Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida.

V. resumida | Consulta rápida | Info. pacientes

  1. Introducción
  2. Alcance y objetivos
  3. Metodología
  4. I. EVALUACIÓN Y TRATAMIENTO

  5. Factores asociados con la conducta suicida y evaluación del riesgo suicida
  6. Evaluación y manejo de la ideación y conducta suicidas en AP
  7. Evaluación y manejo del paciente con conducta suicida en el servicio de urgencias
  8. Tratamiento de la conducta suicida en atención especializada
  9. II. ASPECTOS PREVENTIVOS

  10. Medidas generales de prevención de la conducta suicida
  11. El cribado del riesgo de suicidio
  12. La conducta suicida en grupos de riesgo
  13. Intervenciones familiares, allegados y profesionales después de un suicidio
  14. Programas clínicos de intervención sobre la conducta suicida en España
  15. Aspectos legales del suicidio en España
  16. Indicadores de calidad
  17. Estrategias diagnósticas y terapéuticas
  18. Difusión e implementación
  19. Recomendaciones de investigación futura
  20. Bibliografía

4. Factores asociados con la conducta suicida y evaluación del riesgo suicida

Preguntas para responder:

  • ¿Cuáles son los factores de riesgo más importantes asociados con la conducta suicida?
  • ¿Qué factores pueden actuar como precipitantes de la conducta suicida y cuáles son factores protectores?
  • ¿Cuál es el papel de la entrevista clínica en la valoración del riesgo suicida?
  • ¿Existe algún instrumento psicométrico que permita predecir el riesgo de futuros episodios de conducta suicida?

4.1. Factores de riesgo

La identificación de los factores que aumentan o disminuyen el nivel de riesgo suicida es de gran importancia por la estrecha relación que guardan con dicha conducta36. El nivel de riesgo aumenta proporcionalmente al número de factores presentes, si bien algunos tienen un peso específico mayor que otros2,36.

La estimación del riesgo suicida se realiza mediante el juicio clínico del profesional, valorando los factores que concurren de modo particular en cada persona, en un momento determinado de su vida y ante eventos estresantes específicos36,37.

Los factores de riesgo pueden clasificarse en modificables e inmodificables. Los primeros se relacionan con factores sociales, psicológicos y psicopatológicos y pueden modificarse clínicamente. Los factores inmodificables se asocian al propio sujeto o al grupo social al que pertenece y se caracterizan por su mantenimiento en el tiempo y porque su cambio es ajeno al clínico38 (tabla 2).

Tabla 2. Clasificación de factores de riesgo suicida en modificables e inmodificables

Modificables
Inmodificables
– Trastorno afectivo
– Esquizofrenia
– Trastorno de ansiedad
– Abuso de sustancias
– Trastorno de personalidad
– Otros trastornos mentales
– Salud física
– Dimensiones psicológicas
– Heredabilidad
– Sexo
– Edad:
    • Adolescentes y adultos jóvenes
    • Edad geriátrica
– Estado civil
– Situación laboral y económica
– Creencias religiosas
– Apoyo social
– Conducta suicida previa

Fuente: elaboración propia a partir de Suicidio y psiquiatría. Recomendaciones preventivas y de manejo del comportamiento suicida38.

Otra clasificación de los factores de riesgo de la conducta suicida se puede realizar encuadrándolos en distintos campos, como el biológico, el psicológico, el social, el familiar o el ambiental3,39, de la misma manera que el esquema planteado en la Guía de Depresión Mayor en la Infancia y en la Adolescencia, aunque modificado25 (gráfico 4).

4.1.1. Factores de riesgo individuales

Trastornos mentales

El suicidio se asocia con frecuencia a la presencia de trastornos mentales2,18,19.

Depresión mayor

Es el trastorno mental más comúnmente asociado con la conducta suicida, suponiendo un riesgo de suicidio 20 veces mayor respecto a la población general40. Aparece en todos los rangos de edad2,18,19,25,41, aunque existe un mayor riesgo cuando su comienzo es entre los 30 y los 40 años3. La OMS asume que entre el 65-90% de los suicidios e intentos de suicidio se relacionan con algún grado de depresión3.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

Opinión de
expertos 4

 

 

Esta asociación de los trastornos depresivos con el riesgo de suicidio se ha mostrado estadísticamente significativa, sobre todo en poblaciones de edad avanzada y más en mujeres que en hombres, aunque para este último análisis el número de estudios fue pequeño42.

Metanálisis de
estudios 1+

 

 

Gráfico 4. Factores asociados a la conducta suicida

Trastorno bipolar

Entre un 25-50% de los pacientes con trastorno bipolar realizan un intento de suicidio40,41. El riesgo es mayor al inicio del trastorno y cuando existen comorbilidades asociadas2,40,41, siendo 15 veces mayor en estos casos que en la población general36,40.

Trastornos psicóticos

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Los pacientes diagnosticados de esquizofrenia presentan mayor riesgo de suicidio2,18,40, fundamentalmente los hombres jóvenes durante la primera etapa de la enfermedad, los pacientes con recaídas crónicas y en los primeros meses después de un alta hospitalaria2,36,40. El riesgo de suicidio en estos pacientes es 30-40 veces mayor que para la población general y se estima que entre el 25-50% de todas las personas con esquizofrenia harán un intento de suicidio a lo largo de su vida (40). Sin embargo, debido a que este trastorno es relativamente poco frecuente en la población general (˜ 1%), no contribuye de forma importante en la tasa de suicidio global.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

Opinión de
expertos 4

 

 

Los pacientes con alucinaciones auditivas no tienen un mayor riesgo de suicidio que otros pacientes psicóticos. Sin embargo, dado que algunos parecen actuar en respuesta a dichas alucinaciones, es importante identificarlas y evaluarlas en el contexto de otras características clínicas36.

Trastornos de ansiedad

RS de distintos
tipos de
estudios 2+

 

 

Pueden asociarse con tasas elevadas de ideación suicida, tentativas y suicidio consumado3,36. Sin embargo, no está demostrado si los trastornos de ansiedad representan factores de riesgo independientes o si se asocian a otras comorbilidades, como la depresión, el abuso de sustancias y los trastornos de personalidad40.

Trastornos de la conducta alimentaria

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

Opinión de
expertos 4

 

 

En un estudio se observó que una de cada cuatro mujeres con trastornos de la conducta alimentaria (especialmente cuando se acompañaban de comorbilidades, como depresión o ansiedad) tenían antecedentes de ideación o conducta suicidas, lo que supone una tasa cuatro veces superior a la de la población femenina general40. Dentro de estos trastornos, la anorexia nerviosa es la que presenta un mayor riesgo de suicidio2,36,43, sobre todo en mujeres durante la adolescencia tardía40,43.

Abuso de alcohol y de otras sustancias

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Ejerce un papel muy significativo ya que uno de cada cuatro suicidas presenta abuso de alcohol o de otras sustancias. No es sólo un factor de riesgo sino también un factor precipitante, existiendo una asociación estadísticamente significativa con la conducta suicida42. Las estimaciones sugieren que el riesgo de suicidio es seis veces mayor en las personas con abuso de alcohol que en la población general40 y este abuso suele asociarse con otros procesos comórbidos2,18,25,40-42 y en general, después de años de enfermedad3.

Trastornos de personalidad

Metanálisis de
estudios 1+

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Los que se asocian con más frecuencia son el trastorno de personalidad antisocial y el trastorno límite de personalidad40, fundamentalmente si hay presencia de trastornos comórbidos18,36,40,44. El riesgo de suicidio para las personas con trastornos de personalidad límite es un 4-8% superior al de la población general.

Factores psicológicos

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Las variables psicológicas que pueden estar asociadas a la conducta suicida son: la impulsividad, el pensamiento dicotómico, la rigidez cognitiva, la desesperanza, la dificultad de resolución de problemas, la sobregeneralización en el recuerdo autobiográfico45 y el perfeccionismo 46. Estos factores varían en función de la edad, aunque hay dos de especial importancia, la desesperanza y la rigidez cognitiva 40.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

La desesperanza se considera el factor psicológico más influyente en relación con el riesgo de conducta suicida2,18,19,40, ya que el 91% de los pacientes con conducta suicida expresan desesperanza en la escala de Beck3.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Existen estudios que muestran que las preocupaciones de perfeccionismo, socialmente visto como autocrítica, la preocupación por los errores y las dudas acerca de las acciones, se correlacionan con la tendencia al suicidio46. Los pacientes con trastornos mentales y conducta suicida presentan temperamentos y personalidades específicas, distintas de los que no la presentan. Entre los rasgos de personalidad más importantes para la conducta suicida está la presencia de agresividad, impulsividad, ira, irritabilidad, hostilidad y ansiedad. La detección de estos rasgos pueden ser marcadores útiles de riesgo de suicidio47.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Intentos previos de suicidio e ideación suicida

La ideación suicida y la presencia de planificación aumentan considerablemente el riesgo de suicidio18.

