entre los servicios de urgencia y los de salud mental 140.

6.1. La clasificación de pacientes (triaje) en los servicios de urgencias

Los servicios de urgencias tienen la responsabilidad de realizar la valoración inicial de todos los pacientes que solicitan atención sanitaria y priorizarlos según su gravedad. En los últimos años se han desarrollado sistemas informáticos que utilizan modelos de estratificación del riesgo y que permiten una rápida toma de decisiones. Estos sistemas dan más valor a la sensibilidad que a la especificidad, es decir, identifican la mayor parte de los casos susceptibles de gravedad, aunque también una pequeña proporción de casos negativos.

Concepto y modelos de triaje

El triaje se define como la revisión clínica y sistemática de todos los pacientes llegados al servicio de urgencias, con el objetivo de asignar evaluaciones y prioridades de tratamiento mediante una serie de criterios predeterminados y con un método de clasificación para determinar el nivel de urgencia. Su puesta en marcha precisa una adecuada estructura, tanto física como de personal y una escala de clasificación que sea válida, útil y reproducible141.

Opinión de
expertos 4

 

 

Se ha puesto de manifiesto la existencia de ciertos problemas en la organización y en la gestión de la calidad de los servicios de urgencias y emergencias, que en ocasiones se objetivan en la propia clasificación de los pacientes que acuden o son remitidos a dichos servicios. Así, se ha visto que no existe homogeneidad en el tipo de profesional que efectúa el primer contacto con el paciente, no se utilizan protocolos de clasificación en el triaje, y en todo caso no está implantado un sistema de triaje normalizado y universalizado. Por ello, la disponibilidad de un modelo de triaje estructurado en los servicios de urgencia hospitalarios es una necesidad ineludible dentro de un sistema sanitario de calidad142.

Los sistemas de triaje implantados en España tienen en común que se basan en cinco niveles de priorización y tienen como objetivo poder ser aplicados de forma segura, dentro de modelos de triaje estructurados. Las diferentes escalas de triaje relacionan las categorías de priorización con el grado de urgencia/gravedad y con la respuesta de atención necesaria de los profesionales, especialmente con el tiempo de visita médica o de asistencia inicial. La asignación de un nivel de triaje condicionará muchas veces las actuaciones posteriores141.

Se describen a continuación los dos principales sistemas de triaje utilizados en España.

Sistema de Triaje de Manchester (Manchester Triage System o MTS)143:

Tiene un formato electrónico y funciona en base a situaciones clínicas o categorías sintomáticas cerradas. Incorpora discriminantes clave, que son factores que permiten determinar el nivel de urgencia en pacientes que se presentan con una sintomatología parecida o que se pueden catalogar dentro de una misma categoría sintomática.

Opinión de
expertos 4

 

 

El resultado de la clasificación se corresponde con la tabla de niveles de gravedad de la figura 1, en la que se indica el color de identificación y el tiempo máximo de atención al paciente.

Figura 1. Niveles de gravedad en los sistemas de triaje

Modelo Andorrano de Triaje (MAT)144:

Reconoce 56 categorías sintomáticas y dos discriminantes clave: las constantes vitales y el nivel de dolor. Cada categoría sintomática integra escalas de gravedad y aspectos específicos relacionados con el motivo de consulta. En el caso de la conducta suicida, las categorías sintomáticas que se pueden utilizar son:

– Trastorno mental: incluye algoritmos generales y escalas de constantes y signos vitales.
– Intoxicación: incluye algoritmos generales y escalas de parada cardio-respiratoria, shock, coma, etc., además de trastornos mentales.

La cualificación de los profesionales que realizan el triaje en base al MTS o MAT, habitualmente personal de enfermería, se establece mediante cursos de formación específicos y acreditados que contienen módulos teóricos y prácticos.

Opinión de
expertos 4

 

 

El triaje de pacientes con conducta suicida

La forma de presentación en un servicio de urgencias de los pacientes con conducta suicida es muy heterogénea, abarcando desde los que presentan una situación de compromiso vital, hasta los que debido a su trastorno mental pueden intentar huir del centro.

Las dos primeras medidas que deben adoptarse ante un paciente con conducta suicida son una evaluación inmediata de su situación clínica y la instauración de un tratamiento eficaz que minimice el riesgo de muerte o discapacidad. En líneas generales, la asistencia inmediata y de calidad está garantizada en los pacientes más graves, pero a medida que disminuye el grado de urgencia, la inmediatez y la calidad se hace más dependiente de una adecuada relación entre la oferta y la demanda.

Lo más frecuente es que la conducta suicida no requiera una atención inmediata, por lo que, independientemente del sistema de triaje que se utilice y para concretar lo máximo posible el grado de necesidad de una atención inmediata, se deberían contestar las siguientes preguntas y documentarlas adecuadamente: 1) ¿El paciente se encuentra bien físicamente para poder esperar?; 2) ¿Existe riesgo inmediato de suicidio?; 3) ¿Se deben tomar medidas de vigilancia del paciente?; 4) ¿Puede esperar el paciente hasta ser visto por el médico?72.

Opinión de
expertos 4

 

 

Horowitz et al.120 desarrollaron el Cuestionario de riesgo de suicidio (Risk of Suicide Questionnaire, RSQ) con el objetivo de detectar el riesgo de conducta suicida en niños y adolescentes por parte de personal no especializado. Su versión original en inglés demostró ser un instrumento con alta sensibilidad y especificidad. Su versión en castellano, validada con niños y adolescentes mejicanos121, obtuvo una moderada consistencia interna y una correlación moderada-alta con constructos que se vinculan con el riesgo suicida, como la desesperanza. Consta de 14 preguntas tipo Lickert de 7 puntos (a mayor puntuación, mayor riesgo suicida) y existe una versión breve con tan solo cuatro ítems relacionados con la conducta suicida actual, ideación y conducta autodestructiva pasadas y factores estresantes actuales.

