Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Trastornos del Espectro Autista en Atención Primaria.

V. resumida | Info. pacientes | Consulta rápida

  1. Introducción
  2. Alcance y objetivos
  3. Metodología
  4. Definición, manifestaciones clínicas y clasificaciones
  5. Criterios diagnósticos
  6. Detección Precoz
  7. Estrategias de manejo de sospecha de TEA en AP
  8. Aspectos a tener en cuenta al proporcionar información a los padres
  9. Estrategias para el seguimiento de niños con TEA en AP
  10. Difusión e implementación
  11. Líneas propuestas de investigación futura
  12. Bibliografía

Abre nueva ventana: Apartado 05 en versión pdf
Descargar GPC sobre Autismo (6,7 Mb)

5. Criterios diagnósticos

Preguntas para responder:

  • ¿Cuáles son los criterios diagnósticos de los TEA?
  • ¿Son útiles los criterios diagnósticos establecidos en los manuales DSM-IV-TR o CIE-10 para el diagnóstico de los TEA?

Los manuales diagnósticos se utilizan tanto a nivel de AP como AE, aunque es necesario comentar que existe una evidencia limitada sobre la utilización de los mismos para mejorar el proceso diagnóstico de los niños con TEA.

Existen estudios que hace referencia al uso de criterios diagnósticos según DSM-IV-TR y CIE-10; se observó que usando tanto el DSM-IV-TR como el CIE-10 se aumentaba la fiabilidad de proceso diagnóstico, y que los efectos eran mayores si el profesional implicado es inexperto en realizar diagnósticos. Además, observaron que los actuales criterios para el trastorno de Asperger y autismo tienen poca validez discriminatoria148-151.

Estudios de
Diagnóstico
(II, III)

 

 

A continuación, se presentan los criterios diagnósticos que deben cumplir los trastornos del espectro autista para ser considerados como tal según el DSM-IV-TR. Los códigos numéricos junto a la cada categoría diagnóstica se corresponden con el CIE-10 y el CIE-9 consecutivamente6.

Criterios para el diagnóstico de F84.0 Trastorno autista [299.00]

A. Un total de 6 (o más) ítems de (1), (2) y (3), con por lo menos dos de (1), y uno de (2) y de (3):
  • (1) alteración cualitativa de la interacción social, manifestada al menos por dos de las siguientes características:
        (a) importante alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales, como son contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos reguladores de la interacción social
        (b) incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros adecuadas al nivel de desarrollo
        (c) ausencia de la tendencia espontánea para compartir con otras personas disfrutes, intereses y objetivos (p. ej., no mostrar, traer o señalar objetos de interés)
        (d) falta de reciprocidad social o emocional
  • (2) alteración cualitativa de la comunicación manifestada al menos por una de las siguientes características:
        (a) retraso o ausencia total del desarrollo del lenguaje oral (no acompañado de intentos para compensarlo mediante modos alternativos de comunicación, tales como gestos o mímica)
        (b) en sujetos con un habla adecuada, alteración importante de la capacidad para iniciar o mantener una conversación con otros
        (c) utilización estereotipada y repetitiva del lenguaje o lenguaje idiosincrásico
        (d) ausencia de juego realista espontáneo, variado, o de juego imaginativo social propio del nivel de desarrollo
  • (3) patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados manifestados por lo menos una de las siguientes características:
        (a) preocupación absorbente por uno o más patrones estereotipados y restrictivos de interés y que resulta anormal, sea en su intensidad, sea en su objetivo.
        (b) adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.
        (c) manierismos motores estereotipados y repetitivos (ej. aleteo o giro de las manos o los dedos, o movimientos complejos de todo el cuerpo).
        (d) preocupación persistente por partes de objetos.
  • B. Retraso o funcionamiento anormal en al menos una de las siguientes áreas, que aparece antes de los 3 años de edad: (1) interacción social, (2) lenguaje utilizado en la comunicación social, o (3) juego simbólico o imaginativo.
    C. El trastorno no se explica mejor por la presencia de un trastorno de Rett o de un trastorno desintegrativo infantil.
    Criterios para el diagnóstico de F84.2 Trastorno de Rett [299.80]

    A. Todas las características siguientes:
  • (1) desarrollo prenatal y perinatal aparentemente normal
  • (2) desarrollo psicomotor aparentemente normal durante los primeros 5 meses después del nacimiento
  • (3) circunferencia craneal normal en el nacimiento
  • B. Aparición de todas las características siguientes después del período de desarrollo normal:
  • (1) desaceleración del crecimiento craneal entre los 5 y 48 meses de edad
  • (2) pérdida de habilidades manuales intencionales previamente adquiridas entre los 5 y 30 meses de edad, con el subsiguiente desarrollo de movimientos manuales estereotipados (p. ej., escribir o lavarse las manos)
  • (3) pérdida de implicación social en el inicio del trastorno (aunque con frecuencia la interacción social se desarrolla posteriormente)
  • (4) mala coordinación de la marcha o de los movimientos del tronco
  • (5) desarrollo del lenguaje expresivo y receptivo gravemente afectado, con retraso psicomotor grave.
  • Criterios para el diagnóstico de F84.3 Trastorno desintegrativo infantil [299.10]