Los intentos previos son el predictor más fuerte de riesgo suicida2,18,25,40. Durante los seis primeros meses e incluso durante el primer año después del intento, el riesgo aumenta entre 20-30 veces 3. La población con mayor riesgo de suicidio consumado por tentativas previas son los ancianos2,44, debido a la mayor intencionalidad, métodos más letales y menor probabilidad de sobrevivir a las secuelas físicas del intento40.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Datos de un metanálisis42 muestran como los intentos previos son el factor más importante de los cinco estudiados (depresión, abuso de alcohol/sustancias, situación laboral o estado civil). Por otro lado, conforme la ideación suicida se alarga en el tiempo sin acompañarse de intentos ni planes, disminuye el riesgo de suicidio18.

Edad

Metanálisis de
estudios 1+

 

 

Los momentos con más riesgo de intentos y de suicidios consumados a lo largo de la vida son la adolescencia y la edad avanzada2,18,25,40,48, teniendo en cuenta que antes de la pubertad la tentativa y el suicidio son excepcionales debido a la inmadurez cognitiva de la persona25. Dentro de estos grupos, los ancianos presentan tasas de suicidio tres veces superiores a los adolescentes debido, entre otros factores, a que usan métodos más letales3.

Sexo

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

En líneas generales, los hombres presentan mayores tasas de suicidios consumados y las mujeres mayor número de intentos de suicidio18,25,40,43. Sin embargo, en China e India, las tasas son similares entre hombres y mujeres, debido posiblemente a la baja condición social y a otros factores asociados a las mujeres43.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

También a nivel mundial los hombres presentan métodos más letales que las mujeres40,43, y como en el caso anterior, China e India presentan excepciones: China con la ingestión de plaguicidas e India con el suicidio a lo bonzo18,43.

Factores genéticos y biológicos

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

En la población general la conducta suicida se asocia con una disfunción del sistema serotoninérgico central, habiéndose encontrado bajos niveles de serotonina y de metabolitos en el líquido cefalorraquídeo de pacientes que se habían suicidado. Además, existe una correspondencia directa entre bajos niveles de la serotonina y escaso control de impulsos. Desde el punto de vista biológico, los factores relevantes en relación con la conducta suicida serían aquellos que reducen la actividad serotoninergica, como:

1) factores genéticos: polimorfismos en el gen de la enzima triptófano hidroxilasa-TPH2,18,25,43,49 o del gen del receptor 5-HT2A36; 2) factores bioquímicos: bajos niveles de proteína trasportadora de serotonina50, bajos niveles de monoamino oxidasa en sangre (49), altos niveles de receptores 5-HT 1A y 5-HT 2A postsinápticos49, bajos niveles de colesterol en sangre2 o una disminución del ácido homovalínico en el líquido cefalorraquídeo25,43. Por otro lado, dos marcadores se han asociado de forma significativa con la ideación suicida: ambos residen en los genes GRIA3 y GRIK2 y codifican los receptores ionotrópicos del glutamato25,51.

RS de distintos
tipos de
estudios 2+

 

 

Un estudio realizado por Baca-García et al.52 encontró tres polimorfismos de un solo nucleótido de tres genes (rs10944288, HTR1E; hCV8953491, GABRP y rs707216, ACTN2) que clasificaron correctamente el 67% de los intentos de suicidio y los no intentos en un total de 277 individuos.

Estudio de
cohortes 2+

 

 

Estudios realizados en gemelos sugieren que hasta un 45% de las diferencias encontradas en la conducta suicida de los gemelos son explicadas por factores genéticos. Estas estimaciones de heredabilidad de la conducta suicida son similares a las encontradas en otros trastornos mentales, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar40.

Enfermedad física o discapacidad

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

El dolor en una enfermedad crónica, la pérdida de movilidad, la desfiguración, así como otras formas de discapacidad o un mal pronóstico de la enfermedad (cáncer, sida, etc), se relacionan con mayor riesgo de suicidio2,18,53. La enfermedad física está presente en el 25% de los suicidios y en el 80% cuando hablamos de personas de edad avanzada, aunque el suicidio rara vez se produce sólo por una enfermedad física, sin asociarse a trastornos mentales3.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Los enfermos de cáncer presentan similar prevalencia de ideación suicida que la población general aunque con mayores tasas de suicidio54.

Estudio de
cohortes 2++

 

 

En el caso del SIDA, una revisión del año 2011 encontró que los pacientes con VIH presentan elevados índices de conducta suicida lo que requiere la vigilancia rutinaria y el seguimiento como aspectos fundamentales de la atención clínica55. Sin embargo dada la mejoría en su pronóstico desde la introducción de los antirretrovirales en 1996, la tasa de mortalidad por suicidio disminuyó notablemente56.

4.1.2. Factores de riesgo familiares y contextuales

Historia familiar de suicidio

RS de estudios
2++

Estudio de
cohortes 2+

 

 

Los antecedentes familiares de suicidio aumentan el riesgo de conducta suicida2,40,43, especialmente en el género femenino2,18 y cuando el intento o el suicidio consumado se han producido en un familiar de primer grado43. La mayor concordancia se produce entre gemelos monocigóticos3,36,40.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Estudios realizados en niños adoptados mostraron que aquellos que llevaron a cabo un suicidio tenían frecuentemente parientes biológicos que también lo habían hecho3. Sin embargo, los aspectos no biológicos de la conducta suicida también tienen un papel importante, ya que los hijos adoptados suelen acoger el rol de la familia de adopción, tanto más cuanto antes se ha producido dicha adopción36.

Eventos vitales estresantes

RS de distintos
tipos de
estudios 2+

 

 

Situaciones estresantes como pérdidas personales (divorcio, separación, muertes), pérdidas financieras (pérdidas de dinero o de trabajo), problemas legales y acontecimientos negativos (conflictos y relaciones interpersonales), pueden ser desencadenantes de una conducta suicida en personas que presentan otros factores de riesgo2,18,25,40.

Factores sociofamiliares y ambientales

Apoyo sociofamiliar

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Se ha observado una asociación estadísticamente significativa entre no tener cónyuge o pareja y la conducta suicida, aunque la fuerza de esta asociación es menor que para la depresión o el abuso de alcohol42.

Metanálisis de
estudios 1+

 

 

Así, la conducta suicida es más frecuente entre individuos solteros, divorciados, que viven solos o carecen de apoyo social3,36,40,41,53 y principalmente en los hombres, en los primeros meses de la pérdida (separación, divorcio o viudedad)3.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Por otra parte, no está demostrado que el matrimonio sea un factor protector en las distintas culturas. Así, en Pakistán existen tasas más altas de suicidio entre las mujeres casadas que entre los hombres casados o las mujeres solteras, y en China, las mujeres casadas mayores de 60 años presentan tasas más altas de suicidio que las viudas o solteras de la misma edad3.

Nivel socioeconómico, situación laboral y nivel educativo.

Opinión de
expertos 4

 

 

En el mundo desarrollado, la pérdida de empleo y la pobreza se asocian con un mayor riesgo de suicidio18,25,40,53, pudiéndose considerar la pérdida de empleo o la jubilación, eventos estresantes, incrementándose dos o tres veces el riesgo de suicidio42.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Trabajos muy cualificados y profesiones con alto nivel de estrés también presentan un alto riesgo de suicidio3.

Opinión de
expertos 4

 

 

Por último, un bajo nivel educativo se asocia también con un aumento del riesgo de suicidio25,40,41.

Etnia

Estudio de
cohortes 2++

 

 

No existen pruebas concluyentes de que la raza o etnia tengan influencia sobre la tasa de suicidio53. Así, se ha estudiado que poblaciones de jóvenes aborígenes australianos y esquimales presentan tasas de suicidio superiores a las de la población no aborigen40,43. Por su parte, en EE.UU. hay mayores tasas en jóvenes nativos americanos, aunque estas diferencias podrían deberse al “contagio” entre grupos aislados, más que a culturas diferentes43.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Se ha observado que poblaciones de emigrantes presentan primero las tasas de suicidio del país de origen y, con el paso del tiempo, adoptan los valores del país de residencia36. Otros estudios, por el contrario, observan que los emigrantes presentan tasas de suicidio del país de origen a lo largo de su emigración, atribuyendo el comportamiento suicida a factores culturales originarios3.

Religión

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

La afiliación y la actividad religiosa parecen proteger del suicidio, ya que las personas ateas parecen tener tasas más altas40. Los países con prácticas religiosas prohibidas (como la antigua Unión Soviética) presentan las mayores tasas de suicidios; después seguirían los budistas e hinduistas (con creencias de reencarnación) y, por último, los protestantes, católicos y musulmanes3.

Exposición (efecto “contagio”)

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

La exposición a casos de suicidio cercanos (efecto “contagio” o Werther) o a determinado tipo de informaciones sobre el suicidio en los medios de comunicación, se ha asociado también a la conducta suicida. Un tipo particular son los suicidios en “racimo”, por comunidades, más frecuentes entre jóvenes2.

4.1.3. Otros factores de riesgo

Historia de maltrato físico o abuso sexual

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Los abusos sexuales y físicos, más concretamente los producidos durante la infancia, presentan una asociación consistente con la conducta suicida2,25,40,43. Las comorbilidades son frecuentes en personas con abusos físicos o sexuales, lo que contribuye a aumentar el riesgo suicida3,43.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

La relación existente entre la violencia de género y el suicidio ha sido puesta de manifiesto en diferentes estudios57-59. Así, la probabilidad de que una mujer maltratada padezca trastornos mentales (incluida la conducta suicida) es dos veces superior a la de mujeres que no han sufrido maltrato58.