Estudio
cualitativo Q

 

 

No obstante, este cuestionario ha sido utilizado también por profesionales de enfermería para detectar el riesgo de suicidio de adultos y de adolescentes que acuden a un servicio de urgencias145.

Serie de casos
3

 

 

Basado en el cuestionario de Horowitz también se ha elaborado una herramienta de 14 ítems para el triaje del riesgo de suicidio, específica para pacientes de edad pediátrica146.

Estudio
cualitativo Q

 

 

En la atención al paciente con conducta suicida, el objetivo fundamental del triaje sería que todos los pacientes fuesen catalogados al menos en el nivel 3 (amarillo) del Sistema de Triaje de Manchester, es decir que se asegurase su atención dentro de la primera hora de su llegada al servicio de urgencias. Para ello se propone la versión breve del cuestionario de Horowitz et al.120 para ser formulado por el personal encargado del triaje en el servicio de urgencias a aquellas personas que acuden por conducta suicida y en las que no existe una afectación grave de su condición física. Tomando como referencia el artículo de Dieppe et al.146, se han asignado unos códigos de colores de manera que, dependiendo de las respuestas, los pacientes serían clasificados con los códigos amarillo o naranja (figura 2).

Figura 2. Preguntas a formular en el triaje ante una CS

 

6.2. Evaluación del paciente con conducta suicida en el servicio de urgencias

Lugar de realización de la evaluación y medidas de seguridad

La evaluación deberá realizarse en un ambiente de privacidad, confidencialidad y respeto. De ser posible debería existir un espacio específico para estas situaciones y disponer de un adecuado sistema de seguridad: la puerta debe abrir en ambos sentidos y no debe poder cerrarse desde el interior.

A los pacientes se les debe pedir que entreguen todo objeto potencialmente dañino, como objetos punzantes, cinturones, hojas de afeitar o cordones. No debe haber medicamentos al alcance del paciente. Si la persona tiene un arma peligrosa y no está dispuesta a entregarla, debe avisarse al servicio de seguridad y/o la policía. Debería existir un protocolo específico de cómo registrar y retirar objetos potencialmente dañinos a estos pacientes147.

Actitudes de los profesionales de urgencias ante la conducta suicida

Cualquier persona que habla de suicidio debe ser tomada siempre en serio. La gran mayoría de personas que se suicidan han expresado previamente ideas de suicidio o han mostrado signos de alarma a familiares o profesionales148,149

Una revisión sistemática de estudios cualitativos indica la existencia de una actitud negativa o ambivalente de los profesionales de los servicios de urgencias y unidades de cuidados intensivos hacia los pacientes atendidos por intento de suicidio75.

Estudio
cualitativo Q

 

 

Una posible explicación podría ser que la formación de los profesionales de los servicios de urgencias de un hospital general suele estar enfocada fundamentalmente hacia el diagnóstico y tratamiento de patologías somáticas, por lo que en ocasiones, los pacientes con sintomatología psicológica pueden producir sensación de impotencia y generar actitudes negativas o de indiferencia150,151. Además, el estrés del trabajo incrementa esta actitud negativa hacia los pacientes con intentos de suicidio, sobre todo hacia aquellos con intoxicaciones medicamentosas repetidas152.

Serie de casos
3

 

 

Las personas con conducta suicida reiterada pueden provocar actitudes equivocadas en el personal sanitario que dificulten el posterior manejo de la conducta suicida. La persona que amenaza su vida ha de ser considerada, siempre y sin excepciones, como alguien que siente que tiene un serio problema, a quien hay que tratar del modo más adecuado y ayudar en la medida de lo posible.

Esta necesidad de una actitud adecuada del personal sanitario puede verse comprometida por ciertos pacientes, que para obtener algún beneficio, aducen ideas de suicidio o amenazan directamente con suicidarse si no se hace lo que piden (ingresar, obtener una baja laboral o una incapacidad, recuperar una pérdida afectiva, etc...). Son situaciones delicadas que desafían la pericia del profesional para prevenir la conducta suicida, cuyo riesgo puede ser subestimado y, además, evitar el refuerzo de una conducta disfuncional, con su consiguiente reiteración.

Evaluación del paciente con conducta suicida

Una adecuada atención a los pacientes con conducta suicida sólo puede conseguirse mediante la coordinación de todos los profesionales que intervienen en su atención. Con frecuencia, los pacientes que acuden a un servicio de urgencias son valorados en un periodo corto de tiempo por diferentes profesionales, en un entorno de prisa y en ocasiones algo caótico y en lugares poco apropiados y sin intimidad, lo que no contribuye a una evaluación sensible de los problemas de salud mental de un determinado paciente153.

Por lo que respecta al médico de urgencias hospitalarias, además de valorar las alteraciones de la condición física, deberá realizar siempre una evaluación psicopatológica y social básicas, incluyendo una evaluación de las necesidades (identificación de aquellos factores psicológicos y del entorno que podrían explicar la conducta suicida) y del riesgo (identificación de una serie de factores que predicen la conducta suicida)153.

Opinión de
expertos 4

 

 

Las competencias de los médicos de urgencias hospitalarias en la atención a un paciente con conducta suicida, serían las siguientes72,154:

- Desarrollo de una correcta anamnesis con especial énfasis en:

• Antecedentes personales y familiares de trastornos mentales
• Antecedentes previos de conducta suicida (individual y familiar)
• Abuso de alcohol o drogas
• Situación personal, social y eventos estresantes

- Evaluación de la existencia de alteración del nivel de conciencia y de si afecta a su capacidad mental

- Evaluación de enfermedades mentales graves

- Evaluación del éstado de ánimo

- Presencia o ausencia de pensamientos y planes de suicidio

- Evaluación del intento de suicidio: motivación, características y gravedad del intento y uso de métodos violentos.