    A. Desarrollo aparentemente normal durante por lo menos los primeros 2 años posteriores al nacimiento, manifestado por la presencia de comunicación verbal y no verbal, relaciones sociales, juego y comportamiento adaptativo apropiados a la edad del sujeto.
    B. Pérdida clínicamente significativa de habilidades previamente adquiridas (antes de los 10 años de edad) en por lo menos dos de las siguientes áreas:
  • (1) lenguaje expresivo o receptivo
  • (2) habilidades sociales o comportamiento adaptativo
  • (3) control intestinal o vesical
  • (4) juego
  • (5) habilidades motoras
  • C. Anormalidades en por lo menos dos de las siguientes áreas:
  • (1) alteración cualitativa de la interacción social (p. ej., alteración de comportamientos no verbales, incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros, ausencia de reciprocidad social o emocional)
  • (2) alteraciones cualitativas de la comunicación (p. ej., retraso o ausencia de lenguaje hablado, incapacidad para iniciar o sostener una conversación, utilización estereotipada y repetitiva del lenguaje, ausencia de juego realista variado)
  • (3) patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivos, repetitivos y estereotipados, en los que se incluyen estereotipias motoras y manierismos
  • D. El trastorno no se explica mejor por la presencia de otro trastorno generalizado del desarrollo o de esquizofrenia.
    Criterios para el diagnóstico del F84.5 Trastorno de Asperger [299.80]

    A. Alteración cualitativa de la interacción social, manifestada al menos por dos de las siguientes características:
  • (1) importante alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales como contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos reguladores de la interacción social
  • (2) incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros apropiadas al nivel de desarrollo del sujeto
  • (3) ausencia de la tendencia espontánea a compartir disfrutes, intereses y objetivos con otras personas (p. ej., no mostrar, traer o enseñar a otras personas objetos de interés)
  • (4) ausencia de reciprocidad social o emocional
  • B. Patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivos, repetitivos y estereotipados, manifestados al menos por una de las siguientes características:
  • (1) preocupación absorbente por uno o más patrones de interés estereotipados y restrictivos que son anormales, sea por su intensidad, sea por su objetivo
  • (2) adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales
  • (3) manierismos motores estereotipados y repetitivos (p. ej., sacudir o girar manos o dedos, o movimientos complejos de todo el cuerpo)
  • (4) preocupación persistente por partes de objetos
  • C. El trastorno causa un deterioro clínicamente significativo de la actividad social, laboral y otras áreas importantes de la actividad del individuo.
    D. No hay retraso general del lenguaje clínicamente significativo (p. ej., a los 2 años de edad utiliza palabras sencillas, a los 3 años de edad utiliza frases comunicativas).
    E. No hay retraso clínicamente significativo del desarrollo cognoscitivo ni del desarrollo de habilidades de autoayuda propias de la edad, comportamiento adaptativo (distinto de la interacción social) y curiosidad acerca del ambiente durante la infancia.
    F. No cumple los criterios de otro trastorno generalizado del desarrollo ni de esquizofrenia.
    Diagnóstico del F84.9 Trastorno generalizado del desarrollo no especificado (incluyendo autismo atípico) [299.80]

    Esta categoría debe utilizarse cuando existe una alteración grave y generalizada del desarrollo de la interacción social recíproca o de las hablilidades de comunicación verbal o no verbal, o cuando hay comportamientos, intereses y actividades estereotipadas, pero no se cumplen los criteros de un trastorno generalizado del desarrollo específico, esquizofrenia, trastorno esquizotípico de la personalidad o trastorno de la personalidad por evitación. Por ejemplo, esta categoría incluye el “autismo atípico”: casos que no cumplen los criterios de trastorno autista por una edad de inicio posterior, una sintomatología atípica o una sintomatología subliminal, o por todos estos hechos a la vez.

     

    Resumen de la evidencia

    II,III Los criterios diagnósticos del DSM-IV-TR y CIE-10 aumentan la fiabilidad del proceso diagnóstico, sobre todo en profesionales inexpertos149-151
    Los criterios diagnósticos del DSM-IV-TR y CIE-10, por sí solos, tienen poca validez discriminatoria para el trastorno de Asperger y autismo149-151

    Recomendaciones

    C Se recomienda a los profesionales implicados en la detección de niños con TEA, sobre todo a aquellos con poca experiencia, usar los manuales diagnósticos del DSM-IV-TR y/o CIE-10

    arriba

    Bibliografía del apartado 05


    1. 6. López-Ibor JJ, Valdés M, editores. DMS-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado. Barcelona: Masson; 2002.
    2. 148. SIGN. Assessment, diagnosis and clinical interventions for children and young people with autism spectrum disorders. A national clinical guideline. 2007.
    3. 149. Volkmar FR, Klin A, Siegel B et al. Field trieal for autistic disorder in DSM-IV. Am J Psychiatry. 1994;151:1361-1367.
    4. 150. Klin A, Cicchetti DV, Volkmar FR. Brief report: Interrater reliability of clinical diagnosis and DSM-IV criteria for autistic disorder: results of the DSM-IV autism field trial. J Autism Dev Disord. 2000;30:163-167.
    5. 151. Volkmar FR, Cicchetti DV, Bregman J. Three diagnostic systems for autism: DSM-III, DSM-III-R, and ICD-10. J Autism Dev Disord. 1992;1992:4-483.

    Última actualización: abril de 2010

    Ministerio de Ciencia e InnovaciónLogo del Ministerio de Sanidad y Política SocialLogo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludLogo de Agencia Laín Entralgo

    Copyright | Ayuda | Mapa