También se ha visto una asociación entre agresor y suicidio, ya que datos de 2010 nos muestran que, en España, el 21,9% de los agresores realizaron un intento de suicidio y el 16,4% lo consumaron tras agredir a su pareja con consecuencias mortales60.

Orientación sexual

Metanálisis
2++

ón de
expertos 4

 

 

Aunque la evidencia es limitada, parece existir un mayor riesgo de suicidio en homosexuales, sobre todo en la adolescencia y en los adultos jóvenes2,18,25,43, debido a que en ocasiones sufren discriminación, tensiones en sus relaciones interpersonales, ansiedad y falta de apoyo, lo que aumenta el riesgo suicida3,36.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Por otra parte, los homosexuales presentan mayores tasas de trastornos por abuso de alcohol, depresión y desesperanza que la población general de iguales, siendo estos los verdaderos factores de riesgo de suicidio; si estos factores son controlados, la orientación sexual podría ser un factor de riesgo mucho más débil61,62.

Acoso por parte de iguales

Metanálisis de
estudios 1+

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

En adolescentes, el acoso se ha asociado con altos niveles de estrés, así como con ideación y conducta suicidas25.

Fácil acceso a armas/medicamentos/tóxicos

Serie de casos
3

 

 

Un fácil acceso a medios para llevar a cabo un suicidio aumenta el riesgo del mismo2,18, al facilitar el paso del pensamiento a la acción suicida2. Así, el método suicida en EE.UU. suele ser con armas de fuego, en China mediante plaguicidas y en el resto del mundo mediante ahorcamiento2,3.

4.1.4. Factores precipitantes

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Ciertos sucesos de la vida, como acontecimientos vitales estresantes2,18,25, factores psicológicos individuales25 o el fácil acceso a medios o métodos de suicidio2, pueden servir como factores facilitadores del suicidio.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Personas que sufren algún trastorno mental o que presentan algún factor de riesgo, pueden presentar una ideación o conducta suicidas después de un evento precipitante, como por ejemplo, la humillación (en adolescentes), tensiones en las relaciones interpersonales (tanto en adolescentes como en adultos) y el aislamiento social (generalmente en ancianos y adolescentes)3.

Opinión de
expertos 4

 

 

4.1.5. Factores protectores

Son aquellos que disminuyen la probabilidad de un suicidio en presencia de factores de riesgo18. Su conocimiento es muy importante y se pueden dividir en:

Personales40,63,64:

– Habilidad en la resolución de conflictos o problemas
– Tener confianza en uno mismo
– Habilidad para las relaciones sociales e interpersonales
– Presentar flexibilidad cognitiva
– Tener hijos, más concretamente en las mujeres.

Sociales o medioambientales18,19,40,43,63

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

– Apoyo familiar y social, no sólo la existencia del apoyo sino su fuerza y calidad
– Integración social
– Poseer creencias y prácticas religiosas, espiritualidad o valores positivos
– Adoptar valores culturales y tradicionales
– Tratamiento integral, permanente y a largo plazo en pacientes con trastornos mentales, con enfermedad física o con abuso de alcohol.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

4.2. Evaluación del riesgo suicida

La evaluación del riesgo suicida es una parte fundamental en el manejo y la prevención de la conducta suicida65, tanto en atención primaria como en atención especializada.

Serie de casos
3

 

 

El porcentaje de pacientes a los que se les realiza una adecuada evaluación tras un intento de suicidio varía entre el 60%66 y el 95%67. Por otra parte, en un estudio realizado en España se observó que, aunque el porcentaje de evaluación de las personas que habían realizado un intento de suicidio era del 94,9%, no se registró toda la información en los informes clínicos de manera completa68.

Serie de casos
3

 

 

La estimación del riesgo de suicidio es un proceso complejo debido a la propia naturaleza de la conducta suicida y a las dificultades metodológicas que subyacen a su investigación. Así, actualmente no existen indicadores específicos de la conducta suicida o factores de riesgo con poder predictivo per se.

Las dos herramientas básicas para la evaluación del riesgo de suicidio son la entrevista clínica y las escalas de evaluación, aunque éstas no sustituyen al juicio clínico, sino que son un apoyo o complemento.

4.2.1. Entrevista clínica

La entrevista clínica es el instrumento esencial en la valoración del riesgo de suicidio. Además de tener un importante papel en su evaluación, supone el inicio de la interacción entre el paciente y el profesional, por lo que puede jugar un papel relevante en la reducción del riesgo suicida69.

Opinión de
expertos 4

 

 

Durante la misma, además de realizarse una evaluación psicopatológica, deben recogerse variables sociodemográficas y aquellos factores de riesgo y de protección que permitan un abordaje integral del riesgo de suicidio69. La aproximación más adecuada sería utilizar ambas perspectivas en la medida de lo posible, teniendo en cuenta que la mejor opción viene determinada por diferentes factores, como el escenario, las circunstancias, el tiempo disponible, las condiciones y la disponibilidad de la persona entrevistada, además del estilo, experiencia y preparación propios70.

Opinión de
expertos 4

 

 

Teniendo en cuenta lo anterior, deberá realizarse una adecuada evaluación psicopatológica y social que incluya (tabla 3)36,53,71-73:

1. La evaluación de los factores psicológicos y contextuales que expliquen por qué ha tenido lugar una conducta suicida (antecedentes).

2. Las características de la conducta suicida, con las que se busca identificar los elementos que podrían predecir su repetición.

Opinión de
expertos 4

 

 

Tabla 3. Evaluación de las causas desencadenantes de la
conducta suicida y del riesgo de repetición

Causas de conducta suicida: factores
psicológicos y contextuales
Riesgo de conducta suicida
– Situación social
– Relaciones interpersonaless
– Acontecimientos vitales recientes o problemas actuales
– Historia de trastorno mental, intentos de suicidio previos,
abuso de alcohol y otras drogas
– Características psicológicas relacionadas con la conducta
suicida y su motivación.
– Características del intento: intencionalidad, elaboración del plan, letalidad, método elegido
– Características personales: edad, sexo, presencia de trastorno mental, conducta suicida previa, desesperanza, etc.
– Características contextuales: aislamiento social, clase social, enfermedad física.

Fuente: elaboración propia a partir de National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE)53.

El programa SUPRE de la OMS publicó algunas recomendaciones para los profesionales sobre la forma de preguntar acerca de los diferentes aspectos de la ideación y la conducta suicidas (tabla 4)15. Estas recomendaciones, aunque propuestas para atención primaria, pueden orientar en general sobre cómo obtener información.

Opinión de
expertos 4

 

 

Tabla 4. Recomendaciones de cómo,
cuándo y qué preguntar sobre conducta suicida

CÓMO PREGUNTAR:
– ¿Se siente infeliz?
– ¿Se siente desesperado?
– ¿Se siente incapaz de enfrentar cada día?
– ¿Siente la vida como una carga?
– ¿Siente que la vida no merece vivirse?
– ¿Siente deseos de suicidarse?
CUÁNDO PREGUNTAR:
– Tras el establecimiento de una comunicación empática
– Cuando el paciente se siente cómodo expresando sus sentimientos
QUÉ PREGUNTAR:
– ¿Alguna vez ha realizado planes para acabar con su vida?
– ¿Tiene alguna idea de cómo lo haría?
– ¿Tiene pastillas, algún arma, insecticidas o algo similar?
– ¿Ha decidido cuándo va a llevar a cabo el plan de acabar con su vida? ¿Cuándo lo va a hacer?

Fuente: Modificado de OMS15,74.

En el inicio de la entrevista clínica es importante explicar con claridad los objetivos de la evaluación y también tener en cuenta el interés de que el paciente se implique en la toma de decisiones sobre el tratamiento75.

RS de distintos
tipos de
estudios 3,Q

 

 

Así mismo, son importantes la destreza y la actitud del clínico durante la entrevista a la hora de recabar información relevante sobre el riesgo de suicidio53,73. En la tabla 5 se indican algunas habilidades y errores propios de este ámbito76, junto con las habilidades de comunicación verbal y no verbal, necesarias para establecer una adecuada relación terapéutica: escucha activa (mirada. postura corporal, movimientos de manos, gestos de asentimiento), empatía, calidez, comprensión, asertividad, autocontrol emocional, etc. El análisis de las microexpresiones faciales (expresiones emocionales breves y sutiles que suelen pasar inadvertidas), también pueden ayudar al profesional a detectar estados emocionales77.