- Valoración del riesgo de suicidio inmediato

- Valoración de la capacidad de otorgar un consentimiento informado

- Determinación de cuando es necesaria una evaluación especializada

- Disposiciones específicas para el seguimiento, en caso de no derivar al especialista.

Opinión de
expertos 4

 

 

La identificación de los factores (ver apartado 4) que aumentan o disminuyen el nivel de riesgo suicida futuro es de gran importancia, ya que el nivel de riesgo aumenta con el número de factores presentes, si bien existen algunos con mayor peso específico que otros2,36.

Opinión de
expertos 4

 

 

Otro importante predictor es el grado de letalidad del intento de suicidio. Así, se ha visto que la utilización de métodos de intento de suicidio diferentes a la intoxicación medicamentosa o a la realización de heridas incisas, particularmente el ahorcamiento, se relacionó fuertemente con un posterior suicidio consumado. Este hecho debería tenerse en cuenta a la hora de evaluar el riesgo de suicidio y la planificación de la atención después de una conducta suicida155.

Estudio de
cohortes 2+

 

 

La evaluación de un paciente con conducta suicida no siempre se realiza correctamente. Así, en un estudio realizado en España se observó que únicamente en el 22,5% de los informes de atención a pacientes con conducta suicida se cumplimentaban adecuadamente siete indicadores considerados de calidad (antecedentes de atención psiquiátrica, intentos de suicidio previos, apoyo social o familiar, ideación suicida, planificación suicida, reacción frente al intento y grado de daño médico como resultado del intento)68.

Serie de casos
3

 

 

Una forma de mejorar dicha evaluación sería a través de la cumplimentación sistemática de aquellos datos considerados más relevantes, utilizando preferiblemente formatos estandarizados y documentando correctamente toda la información anterior en la historia clínica156.

Serie de casos
3

 

 

Evaluación por parte del especialista en salud mental

En general se acepta que los pacientes con un intento de suicidio deben ser valorados por un psiquiatra antes de ser dados de alta del servicio de urgencias. Por ello es esencial que dichos servicios tengan acceso a especialistas en salud mental para poder llevar a cabo una adecuada valoración psiquiátrica. Dada la complejidad de la etiología y de la respuesta a dar a estos pacientes y a sus familiares, en aquellos servicios en donde se disponga de otros profesionales para la atención urgente, como trabajador social y psicólogo clínico, sería deseable desarrollar un modelo de respuesta multidisciplinar e integrador que atienda a todas estas demandas157.

La evaluación de un paciente con conducta suicida por parte de un especialista en salud mental puede hacerse en el propio servicio de urgencias o posteriormente en una consulta externa. En el caso de que el paciente no sea evaluado por el especialista en el propio acto de atención urgente, deberán registrarse las razones en la historia clínica.

La derivación al especialista deberá realizarse cuando el paciente esté plenamente consciente y pueda llevarse a cabo una adecuada valoración psicopatológica.

Las competencias de los especialistas en salud mental serían las siguientes72:

– Realizar una aproximación diagnóstica
– Evaluar conductas suicidas de repetición
– Establecer un plan de observación e intervención sobre el paciente
– Contactar con los servicios adecuados en aplicación del plan acordado
– Establecer qué pacientes tienen mayor riesgo de auto o heteroagresividad, por lo que deben ser más vigilados
– Implementar los planes de tratamiento incluyendo las intervenciones psicofarmacológicas, psicoterapéuticas y sociofamiliares.

Opinión de
expertos 4

 

 

Tabla 15. Aspectos a recoger por parte del médico de urgencias hospitalarias en la evaluación de un paciente con CS

 

La evaluación del riesgo de suicidio en el servicio de urgencias

Existe dificultad para predecir el riesgo de repetición de nuevos episodios de conducta suicida debido a la baja especificidad de los factores de riesgo asociados a ella. Por ello, serían necesarias herramientas que ayudasen a la identificación del riesgo de suicidio y de esta manera, a la evaluación clínica global realizada por el facultativo158.

Como hemos visto en el apartado de Evaluación, la escala SAD PERSONS es ampliamente utilizada y ayuda a recordar los factores de riesgo de suicidio y a la toma de decisiones sobre si ingresar o no al paciente89. A pesar de que esta escala no ha sido validada ni existen estudios que evalúen sus propiedades psicométricas, ha sido recomendada en España por su contenido didáctico y su facilidad de aplicación90 y para su uso también en atención primaria91.

Opinión de
expertos 4

 

 

Cooper et al.159 desarrollaron una sencilla herramienta clínica para su utilización en pacientes que acuden a un servicio de urgencias por una conducta suicida (tabla 16), obteniendo una sensibilidad del 94% y una especificidad del 25% en la identificación de pacientes con alto o bajo riesgo de repetición de la conducta suicida en los siguientes seis meses. Los autores consideran que la aplicación de este instrumento podría facilitar la evaluación del paciente con conducta suicida en el servicio de urgencias y centrar los recursos psiquiátricos en aquellos pacientes de alto riesgo.

Estudio
cualitativo Q

 

 

Tabla 16. Preguntas del test Manchester
Self-Harm para la conducta suicida

– ¿Tiene antecedentes de conducta suicida?
– ¿Ha estado a tratamiento psiquiátrico previo?
– ¿Está actualmente a tratamiento psiquiátrico?
– ¿El episodio actual es por sobredosis de benzodiacepinas?
Una respuesta positiva en cualquiera de las preguntas clasifica al paciente de "alto riesgo" de repetición de la conducta suicida.

Fuente: Adaptado de Cooper et al.159.

Un posterior estudio de estos mismos autores160 comparó la sensibilidad y especificidad del test frente a la evaluación global del riesgo de conducta suicida realizada por especialistas en salud mental o en urgencias (tabla 17), siendo los resultados favorables al test. Para los autores, aquellos pacientes con bajo riesgo de nueva conducta suicida, necesitarían una evaluación psiquiátrica pero podría realizarse de forma diferida a nivel ambulatorio.

