Guía de Práctica Clínica para el Tratamiento de Pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

V. resumida | Info pacientes | Consulta rápida

  1. Introducción
  2. Alcance y objetivos
  3. Metodología
  4. Epidemiología de la EPOC
  5. Definición, fenotipos, factores de riesgo e historia natural de la EPOC
  6. Tratamiento de la EPOC en fase estable
  7. Tratamiento de la exacerbación en pacientes con EPOC
  8. Tratamiento de la dependencia tabáquica en pacientes fumadores con diagnóstico de EPOC
  9. Tratamiento de la ansiedad y depresión en pacientes con EPOC
  10. Perspectiva de los pacientes con EPOC
  11. Difusión e implementación
  12. Líneas de investigación futura
  13. Bibliografía

7. Tratamiento de la exacerbación en pacientes con EPOC

Preguntas para responder:

  • ¿Se deben emplear los corticoides sistémicos en las exacerbaciones moderadas de la EPOC?
  • ¿Se deben emplear los corticoides sistémicos en las exacerbaciones leves de la EPOC?
  • ¿Es beneficiosa la rehabilitación respiratoria en el contexto de una exacerbación?

7.1. Definición e impacto de la exacerbación

La agudización o exacerbación se define como un episodio agudo de inestabilidad clínica que acontece en el curso natural de la enfermedad y se caracteriza por un empeoramiento mantenido de los síntomas respiratorios que va más allá de sus variaciones diarias. Los principales síntomas referidos son empeoramiento de la disnea, tos, incremento del volumen y/o cambios en el color del esputo.

Habitualmente estos cambios sintomáticos se acompañan de cambios en la medicación, y por eso en muchos ensayos clínicos y estudios epidemiológicos se valora la utilización de fármacos (antibióticos y/o corticoides sistémicos) o el uso de recursos sanitarios (visitas a urgencias, hospitalizaciones, etc...) como marcadores indirectos de agudización. Sin embargo, utilizando registros diarios de síntomas, se ha observado que más de la mitad de las agudizaciones no son reportadas al médico (agudizaciones no documentadas).167,168

En promedio, los pacientes con EPOC experimentan 1-4 exacerbaciones/año169). Sin embargo, la distribución es muy variable. Mientras algunas personas no sufren estos episodios, otros los presentan de forma repetida (fenotipo agudizador)35. Muchos de estos episodios se observan agrupados en racimos 170, lo que plantea la duda de si realmente son nuevas exacerbaciones o son resoluciones incompletas del episodio precedente. Para distinguir estas situaciones, GesEPOC establece las siguientes definiciones (figura 7.1):

• Fracaso terapéutico: se define como un emperoramiento de síntomas que sucede durante la propia agudización y que requiere un tratamiento adicional34.

º La recuperación media después de sufrir una agudización es de aproximadamente 2 semanas No obstante, algunos pacientes no se recuperan de forma completa hasta las 4-6 semanas171,172.

• Recaída: Cuando se produce un nuevo empeoramiento de síntomas entre la finalización del tratamiento de la agudización y las 4 semanas posteriores.

• Recurrencia: se produce cuando los síntomas reaparecen en un plazo inferior a un año desde la agudización precedente, después de un período de relativo buen estado de salud. Para ello se establece que deben haber transcurrido al menos 4 semanas después de completar el tratamiento de la agudización previa o bien 6 semanas desde que se iniciaron los síntomas34.

º Las recurrencias se considerarán precoces si aparecen entre las 4 y 8 semanas del episodio anterior, y tardías si aparecen después de este período de tiempo.

Figura 7.1 . Agudización habitual, fracaso terapéutico, recaída y recurrencia según GesEPOC

La intensidad, la duración y la frecuencia de las agudizaciones varía enormemente de unos pacientes a otros e incluso en del mismo paciente, por lo que resulta díficil precisar sus consecuencias. Sin embargo, distintos estudios sugieren que las agudizaciones producen un deterioro de la calidad de vida relacionada con la salud, generan elevados costes, afectan a la progresión multidimensional de la enfermedad y aumentan el riesgo de muerte25,103,168,169,173,174.

La figura 7.2 establece cuáles son los 3 pasos diagnósticos a seguir para caracterizar adecuadamente una agudización. En primer lugar, se deberá confirmar que estamos ante una agudización de la EPOC, descartando otros procesos que cursan con síntomas similares; en segundo lugar se valorará la gravedad de la agudización y finalmente se intentará establecer su causa. Para este último punto, las pruebas diagnósticas a realizar pueden diferir según se trate de una agudización ambulatoria u hospitalaria.