Opinión de
expertos 4

 

 

En la tabla 6 se detallan aquellos aspectos clave que deberían tenerse en cuenta en la evaluación del riesgo de suicidio, incluyéndose los datos personales y los factores de riesgo y de protección asociados con la conducta suicida2,36,40,44,48. También se recogen las características de la ideación/conducta suicidas, así como los aspectos más importantes de la evaluación clínica2,48,53,78. Al final de la tabla figura el tipo de conducta suicida según la nomenclatura de Silverman et al.12,13.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

Tabla 5. Actitud del clínico durante la entrevista clínica

— Capacidad para afrontar con claridad y respeto un tema tan delicado y personal
— Transmitir que nuestros conocimientos están dispuestos para ayudar
— Evitar comentarios reprobatorios y moralizantes
— No tratar de convencer a la persona de lo inadecuado de su conducta
— Mostrar calma y seguridad
— Profundizar con detalle de forma abierta en todos los aspectos que ayuden a valorar el riesgo suicida, pero evitar preguntas morbosas
— Comunicar a los familiares la existencia de un posible riesgo y de las medidas a tomar sin generar situaciones de alarma exagerada que puedan ser contraproducentes
— Manejar, si la situación lo admite, el humor, pero evitar siempre el sarcasmo y la ironía
— Atender no sólo a lo que la persona dice sino también a su expresión, gestos, tono de voz, etc.
— Ante cualquier atisbo de ideación suicida se requiere la participación activa del profesional. A mayor sospecha de riesgo suicida, más directiva debe ser la actuación.

Fuente: Froján (2006)76.

Esta información debería registrarse de forma explícita en la historia clínica y completarse, según sea necesario, en el seguimiento.

Reseñar que la información necesaria para la valoración del riesgo de suicidio puede provenir del paciente directamente o de otras fuentes, como familiares, amigos, allegados y otros profesionales sanitarios o cuidadores36,44.

Opinión de
expertos 4

 

 

4.2.2. Escalas de evaluación auto y heteroaplicadas

Existe una gran diversidad de instrumentos psicométricos diseñados para evaluar el riesgo de suicidio que suelen basarse, bien en la valoración directa de ideas/conductas suicidas y factores de riesgo, bien en síntomas o síndromes asociados al suicidio, como la desesperanza, la depresión, etc.

Estos instrumentos pueden ser una ayuda complementaria a la entrevista y al juicio clínico, pero nunca deben sustituirlos9.

Su uso no está generalizado en la práctica clínica y además existe el inconveniente de que algunos no han sido validados en muestras representativas ni en el ámbito clínico. Además, algunos carecen de la adaptación y validación al castellano.

Opinión de
expertos 4

 

 

Tabla 6. Aspectos a recoger en la evaluación de un paciente con ideación y/o conducta suicidas

Se ha propuesto que un buen instrumento de evaluación debiera79:

– Estar diseñado según una definición operativa de la conducta suicida.
– Incluir un sistema cuantitativo de puntuación acompañado de especificaciones cualitativas sobre el nivel de riesgo para apoyar el diagnóstico y facilitar el seguimiento.
– Recabar información sobre aspectos clave como: método, frecuencia, duración, gravedad, motivación, factores precipitantes y protectores, ideación suicida e historia de conducta suicida previa.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++,3

 

 

También se incluyen las escalas que recomendadas en España, porque su uso se considera adecuado en la práctica clínica, como es el caso de la SAD PERSONS y otras, como la IS PATH WARM, que podrían ser útiles en la valoración del riesgo inmediato. Se han omitido aquellos instrumentos que no han sido validados de forma adecuada.

Escalas autoaplicadas

Escala de desesperanza de Beck

La escala de desesperanza de Beck (Beck Hopelesness Scale, BHS)80, fue diseñada para medir el grado de pesimismo personal y las expectativas negativas hacia el futuro inmediato y a largo plazo. La desesperanza es uno de los factores de riesgo que más se han asociado a la conducta suicida y la APA36 propone que la desesperanza medida con la BHS debería ser considerada un factor de riesgo de suicidio y, en consecuencia, uno de los objetivos del tratamiento.

RS de distintos
tipos de
estudios 2++

 

 

La BHS consta de 20 preguntas de verdadero o falso. Cada respuesta se puntúa 0 ó 1, por lo que el rango de puntuación oscila de 0 a 20. Una puntuación de 9 o mayor indicaría riesgo de suicidio. Existe una traducción al castellano no validada en España, ya que el único estudio donde se evalúan sus propiedades psicométricas fue realizado en Perú81.

Se ha encontrado que, a diferencia de los niveles obtenidos en la validación original de la escala82, el punto de corte de 9 indicaría menor riesgo, tanto de suicidio como de intento de suicidio. Por lo que se refiere a los parámetros de sensibilidad y especificidad, para el suicidio consumado el primero fue de 0,80, y el segundo de 0,42. Para el intento de suicidio, la sensibilidad fue de 0,78 y la especificidad de 0,4283. Con estos resultados se considera que este punto de corte podría emplearse para identificar pacientes con riesgo de conducta suicida, pero la baja especificidad encontrada indica que no es un instrumento útil para seleccionar pacientes que podrían beneficiarse de una intervención83.

Metanálisis
de estudios de
cohortes 2++

 

 

El estudio SUPRE-MISS de la OMS15 utiliza un sólo ítem de esta escala (“el futuro me parece oscuro”), porque considera que podría ser suficiente para medir la desesperanza84.

Escala de depresión de Beck (ítem sobre conducta suicida)

Opinión de
expertos 4

 

 

El Inventario de depresión de Beck, (Beck Depression Inventory, BDI) en sus dos versiones, BDI85 y BDI-II86, incluye el mismo ítem orientado a valorar la presencia de ideación o intencionalidad suicida a través de 4 opciones de respuesta (tabla 7). En cuanto a la validez concurrente, este ítem ha mostrado una correlación moderada con la escala de ideación suicida de Beck (r = 0,56 a 0,58) y respecto a la validez predictiva, se observó que los pacientes que puntúan 2 o más tienen un riesgo 6,9 veces mayor de suicidarse que los que obtiene puntuaciones inferiores87.

RS de estudios
de cohortes
2++

 

 

Tabla 7. Ítem sobre conducta suicida del BDI

No tengo pensamientos de hacerme daño
0
Tengo pensamientos de hacerme daño, pero no llegaría a hacerlo
1
Me gustaría quitarme la vida
2
Me mataría si pudiera
3

Fuente: Inventario de Depresión de Beck (BDI)88.

Se ha propuesto que este ítem podría ser útil para monitorizar las fluctuaciones en la ideación suicida o como instrumento de cribado para valorar la necesidad de una evaluación más profunda a lo largo del tratamiento87.

Escala heteroaplicadas

SAD PERSONS

Diseñada por Patterson et al.89, su nombre es el acrónimo formado por la inicial de los 10 ítems que la integran (tabla 8). Cada ítem hace referencia a un factor de riesgo de suicidio y se valora la ausencia/presencia de cada uno de ellos puntuando 0 o 1, respectivamente. Una puntuación inferior a 2 es indicativa de bajo riesgo de suicidio, entre 3 y 4 indica un riesgo moderado, entre 5 y 6 riesgo alto y entre 7 y 10 riesgo muy alto.

A pesar de la popularidad que goza esta escala, no se ha localizado ningún estudio donde se evalúen sus propiedades psicométricas en España, de forma que los puntos de corte provienen del estudio original. No obstante, la SAD PERSONS ha sido recomendada en nuestro país por su contenido didáctico y facilidad de aplicación90 y también para su uso en atención primaria91.

Opinión de
expertos 4

 

 

IS PATH WARM

El acrónimo IS PATH WARM (tabla 9)92 se forma también con la inicial de los factores de riesgo que analiza y la American Association of Suicidology la propuso como un instrumento adecuado para valorar los signos de alarma de la conducta suicida.

 

Tabla 8. Escala SAD PERSONS

Sex Género masculino
Age < 20 ó > 45 años
Depression Presencia de depresión
Previous Attempt Intento de suicidio previo
Ethanol abuse Abuso de alcohol
Rational thinking loss Ausencia de pensamiento racional
Social support lacking Apoyo social inadecuado
Organized plan for suicide Plan elaborado
No spouse No pareja
Sickness Problemas de salud
0-2: bajo riesgo
3-4: riesgo moderado, seguimiento ambulatorio o valorar ingreso
5-6: riesgo alto, se recomiendo ingreso, especialmente si presenta ausencia de apoyo social
7-10: precisa ingreso

Fuente: Patterson et al.,198389.

 

Tabla 9. Escala IS PATH WARM

Ideation Presencia de ideación suicida
Substance abuse Abuso de alcohol u otras drogas
Purposelesness Pérdida de propósitos en la vida
Anger Expresión de agresividad incontrolada
Trapped Sentimientos de que no existe otra salida
Hopelessness Desesperanza
Withdrawing Reducción del contacto con familiares y amigos
Anxiety Ansiedad, agitación o trastornos del sueño
Recklessness Realización de actividades de riesgo sin considerar sus potenciales consecuencias
Mood Cambios en el estado de ánimo

Fuente: Berman, 200692.

Aunque sin puntuaciones orientativas asociadas, podría ser útil para guiar la valoración del riesgo inmediato, puesto que cada uno de los factores de riesgo que valora suelen estar presentes en los meses previos al intento93.

Opinión de
expertos 4

 

 

Escala de ideación suicida

La Escala de ideación suicida (Scale for Suicide Ideation, SSI) fue diseñada por Beck para cuantificar y evaluar, en el contexto de una entrevista semiestructurada, el alcance o intensidad de los pensamientos suicidas en el momento actual o retrospectivamente94. Consta de 19 ítems distribuidos en cuatro apartados: actitud ante la vida/muerte, características de la ideación suicida, características de la tentativa y preparativos realizados.