Estudio
cualitativo Q

 

 

Tabla 17. Comparación de la evaluación del riesgo de suicidio
por clínicos o por el test de Manchester

Evaluación clínica
(Esp. en S. Mental o Urgencias)
Test de Manchester
– Sensibilidad: 85% (IC 95%, 83-87)
– Especificidad: 38% (IC 95%, 37-39)
– Valor predictivo positivo: 22% (IC 95%, 21-23)
– Valor predictivo negativo: 92% (IC 95%, 91-93)
– Sensibilidad: 94% (IC 95%, 92-96)
– Especificidad: 26% (IC 95%, 24-27)
– Valor predictivo positivo: 21% (IC 95%, 19-21)
– Valor predictivo negativo: 96% (IC 95%, 94-96)

Fuente: Cooper et al.160.

 

Sin embargo, este test no valora aspectos clave como el grado de letalidad de la tentativa, su planificación, la presencia de trastorno mental actual, etc. por lo que podría ser válido para un primer intento de suicidio (tipos I-II), pero no para la conducta suicida de, por ejemplo, un paciente con un primer brote psicótico que podría puntuar cero, y ser catalogado como de bajo riesgo de repetición.

¿Qué hacer con un paciente con conducta suicida que desea abandonar el servicio de urgencias antes de ser valorado?

Si un paciente con una conducta suicida desea marcharse antes de haber sido realizada una evaluación de su estado y son infructuosos los intentos de persuasión para que permanezca en el servicio de urgencias, se deberá intentar valorar al paciente lo antes posible y si es necesario tomarlas medidas que se consideren oportunas, especialmente si la persona continúa expresando intencionalidad suicida. En algunos casos (riesgo de auto o heteroagresión) se habrá de valorar, incluso, la idoneidad de utilizar medidas de contención. Es importante tener en cuenta que los pacientes que abandonan el servicio de urgencias antes de una adecuada evaluación, tienen un alto riesgo de repetición de su conducta suicida147.

En los casos en que los pacientes se nieguen a recibir tratamientos que potencialmente pueden salvarle la vida, será muy importante realizar una evaluación de la competencia para la toma de decisiones.

Al abandonar el hospital el paciente debería recibir por escrito, tanto el plan de tratamiento y seguimiento en la unidad salud mental, como aquella información necesaria acerca de cómo recibir ayuda futura.

Calidad de la atención a personas con conducta suicida

Es fundamental que la atención prestada a las personas con conducta suicida sea de calidad, resumiéndose a continuación cinco posibles áreas de mejora75:

- Mejora en la comunicación entre pacientes y profesionales: mayor consideración y posibilidad de participar en las decisiones de tratamiento.

- Mayor preparación profesional acerca de la conducta suicida: una mejor información y una formación específica sobre el tratamiento de la conducta suicida podría mejorar la interacción entre profesionales y pacientes.

- Mayor empatía hacia las personas con conducta suicida: se necesita que los pacientes sean escuchados y no juzgados y que el trato con el personal sea natural, les muestren su preocupación y les den apoyo.

- Mejor acceso a la asistencia sanitaria especializada: es precisa una mayor presencia de los especialistas en salud mental en los hospitales y una mejora de las infraestructuras que permitan unos menores tiempos de espera.

- Mejor información sobre la conducta suicida a pacientes, cuidadores y público en general: las personas con conducta suicida no siempre entienden lo que les está sucediendo o por qué lo han hecho, sintiéndose muchas veces solas, por lo que necesitan que se les facilite más información sobre la conducta suicida y su prevalencia. También es importante que se haga extensiva a familiares y cuidadores y a la sociedad en general, de manera que se reduzca el estigma que esta situación tiene.

RS de estudios
cualitativos Q

 

 

6.3. Formación del médico de los servicios de urgencias

Los profesionales no especializados en salud mental deberían recibir una adecuada formación en la evaluación de pacientes que acuden por una conducta suicida. En este sentido, se ha demostrado que la formación, tanto en la evaluación como en el manejo de pacientes con conducta suicida, mejora las actitudes e incrementa las habilidades y la seguridad en el manejo de estos pacientes, correlacionándose la calidad de la evaluación con la de los cuidados proporcionados161.

Un estudio en el que se comparó la evaluación psicosocial realizada a pacientes con conducta suicida en un servicio de urgencias, antes y después de una sesión de formación específica, mostró un incremento del 13% al 46% en el porcentaje de historias clínicas consideradas adecuadas, mejorando también la comunicación entre los profesionales del servicio de urgencias y los especialistas de salud mental162.

Serie de casos
3

 

 

Otro programa de adiestramiento en la evaluación de la conducta suicida también demostró mejoras en el manejo de los pacientes por los participantes (médicos de atención primaria, de servicios de urgencias y profesionales de salud mental)163. Sin embargo, las tasas de suicidio en dicha área sanitaria se mantuvieron constantes, antes y después de la intervención, por lo que cabría concluir que los programas de formación del personal sanitario no son suficientes para reducir la tasa de suicidio entre la población164.

Serie de casos
3

 

 

La formación del médico de urgencias en la atención a pacientes con conducta suicida debería incluir todos aquellos aspectos considerados de su competencia y, entre otros, los siguientes:

- Formación adecuada en la realización de una evaluación del estado y capacidad mental del paciente y de su estado de ánimo

- Habilidades en la detección de riesgo de suicidio inmediato

- Conocimiento básico de las condiciones médico-legales de las situaciones de emergencia, especialmente del consentimiento informado del tratamiento y, en situaciones de no consentimiento, habilidad suficiente para manejar una situación de emergencia.