Ha mostrado una alta consistencia interna y una elevada fiabilidad interevaluadores. También ha demostrado adecuada validez concurrente (con el ítem de conducta suicida de la Escala de depresión de Beck) y discriminante (diferencia entre pacientes deprimidos potencialmente suicidas de los que no lo son). En cuanto a la validez predictiva, los pacientes en la categoría de alto riesgo (puntuación total mayor de 2) presentan siete veces más riesgo de suicidio que los que obtienen puntuaciones inferiores87.

RS de estudios
de cohortes
2++

 

 

Existe una traducción al castellano, pero no ha sido validada. Esta escala cuenta también con una versión de 19 ítems para medir el impacto de la ideación suicida en la vida del paciente (Scale for Suicide Ideation- Worst, SSI-W). Aunque ambas versiones han demostrado propiedades psicométricas adecuadas, la SSI-W presentó una correlación positiva más elevada con la historia de intentos previos87.

Escala de intencionalidad suicida

La Escala de intencionalidad suicida (Suicide Intent Scale, SIS) de Beck cuantifica la gravedad de la conducta suicida reciente y su uso está indicado tras un intento de suicidio. Fue diseñada para valorar aspectos verbales y no verbales de la conducta antes y después del intento de suicidio95. Cada uno de sus 15 ítems se valora en una escala de 0 a 2 según la intensidad, de modo que la puntuación total oscila entre 0 y 30. La primera parte de la SIS (ítems 1-8) se refiere a las circunstancias objetivas que rodean el intento de suicidio (grado de preparación del intento, contexto, precauciones contra el descubrimiento/intervención etc.); la segunda es autoinformada y cubre las percepciones sobre la letalidad del método, expectativas sobre la posibilidad de rescate e intervención, etc. (ítems 9-15).

La SIS demostró propiedades psicométricas adecuadas, incluyendo alta consistencia interna y elevada fiabilidad interevaluadores. En cuanto a la validez predictiva, los resultados de diferentes estudios son inconsistentes; no obstante, el ítem sobre las precauciones tomadas para evitar el descubrimiento /intervención se ha asociado a un incremento del riesgo de suicidio87. Existe una versión de la SIS adaptada y validada en una muestra española96.

RS de estudios
de cohortes
2++

 

 

Escala de valoración de la depresión de Hamilton (ítem sobre conducta suicida)

La Escala de valoración de la depresión de Hamilton (Hamilton Rating Scale for Depression, HRSD) es una escala heteroaplicada diseñada para valorar la gravedad de la sintomatología depresiva97 y se incluye en este apartado ya que incluye un ítem destinado a valorar la ausencia o presencia de ideación/conducta suicidas (tabla 10).

Este ítem presentó una alta correlación con la SSI y con el ítem de conducta suicida del BDI. También ha demostrado ser un predictor adecuado de la conducta suicida, ya que se observó un incremento del riesgo de suicidio de 4,9 veces en aquellos pacientes cuya puntuación en este ítem era 2 o superior87. Existe validación de la escala al castellano98.

RS de estudios
de cohortes
2++

 

 

Tabla 10. Ítem sobre conducta suicida de la HRSD

Ausente
0
Le parece que la vida no vale la pena ser vivida
1
Desearía estar muerto o tiene pensamientos sobre la posibilidad de morirse
2
Ideas de suicidio o amenazas
3
Intentos de suicidio (cualquier intento serio)
4

Fuente: Escala de valoración de la depresión de Hamilton97.

En las tablas 11 y 12 se presentan otras escalas diseñadas para la valoración del riesgo suicida o aspectos relacionados con éste. También se incluye una entrevista semiestructurada para autopsia psicológica.

 

Tabla 11. Instrumentos autoaplicados de valoración del riesgo suicida o aspectos relacionados

Nombre (ref.)
Objetivo
Nº de items
Cuestionario de conducta suicida (Suicidal
Behaviors Questionnaire, SBQ
)99.
Valorar la ideación y conducta suicida
4
Inventario de razones para vivir (Reasons
for Living Inventory, RFL
)100.
Valorar las creencias y expectativas
en contra de la conducta suicida.
Validada al castellano101
48
Escala de riesgo suicida de Plutchick
(Plutchik Suicide Risk Scale)102
Evaluar el riesgo de suicidio.
Validada al castellano103
15
Escala de impulsividad de Plutchick
(Plutchik Impulsivity Scale, IS)104
Evaluar la tendencia a la impulsividad.
Validada al castellano105
15
Escala de impulsividad de Barrat (Barratt
Impulsiveness Scale, BIS
)106
Impulsividad. Validada
al castellano107
30
Inventario de hostilidad de Buss-Durkee (Buss-
Durkee Hostility Inventory, BDHI
)108
Agresividad. Validada al
castellano109
75

Ref: referencia, N: número.
Fuente: elaboración propia.

 

Tabla 12. Instrumentos heteroaplicados de valoración del riesgo suicida o aspectos relacionados

Nombre (ref.)
Objetivo
Nº de items
Escala de riesgo de repetición (Risk Repetition
Scale, RRS
)110
Medir el riesgo de repetición
durante el año posterior al intento
6
Escala de Edimburgo de riesgo de repetición
(Edinburgh Risk of Repetition Scale, ERRS)111
Estimar el riesgo de repetición
de conducta suicida
11
Checklist de evaluación del suicidio (Suicide
Assessment Checklist, SAC
)112
Evaluar factores relacionados
con el riesgo de suicidio
21
Escala de evaluación del suicidio (Suicide
Assesment Scale, SAS
)113
Medir el riesgo de suicidio
20
Escala de intencionalidad modificada (Modified
Intent Score, MIS
)114
Medir el propósito suicida
tras un intento de suicidio
12
Escala de riesgo-rescate (Risk Rescue Rating
Scale, RRRS
)115
Medir la letalidad y la intencionalidad
del intento de suicidio
10
Escala de riesgo de suicidio (Risk of Suicide
Scale, ROSS
)116
Lista de criterios para la evaluación
del riesgo de suicidio
35
Estimador del riesgo de suicidio (Risk Estimator
for Suicide
)117
Estimación del riesgo de suicidio
15
Índice de suicidio potencial (Index of Potential
Suicide, IPS
)118,119
Evaluar el riesgo de suicidio mediante
variables sociales y demográficas
69
Cuestionario de riesgo de suicidio (Risk Suicide
Questionnaire, RSQ
)120
Evaluar el riesgo de suicidio.
Existe versión en español
(validada en México)121
4
Entrevista semi-estructurada para autopsia
psicológica (Semi-Structured Interview for
Psychological Autopsy, SSIPA
)122
Valoración retrospectiva de
las circunstancias físicas,
psicopatológicas y sociales de un
suicidio. Validada al castellano123
69
Escala de valoración de gravedad de la conducta
suicida de la Universidad de Columbia (Columbia
Suicide Severity Rating Scale, C-SSRS
)124
Evaluación de la ideación y conducta
suicida. Existe versión en español
15
Escala de historia de agresión de Brown-
Goodwing (Agression History Scale, AHS)125
Agresividad
11
Entrevista neuropsiquiátrica internacional
(International Neuropsychiatric Interview, MINI)
126
Detección y orientación
diagnóstica de los principales
trastornos psiquiátricos, entre
ellos el riesgo de suicidio. Existe
versión en español127
6

Ref: referencia, N: número.
Fuente: elaboración propia.

Resumen de la evidencia

Factores de riesgo
Factores individuales
1+
Intentos de suicidio previos: son el predictor más importante de conducta suicida42.
Abuso de alcohol u otras sustancias tóxicas: ejerce un papel muy significativo y no es sólo un factor de riesgo sino también un factor precipitante42.
2++
Depresión mayor: es el trastorno mental que de forma más común se asocia con la conducta suicida, suponiendo un riesgo de suicidio 20 veces mayor respecto a la población general40.
Otros trastornos mentales (trastorno bipolar o esquizofrenia)40.
Factores psicológicos: desesperanza y rigidez cognitiva40.
Edad: los momentos con más riesgo de intentos y de suicidios consumados a lo largo de la vida son la adolescencia y la edad avanzada40.
Sexo: los hombres presentan mayores tasas de suicidios consumados y las mujeres mayor número de intentos de suicidio40.
Presencia de enfermedad crónica o discapacitante2,18.
Factores familiares y contextuales
2++
Historia familiar de suicidio: aumenta el riesgo de conducta suicida2,40,43, especialmente en el género femenino2,18 y cuando se produce en un familiar de primer grado43.
Factores sociales y ambientales: falta de apoyo social40,41, nivel socioeconómico y situación laboral18,40,41.
Historia de maltrato físico o abuso sexual: en concreto, los producidos durante la infancia presentan una asociación consistente con la conducta suicida2,25,40,43.
Factores precipitantes
2++
Eventos vitales estresantes: como pérdidas personales (divorcio, separación, muertes), pérdidas financieras (económicas o laborales), problemas legales y acontecimientos negativos (conflictos y relaciones interpersonales), pueden ser desencadenantes de una conducta suicida en personas que presentan otros factores de riesgo2,18,40.
Fácil acceso a armas de fuego, medicamentos o tóxicos: aumenta el riesgo del mismo, al facilitar el paso de la ideación a la conducta suicida2,18.
3
Acoso por parte de pares (iguales): en adolescentes, se ha asociado con altos niveles de estrés, así como con ideación y conducta suicidas25.
Factores protectores
2++
Personales40,63,64
– Habilidad en la resolución de conflictos o problemas
– Confianza en uno mismo
– Habilidad para las relaciones sociales e interpersonales.
2++
Factores protectores sociales o medioambientales18,40,43,63:
– Apoyo familiar y social, no sólo la existencia del apoyo sino su fuerza y calidad
– Integración social
– Poseer creencias y prácticas religiosas, espiritualidad o valores positivos.
Evaluación del riesgo suicida
3
La evaluación del riesgo suicida es una parte fundamental en el manejo y la prevención de la conducta suicida65, tanto en atención primaria como en atención especializada.
3
El porcentaje de pacientes a los que se les realiza una adecuada evaluación tras un intento de suicidio varía entre el 60%66 y el 95%67.
Entrevista clínica
4
La entrevista clínica es el instrumento esencial en la valoración del riesgo de suicidio. Supone el inicio de la interacción entre el paciente y el profesional, por lo que puede jugar un papel relevante en la reducción del riesgo suicida69.
4
Se han encontrado diferentes factores que influyen en la entrevista clínica, como son: el escenario, las circunstancias, el tiempo disponible, las condiciones y la disponibilidad de la persona entrevistada, además del estilo, experiencia y preparación del entrevistador70.
4
El programa SUPRE de la OMS publicó algunas recomendaciones para los profesionales sobre la forma de preguntar acerca de los diferentes aspectos de la ideación y la conducta suicidas15.
3,Q
Los pacientes expresan mayor satisfacción cuando en la entrevista clínica, los profesionales los implican en las decisiones sobre el tratamiento y les explican los objetivos y la finalidad de la evaluación75.
4
La información necesaria para la valoración del riesgo de suicidio puede provenir del paciente directamente o de otras fuentes, como familiares, allegados y otros profesionales sanitarios o cuidadores36,44.
Escalas de evaluación
4
Los instrumentos psicométricos pueden ser una ayuda complementaria a la entrevista y al juicio clínico, pero nunca deben sustituirlos9.
2++
De las escalas revisadas, aquellas que han demostrado adecuadas propiedades para la valoración del riesgo suicida son87:
– Escala de desesperanza de Beck80
– Escala de ideación suicida de Beck94
– Escala de intencionalidad suicida de Beck95
– Ítem de conducta suicida de la Escala de depresión de Beck86
– Ítem sobre conducta suicida de la Escala de valoración de la depresión de Hamilton97.
4
Aunque no validados en España y sin estudios que demuestren sus propiedades psicométricas, los acrónimos SAD PERSONS89 e IS PATH WARM92 pueden ser útiles por su facilidad de aplicación en la evaluación del paciente con conducta suicida.

Recomendaciones

DGPC
Tras una conducta suicida se recomienda realizar siempre una adecuada evalación psicopatológica y social que incluya las características psicológicas y contextuales del paciente, así como una evaluación de los factores de riesgo y de protección de conducta suicida.
Los profesionales sanitarias impicados en la asistencia de pacientes con conducta suicida deberán tener una adecuada formación que les permita evaluar la presencia de factores de riesgo de conducta suicida y registrar el perfil de riesgo del paciente.
DGPC
Toda la información recabada a lo largo del proceso de evaluación deberá ser registrada de forma adecuada en la historia clínica.
Q
Se recomienda que los profesionales expliquen al paciente y a sus allegados el objetivo de la evaluación y su finalidad, y que traten de implicarlos como parte activa del proceso terapético.
Desde el inicio de la entrevista clínica se deberá favorecer la comunicación de la sintomatología, sentimientos y pensamientos del paciente asociados a la conducta suicida y facilitar que el paciete y sus allegados se impliquen en la toma de decisiones.
DGPC
Es recomendable contar con la información del paciente y de otras fuentes, como familiares, amigos, allegados y otros profesionales sanitarios o cuidadores.
D
Se recomienda orientar la entrevista clínica a la recogida de datos objetivos/descriptivos y subjetivos (narrativa del paciente, pensamientos e ideas) y adecuar la entrevista a los objetivos de la misma: escenario y circunstancias, tiempo disponible, condiciones de la persona entrevistada y preparación del entrevistador.
DGPC
La estimación del riesgo suicida de un paciente deberá hacerse mediante el juicio clínico del profesional, teniendo en cuenta la presencia de factores de riesgo y protectores.
A

B

C
En la evaluación del riesgo suicida se deberá considerar, principalmente:
- Presencia de intentos de suicidio previos y el abuso de sustancias
- Presencia de trastornos mentales, síntomas específicos como desesperanza, ansiedad, agitación e ideación suicida grave (ideas de muerte recurrentes todos los días, la mayor parte del tiempo), así como eventos estresantes y disponibilidad de métodos.
- Factores de riesgo asociados a su repetición, enfermedad física, cronicidad, dolor o discapacidad, historia familiar de suicidio, factores sociales y ambientales y antecedentes de suicidio en el entorno.
D
Se recomienda no sustituir la entrevista clínica por el uso de escalas auto y heteroaplicadas, aunque éstas aportan una información complementaria en la evaluación.
C
Dentro de las diferentes escalas, se recomiendan las escalas de desesperanza, ideación suicida e intencionalidad suicida de Beck. También se recomiendan los ítems de conducta suicida del Inventario de depresión de Beck y de la Escala de valoración de la depresión de Hamilton.
D
Aunque no validadas en España, también se recomiendan las escalas SAD PERSONS o la IS PATH WARM por su facilidad de aplicación.
C
Al valorar a un paciente con varios intentos de suicidio, se recomienda evaluar las causas o precipitantes de cada uno de ellos de forma independiente.
Se recomienda evitar todo tipo de actitudes negativas hacia las personas con conducta suicida reiterada, favoreciendo una atención profesional basada en el respeto y la comprensión hacia este tipo de pacientes.