Por otra parte, en la formación del médico de urgencias se deberían cumplir los siguientes requisitos:

- Asegurar que todo profesional que se incorpore a un servicio de urgencias reciba una formación específica dentro de la primera semana de su incorporación.

- La formación deberá especificar su duración y el contenido

- Se deberá contemplar el grado de competencia necesario para la atención de estos pacientes.

6.4. Criterios de ingreso hospitalario del paciente con conducta suicida

Habitualmente, la decisión de hospitalizar a un paciente tras un intento de suicidio es un proceso complejo que dependerá de varios factores entre los que se podrían citar, la gravedad clínica del episodio, la planificación y letalidad del plan, el riesgo suicida inmediato del paciente, la patología psiquiátrica de base o la presencia de comorbilidades y la existencia o no de apoyo familiar o social.

Diversos autores consideran que estos pacientes deberían tratarse de la forma menos restrictiva posible36, aunque un factor clave a la hora de decidir si una persona puede ser tratada de forma ambulatoria o mediante ingreso hospitalario es su seguridad, ya que, en general, los pacientes con mayor intencionalidad suicida se manejan mejor ingresados78,165,166.

Opinión de
expertos 4

 

 

La GPC elaborada por el New Zealand Guidelines Group (NZGG)78 considera los siguientes factores:

- Factores cuya presencia aconseja la hospitalización del paciente:

• Necesidad de tratamiento médico de la conducta suicida
• Tratamiento psiquiátrico más intensivo (p. ej. psicosis aguda)
• Ausencia de adecuado soporte psicosocial167.

RS de ECA 1+

 

 

- Factores en los que la hospitalización deberá tenerse en cuenta168,169:

• Cuando falla la alianza terapéutica y la intervención en la crisis, persistiendo la actitud suicida
• Cuando el paciente tiene insuficiente soporte para permanecer en la comunidad.

ECA 1+

 

 

Por su parte, la APA36 elaboró los siguientes criterios de hospitalización del paciente con conducta suicida (tabla 18).

Son escasos los estudios que analizan los crierios de ingreso hospitalario de los pacientes con conducta suicida.

RS de distintos
tipos de
estudios 3

 

 

Baca-García et al.170 observaron que de las 47 variables demográficas y clínicas recogidas en 509 pacientes atendidos por conducta suicida, únicamente 11 se asociaron significativamente con la hospitalización (tabla 19), siendo la de mayor valor predictivo, la intención de repetir el intento de suicidio.

Serie de casos
3

 

 

Sin embargo, un posterior estudio de los mismos autores171 reanalizó los datos anteriores mediante la técnica Data Mining, observando una sensibilidad del 99% y una especificidad del 100% con únicamente cinco variables, que serían las predictoras de indicación de hospitalización de un paciente con conducta suicida:

- Consumo de fármacos o alcohol durante la conducta suicida

- Lamento tras ver que el intento de suicidio no fue efectivo

- Ausencia de soporte familiar

- Ser ama de casa

- Historia familiar de intentos de suicidio.

Serie de casos
3

 

 

Tabla 18. Criterios de ingreso hospitalario de la American Psychiatric Association

 

Tabla 19. Variables asociadas con el ingreso hospitalario

Variables asociadas con mayor
probabilidad de ingreso hospitalario
Variables asociadas con mayor probabilidad
de alta desde el servicio de urgencias
Intención de repetir la conducta suicida Perspectiva realista del futuro después de la conducta
suicida
Plan para usar un método letal Perspectiva realista del futuro después de la conducta
suicida
Bajo funcionamiento psicosocial antes de la conducta
suicida
Alivio de que el intento de suicidio no fue efectivo
Hospitalización psiquiátrica previa Disponibilidad de un método para suicidarse que no
fue usado
Conducta suicida el año anterior Disponer de soporte familiar
Planificación para que nadie pueda salvar su vida después
de la conducta suicida
 

Fuente: Baca-García et al.170.

Un estudio finlandés nos muestra un 25% de hospitalizaciones de 1198 tentativas de suicidio atendidas, siendo los principales criterios de hospitalización psiquiátrica, la edad avanzada, la presencia de trastornos psicóticos o de trastornos del humor, la ausencia de consumo de alcohol antes de la conducta suicida, la enfermedad física, la tentativa de suicidio en un día de semana, los tratamientos o consultas psiquiátricas previas y el hospital que atendió la tentativa de suicidio172.

Serie de casos
3

 

 

Un estudio transversal en el que se evaluaron 404 pacientes atendidos hospitalariamente por conducta suicida mostró que el método de conducta suicida, la historia psiquiátrica previa y un diagnóstico psiquiátrico contribuyeron significativamente a la decisión de llevar a cabo un tratamiento ambulatorio o de ingreso hospitalario. En particular, los métodos de conducta suicida diferentes de la intoxicación medicamentosa o de las lesiones cortantes (lo que implica métodos más agresivos) se asociaron con el ingreso hospitalario. Pacientes con historia de ingreso psiquiátrico y un diagnóstico actual de esquizofrenia o trastornos psicóticos fueron ingresados con mayor frecuencia, mientras que aquellos pacientes con diagnósticos de trastornos adaptativos o neuróticos se asociaron más con tratamientos ambulatorios173.

Serie de casos
3

 

 

Por último, en una muestra de 257 adultos con conducta suicida, la hospitalización se asoció significativamente con el diagnóstico de psicosis, historia previa de intentos de suicidio y la existencia de un plan de suicidio preconcebido. Una vez controlados los factores de confusión, dichas variables clasificaron correctamente el 80% de las decisiones de hospitalización174.

Serie de casos
3

 

 

Resumen de la evidencia

La clasificación de pacientes (triaje) en los servicios de urgencias
4
El triaje se define como la revisión clínica y sistemática de todos los pacientes llegados al servicio de urgencias, con el objetivo de asignar evaluaciones y prioridades de tratamiento mediante una serie de criterios predeterminados y con un método de clasificación para determinar el nivel de urgencia141.
2+
El Cuestionario de riesgo de suicidio (Risk of Suicide Questionnaire, RSQ)120 ha demostrado ser un instrumento con alta sensibilidad y especificidad en la detección de riesgo de conducta suicida en niños y adolescentes por parte de personal no especializado, aunque también ha sido utilizado en adultos145. Su versión en castellano obtuvo una moderada consistencia interna y una correlación moderada- alta con constructos como la desesperanza175.
Q
La versión breve del RSQ121 podría ayudar a conocer el grado de necesidad de una atención inmediata en aquellas personas que acuden por conducta suicida a un servicio de urgencias y en las que no existe una afectación grave de su condición física. Las preguntas a formular serían las siguientes:
– ¿Acude usted porque ha tratado de lesionarse a sí mismo?
– ¿En la semana pasada ha tenido ideas relacionadas con suicidarse?
– ¿Ha tratado de lesionarse a sí mismo en el pasado?
– ¿Le ha sucedido algo muy estresante en las últimas semanas?
Evaluación del pacientes con conducta suicida en el servicio de urgencias
Q
A pesar de que cualquier persona que habla de suicidio debe ser siempre tomada en serio, se ha descrito la existencia de una posible actitud negativa o ambivalente de los profesionales de los servicios de urgencias y unidades de cuidados intensivos hacia los pacientes atendidos por intento de suicidio75.
4
El médico de urgencias hospitalarias, además de valorar las alteraciones de la condición física, deberá realizar siempre una evaluación psicopatológica y social básicas, incluyendo una evaluación de las necesidades y del riesgo de suicidio 153.
4
La identificación de factores de riesgo de suicidio es de gran importancia ya que el nivel de riesgo aumenta con el número de factores presentes, si bien existen algunos con mayor peso específico que otros2,36.
3
Una forma de mejorar la recogida de información y con ello la evaluación del paciente con conducta suicida sería a través de la cumplimentación sistemática de formularios estandarizados (ver tabla 16)156.
4
En la evaluación del riesgo de suicidio en el servicio de urgencias la escala SAD PERSONS es utilizada ampliamente a pesar de no haber sido validada en España ni existir estudios que evalúen sus propiedades psicométricas89.
Q
El test de Manchester Cooper, aunque con alta sensibilidad en la identificación de pacientes con riesgo de repetición de la conducta suicida, podría, aunque no en todos los casos, ser válido para un primer intento de suicidio (tipos I-II)159,160.
Q
Se han identificado áreas de mejora en la atención de la conducta suicida: comunicación entre pacientes y profesionales, formación de los profesionales, empatía hacia las personas afectadas, acceso a la asistencia sanitaria especializada e información sobre la conducta suicida a pacientes, cuidadores y público en general75.
Formación del médico de los servicios de urgencias
3
La formación de los profesionales, tanto en evaluación como en el manejo de pacientes con conducta suicida, mejora sus actitudes e incrementa las habilidades y la seguridad en la atención a estos pacientes, correlacionándose la calidad de la evaluación con los cuidados proporcionados162.
Criterios de ingreso hospitalaria del pacientes con conducta suicida
4
En general, la decisión de ingresar o no al paciente dependerá de tres factores principales: la repercusión médico-quirúrgica de la conducta suicida, el riesgo suicida inmediato del paciente, la necesidad de tratamiento del trastorno mental de base y la falta de apoyo sociofamiliar efectivo36,78.

Recomendaciones

Se recomienda que todos los pacientes que acudan a un servicio de urgencias por una conducta suicida sean catalogados en el triaje de tal forma que se asegure su atención dentro de la primera hora desde su llegada.
Se propone la versión breve del cuestionario de riesgo de suicidio de Horowitz para ser empleado por el personal encargado del triaje en el servicio de urgencias con aquellas personas que acuden por conducta suicida y en las que no existe una afectación grave de su condición física.
La evaluación del paciente con conducta suicida deberá realizarse en un ambiente de privacidad, confidencialidad y respeto.
Durante su estancia en el servicio de urgencias deberán adoptarse todas aquellas medidas disponibles de seguridad que impidan la fuga y la auto o heteroagresividad.
El médico de urgencias hospitalarias, además de valorar la alteración de la condición física del paciente con conducta suicida, deberá realizar siempre una evaluación psicopatológica y social básica.
D
En la valoración de un paciente con conducta suicida se recomienda la evaluación sistemática de la presencia de factores de riesgo y la recogida de las características más relevantes del intento de suicidio, preferiblemente mediante formatos estandarizados, y documentar correctamente toda la información en la historia clínica.
Se recomienda que los pacientes con un intento de suicidio sean valorados por un psiquiatra, cuando así lo considere el médico de urgencias hospitalarias.
La derivación al psiquiatra por parte del médico de urgencias deberá realizarse cuando el paciente esté plenamente consciente pueda llevarse a cabo una adecuada valoración psicopatológica.
En ocasiones podrá diferirse la evaluación psiquiátrica del paciente, derivándose con carácter preferente a una consulta de salud mental.
Se recomienda la mejora de las siguientes áreas de atención a las personas con conducta suicida:
– Comunicación entre pacientes y profesionales
– Actitud empática de los profesionales
– Acceso a la asistencia sanitaria especializada
– Información sobre la conducta suicida a pacientes, cuidadores y familiares.
D
Los profesionales no especializados en salud mental deberían recibir una adecuada formación en la evaluación de pacientes que acuden por una conducta suicida.
La formación del médico de urgencias en la atención a pacientes con conducta suicida debería incluir aquellos aspectos considerados de su competencia, entre otros:
– Evaluación del estado y capacidad mental del paciente y de su estado deánimo
– Habilidades en la detección de riesgo de suicidio inmediato
– Conocimiento básico de las condiciones médico-legales de las situaciones de urgencia.
DGPC
La decisión de hospitalizar o no a un paciente tras una conducta suicida es habitualmente un proceso complejo. Se recomienda tener en cuenta principalmente los siguientes factores:
– Repercusión médico-quirúrgica de la conducta suicida
– Riesgo suicida inmediato del paciente
– Necesidad de un tratamiento más intensivo del trastorno mental de base
– Falta de apoyo social y familiar efectivo.