Bibliografía del apartado 04


  1. 2. Hawton K, van Heeringen K. Suicide. Lancet. 2009;373(9672):1372-81.
  2. 3. World report on violence and health. Geneva: WHO; 2002 [citado 18 ene 2010]. Disponible en: http://whqlibdoc.who.int/publications/2002/9241545615_chap7_eng.pdf
  3. 9. Meyer RE, Salzman C, Youngstrom EA, Clayton PJ, Goodwin FK, Mann JJ, et al. Suicidality and risk of suicide--definition, drug safety concerns, and a necessary target for drug development: a consensus statement. J Clin Psychiatry. 2010;71(8):e1-e21.
  4. 12. Silverman MM, Berman AL, Sanddal MD, O’Carroll PW, Joiner TE. Rebuilding the Tower of Babel: A Revised Nomenclature for the Study of Suicide and Suicidal Behaviors. Part 1: Background, Rationale, and Methodology. Suicide Life Threat Behav. 2007;37(3):248-63.
  5. 13. Silverman MM, Berman AL, Sanddal MD, O’Carroll PW, Joiner TE. Rebuilding the Tower of Babel: A Revised Nomenclature for the Study of Suicide and Suicidal Behaviors. Part 2: Suicide-Related Ideations, Communications, and Behaviors. Suicide Life Threat Behav. 2007;37(3):264-77.
  6. 15. Organización Mundial de la Salud. Prevención del suicidio: un instrumento para trabajadores de atención primaria de salud [Internet]. Ginebra: Departamento de Salud Mental y Toxicología, Organización Mundial de la Salud; 2000 [citado 10 may 2010]. Disponible en: www.who.int/entity/mental_health/media/primaryhealthcare_workers_spanish.pdf
  7. 18. Nock MK, Borges G, Bromet EJ, Cha CB, Kessler RC, Lee S. Suicide and Suicidal Behavior. Epidemiol Rev. 2008;30(1):133-54.
  8. 19. Sullivan GR, Bongar B. Assessing suicide risk in the adult patient. En: Kleespies PM, ed. Behavioral Emergencies An evidence-based resource for evaluating and managing risk of suicide, violence, and victimization. Washington (DC): American Psychological Association; 2009.
  9. 25. Kann L, Kinchen SA, Williams BL, Ross JG, Lowry R, Grunbaum JA, et al. Youth risk beavior surveillance-United States, 1999. State and local YRBSS Cordinators. J Sch Health. 2000;70:271-85.
  10. 36. American Psychiatric Association. Practice guideline for the Assessment and Treatment of Patients with Suicidal Behaviors: American Pychiatric Association; 2003 [citado 02 mar 2010]. Disponible en: http://www.psychiatryonline.com/pracGuide/pracGuideChapToc_14.aspx
  11. 37. Pérez Barrero SA, Mosquera D. El suicidio: prevención y manejo. Memorias de un curso necesario. Madrid: Ediciones Pléyades; 2006.
  12. 38. Bobes García J, Giner Ubago J, Daiz J. Suicidio y Psiquiatría. Recomendaciones preventivas y de manejo del comportamiento suicida. Madrid: Triacastela; 2011.
  13. 39. SAMHSA’S National Mental Health Information Center. National Strategy for Suicide Prevention: Goals and Objectives for Action. Rockville (MD): SAMHSA Health Information Network; 2010 [citado 02 mar 2010]. Disponible en: http://mentalhealth.samhsa.gov/ publications/allpubs/SMA01-3517/appendixe.asp
  14. 40. Beautrais AL, Collings SCD, Ehrhardt P. Suicide Prevention: A review of evidence of risk and protective factors, and points of effective intervention. Wellington: Ministry of Health; 2005.
  15. 41. López P, González-Pinto A, Mosquera F, Aldama A, González C, Fernández de Corres B, et al. Estudio de los factores de riesgo de la conducta suicida en pacientes hospitalizados. Análisis de la atención sanitaria. Investigación Comisionada. Vitoria-Gasteiz: Gobierno Vasco, Departamento de Sanidad; 2007. Informe No.: Osteba D-07-02.
  16. 42. Yoshimasu K, Kiyohara C, Miyashita K. Suicidal risk factors and completes suicide: metaanalyses based on psychological studies. Environ Health Prev Med. 2008;13:243-56.
  17. 43. Sakinofsky I. Treating Suicidality in Depressive Illness. Part I: Current Controversies. Can J Psychiatry. 2007;52(6S1):71S-84S.
  18. 44. Canadian Coalition for Seniors’ Mental Health. The Assessment of Suicide Risk and Prevention of Suicide. Toronto: Canadian Coalition for Seniors’ Mental Health; 2006.
  19. 45. Williams JM, Pollock LR. The psychology of suicidal behaviour. En: Hawton K, van Heeringen K, eds. The international handbook of suicide and attempted suicide. Chichester: Wiley; 2000.
  20. 46. O’Connor RC. The Relations between Perfectionism and Suicidality: A Systematic Review. Suicide Life-Threat Behav. 2007;37(6):698-714.
  21. 47. Brezo J, Paris J, Turecki G. Personality traits as correlates of suicidal ideation, suicide attempts, and suicide completions: a systematic review. Acta Psychiatr Scand. 2006;113(3):180-206.
  22. 48. Fliege H, Lee JR, Grimm A, Klapp BF. Risk factors and correlates of deliberate self-harm behavior: A systematic review. J Psychosom Res. 2009;66:477-93.
  23. 49. Crisafulli C, Calati R, De Ronchi D, Sidoti A, D’Angelo R, Amato A, et al. Genetics of suicide, from genes to behavior. Clin Neuropsychiatry. 2010;7(4/5):141-8.
  24. 50. Giner L. Diferencias en la conducta suicida. Madrid: Universidad Autónoma de Madrid; 2011.
  25. 52. Baca-García E, Vaquero-Lorenzo C, Pérez-Rodríguez MM, Gratacòs M, Bayés M, Santiago- Mozos R, et al. Nucleotide variation in central nervous system genes among male suicide attempters. Am J Med Genet B Neuropsychiatr Genet. 2010;153B(1):208-13.
  26. 53. National Collaborating Centre for Mental Health. Self-harm. The short-term physical and psychological management and secondary prevention of self-harm in primary and secondary care. London: National Institute for Clinical Excellence; 2004. Informe No.: 16.
  27. 54. Robson A, Scrutton F, Wilkinson L, MacLeod F. The risk of suicide in cancer patients: a review of the literature. Psychooncology. 2010;19(12):1250-8.
  28. 55. Catalan J, Harding R, Sibley E, Clucas C, Croome N, Sherr L. HIV infection and mental health: suicidal behaviour--systematic review. Psychol Health Med. 2011;16(5):588-611.
  29. 56. Keiser O, Spoerri A, Brinkhof MW, Hasse B, Gayet-Ageron A, Tissot F, et al. Suicide in HIVinfected individuals and the general population in Switzerland, 1988-2008. Am J Psychiatry. 2010;167(2):143-50.
  30. 57. Informe de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones sobre la situación sanitaria de la mujer en la Comunidad Europea. Bruselas: Comisión de las Comunidades Europeas; 1997. Informe No.: COM(97)224.
  31. 58. WHO Multi-country Study on Women’s Health and Domestic Violence against Women. Initial results on prevalence, health outcomes and women’s responses. Geneva: World Health Organization; 2005.
  32. 59. Golding JM. Intimate Partner Violence as a Risk Factor for Mental Disorders: A Meta- Analysis. J Fam Violence. 1999;14(2):99-132.
  33. 60. Víctimas mortales por violencia de género. Ficha resumen - datos provisionales. Madrid: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2011 [citado 15 feb 2011]. Disponible en: http://www.migualdad.es/ss/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blo bheadername1=Content-disposition&blobheadervalue1=inline&blobkey=id&blobtable=M ungoBlobs&blobwhere=1244655094407&ssbinary=true
  34. 61. Judge B, Billick SB. Suicidality in Adolescence: Review and Legal Considerations. Behav Sci Law. 2004;22:681-95.
  35. 62. King M, Semlyen J, See Tai S, Killaspy H, Osborn D, Popelyuk D, et al. A systematic review of mental disorder, suicide, and deliberate self harm in lesbian, gay and bisexual people. BMC Psychiatry. 2008;8:70.
  36. 63. Guo B, Harstall C. Efficacy of suicide prevention programs for children and youth. Edmonton (AB): Alberta Heritage Foundation for Medical Research. Health Technology Assessment; 2002. Informe No.: 26.
  37. 64. Yang CY. Association between parity and risk of suicide among parous women. CMAJ. 2010;182(6):569-72.
  38. 65. Kapur N, House A, May C, Creed F. Service provision and outcome for deliberate selfpoisoning in adults-results from a six centre descriptive study. Soc Psychiatry Psychiatr Epidemiol. 2003;38:390-5.
  39. 66. Kapur N, Murphy E, Cooper J, Bergen H, Hawton K, Simkin S, et al. Psychosocial assessment following self-harm: results from the multi-centre monitoring of self-harm project. J Affect Disord. 2008;106(3):285-93.
  40. 67. Nordentoft M, Sogaard M. Registration, psychiatric evaluationand adherence to psychiatric treatment after suicide attempt. Nord J Psychiatry. 2005;59:213-6.
  41. 68. Miret M, Nuevo R, Morant C, Sainz-Cortón E, Jiménez-Arriero MA, López-Ibor JJ, et al. Calidad de los informes médicos sobre personas que han intentado suicidarse. Rev Psiquiatr Salud Ment. 2010;3(1):13-8.
  42. 69. Schechter M, Maltsberger JT. The clinician interview as a method in suicide risk assesment. En: Wasserman D, Wasserman C, eds. Suicidology and Suicide Prevention A global Perspective. New York: Oxford University Press Inc; 2009.
  43. 70. Motto JA. An integrated approach to estimating suicide risk. En: Maris RW, Berman AL, Maltsberger JT, Yufit RI, eds. Assessment and prediction of suicide. New York: Guilford; 1992. p. 625-39.
  44. 72. Royal College of Psychiatrists. Assessment following self-harm in adults. London: Royal College of Psychiatrists; 2004. Informe No.: CR 122.
  45. 73. Royal College of Psychiatrists. Self-harm, Suicide and Risk: Helping People who Self-harm. London: Royal College of Psychiatrists; 2010. Informe No.: CR158.