Bibliografía del apartado 06


  1. 2. Hawton K, van Heeringen K. Suicide. Lancet. 2009;373(9672):1372-81.
  2. 36. American Psychiatric Association. Practice guideline for the Assessment and Treatment of Patients with Suicidal Behaviors: American Pychiatric Association; 2003 [citado 02 mar 2010]. Disponible en: http://www.psychiatryonline.com/pracGuide/pracGuideChapToc_14.aspx
  3. 68. Miret M, Nuevo R, Morant C, Sainz-Cortón E, Jiménez-Arriero MA, López-Ibor JJ, et al. Calidad de los informes médicos sobre personas que han intentado suicidarse. Rev Psiquiatr Salud Ment. 2010;3(1):13-8.
  4. 72. Royal College of Psychiatrists. Assessment following self-harm in adults. London: Royal College of Psychiatrists; 2004. Informe No.: CR 122.
  5. 75. Taylor TL, Hawton K, Fortune S, Kapur N. Attitudes towards clinical services among people who self-harm: systematic review. Br J Psychiatry. 2009;194:104-10.
  6. 78. New Zealand Guidelines Group (NZGG). The assessment and management of people at risk of suicide. Wellington (NZ): New Zealand Guidelines Group (NZGG); 2003.
  7. 89. Patterson WM, Dohn HH, Bird J, Patterson GA. Evaluation of suicidal patients: the SAD PERSONS scale. Psychosomatics. 1983;24(4):348-9.
  8. 90. Comité de Consenso de Catalunya en Terapéutica de los Trastornos Mentales. Recomendaciones terapéuticas en los trastornso mentales. Conducta suicida. 3ª ed. Barcelona: Ars Medica; 2005.
  9. 91. Gobierno de Canarias. Consejería de Sanidad. Salud Mental en Atención Primaria. Recomendaciones para el abordaje de los trastornos más prevalentes: conducta suicida 2008 [citado 10 may 2010]. Disponible en: http://www2.gobiernodecanarias.org/sanidad/scs/content/f52829a1-f9cb-11dd-9d99-e96480bea708/salud_mental_at_pr.pdf
  10. 120. Horowitz LM, Wang PS, Koocher GP, Burr BH, Smith MF, Klavon S, et al. Detecting suicide risk in a pediatric emergency department: development of a brief screening tool. Pediatrics. 2001;107(5):1133-7.
  11. 121. Robles García R, Agraz Páez A, Ascencio Guirado M, Mercado Salcedo E, Hernández Múñoz L. Evaluación del riesgo suicida en niños: propiedades psicométricas de la versión en castellano del Cuestionario de Riesgo Suicida (RSQ). Actas Esp Psiquiatr. 2005;33:292-7.
  12. 138. Miller TR, Taylor DM. Adolescent suicidality: who will ideate, who will act? Suicide Life Threat Behav. 2005;35(4):425-35.
  13. 139. Nordentoft M. Prevention of suicide and attempted suicide in Denmark. Dan Med Bull. 2007;54(4):306-68.
  14. 140. Larkin GL, Beautrais AL. Emergency departments are underutilized sites for suicide prevention. Crisis. 2010;31(1):1-6.
  15. 141. Gómez Jiménez J. Clasificación de pacientes en los servicios de urgencias y emergencias: Hacia un modelo de triaje estructurado de urgencias y emergencias. Emergencias. 2003;15:165-74.
  16. 142. Jiménez Murillo L, Hermoso Gadeo F, Tomás Vecina S, Algarra Paredes J, Parrilla Herranz P, Burillo Putze G, et al. Urgencias Sanitarias en España: situación actual y propuestas de mejora. Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias. Granada: Escuela andaluza de Salud Pública; 2003.
  17. 143. Emergency triage; Manchester triage group. 2nd ed. Mackway-Jones K, editor. London: BMJ Books; 2006.
  18. 144. Gómez Jiménez J, Ferrando Garrigós JB, Vega García JL, Tomás Vecina S, Roqueta Egea F, Chanovas Borràs M. Model Andorrà de Triatge: Bases conceptuals i manual de formació. Andorra la Vieja: Servei Andorrà d’Atenció Sanitària; 2004.
  19. 145. Folse VN, Hahn RL. Suicide risk screening in an emergency department: engaging staff nurses in continued testing of a brief instrument. Clin Nurs Res. 2009;18(3):253-71.
  20. 146. Dieppe C, Stanhope B, Rakhra K. Children who harm themselves: development of a paediatric emergency department triage tool. Emerg Med J. 2009;26(6):418-20.
  21. 147. Hickey L, Hawton K, Fagg J, Weitzel H. Deliberate self-harm patients who leave the accident and emergency department without a psychiatric assessment: a neglected population at risk of suicide. J Psychosom Res. 2001;50(2):87-93.
  22. 148. Appleby L, Dennehy JA, Thomas CS, Faragher EB, Lewis G. Aftercare and clinical characteristics of people with mental illness who commit suicide: a case-control study. Lancet. 1999;353(9162):1397-400.
  23. 149. Appleby L, Shaw J, Amos T, McDonnell R, Harris C, McCann K, et al. Suicide within 12 months of contact with mental health services: national clinical survey. BMJ. 1999;318(7193):1235-9.
  24. 150. Bailey S. Critical care nurses’ and doctors’ attitudes to parasuicide patients. Aust J Adv Nurs. 1994;11(3):11-7.
  25. 151. Suokas J, Lonnqvist J. Work stress has negative effects on the attitudes of emergency personnel towards patients who attempt suicide. Acta Psychiatr Scand. 1989;79(5):474-80.
  26. 152. Ojehagen A, Regnell G, Traskman-Bendz L. Deliberate self-poisoning: repeaters and nonrepeaters admitted to an intensive care unit. Acta Psychiatr Scand. 1991;84(3):266-71.
  27. 153. Mitchell AJ, Dennis M. Self harm and attempted suicide in adults: 10 practical questions and answers for emergency department staff. Emerg Med J. 2006;23(4):251-5.
  28. 154. Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias. Proyecto de Programa docente de la Especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias. Madrid: SEMES; [citado 10 may 2010]. Disponible en: http://www.semes.org/images/stories/pdf/formacion_formacion_ continuada.pdf
  29. 155. Runeson B, Tidemalm D, Dahlin M, Lichtenstein P, Langstrom N. Method of attempted suicide as predictor of subsequent successful suicide: national long term cohort study. BMJ. 2010;340:c3222.
  30. 156. Miret M, Nuevo R, Ayuso-Mateos JL. Documentation of suicide risk assessment in clinical records. Psychiatr Serv. 2009;60(7):994.
  31. 157. Kleespies PM, Dettmer EL. An evidence-based approach to evaluating and managing suicidal emergencies. J Clin Psychol. 2000;56(9):1109-30.
  32. 158. Kapur N, Cooper J, Rodway C, Kelly J, Guthrie E, Mackway-Jones K. Predicting the risk of repetition after self harm: cohort study. BMJ. 2005;330(7488):394-5.
  33. 159. Cooper J, Kapur N, Dunning J, Guthrie E, Appleby L, Mackway-Jones K. A clinical tool for assessing risk after self-harm. Annals of emergency medicine. 2006;48(4):459-66.
  34. 160. Cooper J, Kapur N, Mackway-Jones K. A comparison between clinicians’ assessment and the Manchester Self-Harm Rule: a cohort study. Emerg Med J. 2007;24(10):720-1.
  35. 161. Dennis M, Evans A, Wakefield P, Chakrabarti S. The psychosocial assessment of deliberate self harm: using clinical audit to improve the quality of the service. Emerg Med J. 2001;18(6):448-50.
  36. 162. Crawford MJ, Turnbull G, Wessely S. Deliberate self harm assessment by accident and emergency staff: an intervention study. J Accid Emerg Med. 1998;15(1):18-22.
  37. 163. Appleby L, Morriss R, Gask L, Roland M, Perry B, Lewis A, et al. An educational intervention for front-line health professionals in the assessment and management of suicidal patients (The STORM Project). Psychol Med. 2000;30(4):805-12.
  38. 164. Morriss R, Gask L, Webb R, Dixon C, Appleby L. The effects on suicide rates of an educational intervention for front-line health professionals with suicidal patients (the STORM Project). Psychol Med. 2005;35(7):957-60.
  39. 165. Dicker R, Morrissey RF, Abikoff H, Alvir JM, Weissman K, Grover J, et al. Hospitalizing the suicidal adolescent: Decision-making criteria of psychiatric residents. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 1997;36:769-76.
  40. 166. NSW Health Department. Mental health for emergency departments – a reference guide. New South Wales: Centre for Mental Health; 2001.
  41. Hawton K, Arensman E, Townsend E, Bremner S, Feldman E, Goldney R, et al. Deliberate self-harm: Systematic review of efficacy of psychosocial and pharmacological treatments in preventing repetition. BMJ. 1998;317(7156):441-7.
  42. 168. Jacobson G. The inpatient management of suicidality. En: Jacobs DG, ed. The Harvard Medical School guide to suicide assessment and intervention. San Francisco: Josey-Bass; 1999.
  43. 169. Salkovskis PM, Atha C, Storer D. Cognitive behavioural problem solving in the treatment of patients who repeatedly attempt suicide. A controlled trial. Br J Psychiatry. 1990;157:871-6.
  44. 170. Baca-García E, Díaz-Sastre C, Resa EG, Blasco H, Conesa DB, Saiz-Ruiz J, et al. Variables associated with hospitalization decisions by emergency psychiatrists after a patient’s suicide attempt. Psychiatr Serv. 2004;55(7):792-7.
  45. 171. Baca-García E, Pérez-Rodríguez MM, Basurte-Villamor I, Saiz-Ruiz J, Leiva-Murillo JM, de Prado-Cumplido M, et al. Using data mining to explore complex clinical decisions: A study of hospitalization after a suicide attempt. J Clin Psychiatry. 2006;67(7):1124-32.
  46. 172. Suominen K, Lonnqvist J. Determinants of psychiatric hospitalization after attempted suicide. Gen Hosp Psychiatry. 2006;28(5):424-30.
  47. 173. Hepp U, Moergeli H, Trier SN, Milos G, Schnyder U. Attempted suicide: factors leading to hospitalization. Can J Psychiatry. 2004;49(11):736-42.
  48. 174. Goldberg JF, Ernst CL, Bird S. Predicting hospitalization versus discharge of suicidal patients presenting to a psychiatric emergency service. Psychiatr Serv. 2007;58(4):561-5.
  49. 175. Robles R, Paéz F, Ascencio M, Mercado E, Hernández L. Evaluación del riesgo suicida en niños: propiedades psicométricas de la versión en castellano del Cuestionario de Riesgo Suicida (RSQ). Actas Esp Psiquiatr. 2005;33(5):292-7.

Última actualización: octubre 2017

Logo del Ministerio de Ciencia e InnovaciónLogo del Ministerio de Sanidad Política Social e IgualdadLogo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludAgència Laín Entralgo