  46. 74. Organización Mundial de la Salud. Prevención del suicidio: un instrumento para médicos generalistas. Ginebra: Organización Mundial de la Salud, Departamento de Salud Mental y Toxicología; 2000 [citado 10 may 2010]. Disponible en: http://www.who.int/publications/list/ prevention_sucide_medecins/es/index.html
  47. 75. Taylor TL, Hawton K, Fortune S, Kapur N. Attitudes towards clinical services among people who self-harm: systematic review. Br J Psychiatry. 2009;194:104-10.
  48. 76. Froján MX. Tratando depresión. Guía de actuación para el tratamiento psicológico. Madrid: Pirámide; 2006.
  49. 77. Ekman P. Como detectar mentiras, una guía para utilizar en el trabajo, la política y la pareja. Barcelona: Paidos; 1991.
  50. 78. New Zealand Guidelines Group (NZGG). The assessment and management of people at risk of suicide. Wellington (NZ): New Zealand Guidelines Group (NZGG); 2003.
  51. 79. Lamb TF. A systematic review of deliberate self-harm assessment instruments. Diss Abstr Int. 2006;66(10-B):5686.
  52. 80. Beck AT, Weissman A, Lester D, Trexler L. The measurement of pessimism: the hopelessness scale. J Consult Clin Psychol. 1974;42:861-5.
  53. 81. Aliaga J, Rodríguez L, Ponce C, Frisancho A, Enríquez J. Escala de desesperanza de Beck (BHS): Adaptación y características psicométricas. Revista de Investigación en Psicología. 2006;9(1):69-79.
  54. 82. Beck AT, Brown G, Berchick RJ, Stewart BL, Steer RA. Relationship between hopelessness and ultimate suicide: a replication with psychiatric outpatients. Am J Psychiatry. 1990;147:190-5.
  55. 83. McMillan D, Gilbody S, Beresford E, Neilly L. Can we predict suicide and non-fatal self-harm with the Beck Hopelessness Scale? A meta-analysis. Psychol Med. 2007;37(6):769-78.
  56. 84. Aish AM, Wasserman D. Does Beck´s Hopelessness Scale really measure several components? Psychol Med. 2001;31:367-72.
  57. 86. Beck AT, Steer RA, Brown GK. BDI-II, Beck depression inventory: Manual. 2ª ed. San Antonio, Texas: Harcourt; 1996.
  58. 87. Brown GK. A Review of Suicide Assessment Measures for Intervention Research With Adults and Older Adults. Rockville (MD): National Institute of Mental Health; 2002 [citado 12 abr 2010]. Disponible en: http://www.nimh.nih.gov/research/adultsuicide.pdf
  59. 89. Patterson WM, Dohn HH, Bird J, Patterson GA. Evaluation of suicidal patients: the SAD PERSONS scale. Psychosomatics. 1983;24(4):348-9.
  60. 90. Comité de Consenso de Catalunya en Terapéutica de los Trastornos Mentales. Recomendaciones terapéuticas en los trastornso mentales. Conducta suicida. 3ª ed. Barcelona: Ars Medica; 2005.
  61. 91. Gobierno de Canarias. Consejería de Sanidad. Salud Mental en Atención Primaria. Recomendaciones para el abordaje de los trastornos más prevalentes: conducta suicida 2008 [citado 10 may 2010]. Disponible en: http://www2.gobiernodecanarias.org/sanidad/scs/ content/f52829a1-f9cb-11dd-9d99-e96480bea708/salud_mental_at_pr.pdf
  62. 92. Berman A. Risk assessment, treatment planning, and management of the at-risk-for suicide client: The “how to” aspects of assesing suicide risk and formulating treatment plans. Family Therapy Magazine. 2006;5(4):7-10.
  63. 93. Juhnke GA, Granello PF, Lebrón-Striker MA. IS PATH WARM? A suicide assessment mnemonic for counselors (ACAPCD-03). Alexandria (VA): American Counseling Association; 2007
  64. 94. Beck AT, Kovacs M, Weissman A. Assessment of suicidal intention: the Scale for Suicide Ideation. J Consult Clin Psychol. 1979;47(2):343-52.
  65. 95. Beck RW, Morris JB, Beck AT. Cross-validation of the Suicidal Intent Scale. Psychol Rep. 1974;34(2):445-46.
  66. 96. Díaz FJ, Baca-García E, Díaz-Sastre C, García Resa E, Blasco H, Braquehais Conesa D, et al. Dimensions of suicidal behavior according to patient reports. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2003;253(4):197-202.
  67. 97. Hamilton M. A rating scale for depression. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 1960;23:56-62.
  68. 98. Ramos-Brieva JC. A new validation of the Hamilton Rating Scale for Depression. J Psychiatr Res. 1988;22:21-8.
  69. 99. Linehan MM. Suicidal Behaviors Questionnaire. Unpublished inventory. Seattle: University of Washintong; 1981.
  70. 100. Linehan MM, Goodstein JL, Nielsen SL, Chiles JA. Reasons for staying alive when you are thinking of killing yourself: The Reasons for Living Inventory. J Consult Clin Psychol. 1983;51:276-86.
  71. 101. Oquendo MA, Graver R, Baca-García E, Morales M, de la Cruz V, Mann JJ. Spanish adaptation of the Reasons for Living Inventory (FFLI). Hispanic J Behav. 2000;22:223-32.
  72. 102. Plutchik R, van Praag HR, Conte HR, Picard S. Correlates of suicide and violence risk 1: The suicide risk measure. Compr Psychiatry. 1989;30(4):296-302
  73. 103. Rubio G, Montero I, Jáuregui J, Villanueva R, Casado MA, Marín JJ, et al. Validación de la escala de riesgo suicida de Plutchik en población española. Arch Neurobiol. 1998;61:143-52.
  74. 104. Plutchik R, van Praag HM. The measurement of suicidality, agressivity and impulsivity. Prog Neuropsychofarmacol Biol Psychiatr. 1989:(Suppl) 23-4
  75. 105. Rubio G, Montero I, Jáuregui J, Martínez ML, Álvarez S, Marín JJ, et al. Validación de la escala de impulsividad de Plutchnik en población española. Arch Neurobiol. 1998;61(3):223-32.
  76. 106. Barratt ES. Impulsiveness and aggression. En: Monahan J SH, ed. Violence and mental disorder: developments in risk assessment. Chicago: The University of Chicago Press; 1994.
  77. 107. Oquendo M, Baca-García E, Graver R, Morales M, Montalvan V, Mann J. Spanish adaptation of the Barratt Impulsiveness Scale (BIS- 11). Eur J Psychiatry. 2001;15:147-55.
  78. 108. Buss AH, Durkee A. An inventory for assessing different kinds of hostility. J Consult Psychol. 1957;21(4):343-9.
  79. 109. Montalván V, Graver R, María A. Oquendo MA, Baca-García E, Morales M, Mann J. Spanish Adaptation of the Buss-Durkee Hostility Inventory (BDHI). Eur J Psychiat. 2001;15(2):101-12.
  80. 110. Buglass D, Horton J. A scale for predicting subsequent suicidal behaviour. Br J Psychiatry. 1974;124:573-8.
  81. 111. Kreitman N, Foster J. The construction and selection of predictive scales, with special references to parasuicide. Br J Psychiatry. 1991;159:185-92.
  82. 112. Rogers JR, Alexander RA, Subich LM. Development and psychometric analysis of the Suicide Assesment Checklist. Journal of Mental Health Counseling. 1994;16:352-68.
  83. 113. Stanley B, Traskman-Bendz L, Stanley M. The Suicide Assesment Scale: a scale evaluating change in suicidal behavior. Psychopharmacol Bull. 1986;22(1):200-5.
  84. 114. Pierce DW. Suicidal intent in self-injury. Br J Psychiatry. 1977;130:377-85.
  85. 115. Weisman AD, Worden JW. Risk-Rescue Rating in Suicide Assessment. Arch Gen Psychiatry. 1972;26(6):553-60.
  86. 116. Poldinger W. La tendencia al suicidio. Madrid: Morata; 1969.
  87. 117. Motto JA, Bostrom AG. Preliminary field testing of risk estimator for suicide. Suicide Life Threat Behav. 1985;15:139-50.
  88. 118. Zung WW. Index of potential suicide (IPS). A rating scale for suicide prevention. En: Grant, ed. A Medical Toxicology Index; 1973. p. 221-49.
  89. 119. Zung WW. Clinical Index of potencial suicide. En: Beck AT, Resnik HLP, Lettiers DJ, eds. The prediction of suicide. Maryland: The Charles Press; 1974. p. 229-49.
  90. 120. Horowitz LM, Wang PS, Koocher GP, Burr BH, Smith MF, Klavon S, et al. Detecting suicide risk in a pediatric emergency department: development of a brief screening tool. Pediatrics. 2001;107(5):1133-7.
  91. 121. Robles García R, Agraz Páez A, Ascencio Guirado M, Mercado Salcedo E, Hernández Múñoz L. Evaluación del riesgo suicida en niños: propiedades psicométricas de la versión en castellano del Cuestionario de Riesgo Suicida (RSQ). Actas Esp Psiquiatr. 2005;33:292-7.
  92. 122. Werlang B. A semistructured interview for psychological autopsy: an inter-rater reliability study. Suicide Life-Threat Behav Res Ther. 2003;33:326-30.
  93. 123. García-Caballero A, Recimil MJ, Touriño R, García-Lado I, Alonso MC, Werlang B, et al. Adaptación y validación de la Semi-Structured Interview for Psychological Autopsy (SSIPA) en Español. Actas Esp Psiquiatr. 2010;38(6):332-9.
  94. 124. Posner K, Melvin GA, Stanley B. Identification and Monitoring of Suicide Risk in Primary Care Settings. Prim psychiatry. 2007;14(12):50-5.
  95. 125. Brown GL, Goodwin FK, Ballenger JC, Goyer PF, Major LF. Aggression in humans correlates with cerebrospinal fluid amine metabolites. Psychiatry Res. 1979; 1:131-9.
  96. 126. Sheehan DV, Lecrubier Y, Harnett-Sheehan K, Janavs J, Weiller E, Bonora LI, et al. Referencia Reliability and Validity of the MINI International Neuropsychiatric Interview (MINI): According to the SCID-P. Eur Psychiatry. 1997;12:232-41.
  97. 127. Ferrando L, Franco AL, Soto M, Bobes J, Soto O, Franco L, et al. M.I.N.I. Mini International Neuropsychiatric Interview. Versión en español 5.0.0. DSM-IV. Madrid: Instituto IAP. 1998.

Última actualización: octubre 2017

Logo del Ministerio de Ciencia e InnovaciónLogo del Ministerio de Sanidad Política Social e IgualdadLogo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludAgència Laín Entralgo

 

Copyright | Ayuda | Mapa