Figura 7.2. Pasos diagnósticos a seguir para caracterizar una agudización

 

7.2. Gravedad de la exacerbación

Una vez establecido el diagnóstico de exacerbación de la EPOC es muy importante describir la gravedad del episodio. En los últimos años las principales guías de práctica clínica (GPC) han utilizado una clasificación de gravedad de la exacerbación basada en el consumo de fármacos o en la utilización de recursos (p.ej. exacerbación grave si el paciente tenía una exacerbación que precisaba hospitalización, o exacerbación moderada si recibía tratamiento con corticoides orales y/o antibióticos). Sin embargo, esta clasificación no sigue criterios fisiopatológicos, no esta vinculada a la toma de decisiones y puede estar influenciada por criterios socioeconómicos o de accesibilidad al sistema. GesEPOC propone una nueva clasificación, que ha sido consensuada por un amplio grupo de expertos (tabla 7.2). Los criterios de exacerbación grave o muy grave identifican riesgo de muerte, mientras que los criterios que se utilizan para identificar la agudización moderada están relacionados con el riesgo de fracaso terapéutico.

Tabla 7.2. Criterios para establecer la gravedad de la exacerbación de la EPOC

Exacerbación muy grave
(o amenaza vital)
Se debe cumplir al menos 1 de los siguientes criterios:
- Parada respiratoria
- Disminución del nivel de consciencia
- Inestabilidad hemodinámica
- Acidosis respiratoria grave (pH<7.30)
Exacerbación grave Se debe cumplir al menos 1 de los siguientes criterios, y ninguno de los criterios de amenaza vital:
- Disnea 3-4 de la escala mMRC
- Cianosis de nueva aparición
- Utilización de musculatura accesoria
- Edemas periféricos de nueva aparición
- SpO2< 90% ó PaO2 < 60 mmHg
- PaCO2> 45 mmHg (paciente sin hipercapnia previa)
- Acidosis respiratoria moderada (pH: 7.30 -7.35)
- Comorbilidad signficiativa grave§
- Complicaciones (arrítmias graves, insuf.cardíaca, etc...)
Exacerbación moderada Se debe cumplir al menos 1 de los siguientes criterios, y ninguno de los anteriores:
- FEV1 basal < 50%
- Comorbilidad cardíaca no grave
- Historia de 2 o más agudizaciones en el último año
Exacerbación leve No se debe cumplir ningún criterio previo

mMRC: escala de disnea modificada de la Medical Research Council; §Cardiopatía isquémica reciente, insuficiencia renal crónica, hepatopatía moderada-grave, etc.

7.3. Corticoides sistémicos en las exacerbaciones moderadas o leves de la EPOC

Las exacerbaciones pueden requerir ingreso en el hospital, donde es frecuente el tratamiento con corticoides sistémicos (por vía oral o parenteral). Según una revisión sistemática Cochrane175, el uso de corticoides sistémicos para el tratamiento de las exacerbaciones de la EPOC, como la prednisona, ayuda a mejorar la disnea, mejora la función pulmonar, reduce la estancia hospitalaria y la necesidad de buscar atención médica adicional. No obstante, la mayor parte de los estudios incluidos en esta revisión consideraban el tratamiento de exacerbaciones con una gravedad suficiente para requerir ingreso hospitalario. Por lo tanto, la efectividad y el balance beneficio riesgo del tratamiento con corticoides sistémicos de las exacerbaciones leves o moderadas de la EPOC todavía no se conoce bien.

7.3.1 Corticoides sistémicos en las exacerbaciones moderadas de la EPOC

Calidad de la evidencia

Se identificó seis revisiones sistemáticas sobre la eficacia de los corticosteroides sistémicos para el tratamiento de la exacerbaciones agudas en pacientes con EPOC137,175-179. Tras la valoración de las mismas, decidimos actualizar la revisión sistemática Cochrane175, cuya búsqueda bibliográfica se cerró en agosto de 2008. Dicha revisión incluyó un total de once ensayos clínicos, de los que sólo dos180,181 consideraban el tratamiento de exacerbaciones moderadas. Actualizamos la búsqueda de dicha revisión hasta marzo de 2012 pero no se identificó ningún ensayo clínico adicional. Finalmente, combinamos mediante un metanálisis, cuando se consideró adecuado y posible, los resultados de los ensayos clínicos identificados180,181.

Según los criterios propuestos en esta guía para establecer la gravedad de las exacerbaciones de la EPOC (tabla 7.2), las exacerbaciones consideradas por estos dos estudios podrían definirse como moderadas. En el estudio de Aaron180 los pacientes se reclutaron entre los atendidos en servicios de urgencias por una exacerbación por EPOC sin requerir ingreso (FEV1 media de los pacientes al inicio del estudio: 50,29±12,6 % del previsto). En el estudio de Thompson181 se reclutó a los pacientes en el contexto de Atención Primaria (FEV1 media de los pacientes al inicio del estudio: 43,85±19,07 % del previsto).

Los dos ensayos clínicos aleatorizados identificados son diseños paralelos y evalúan los efectos de la prednisona oral frente a placebo: en el estudio de Aaron se administró 40 mg de prednisona/día durante 10 días, y en el de Thompson, 60 mg/día los tres primeros días, 40 mg/día durante 3 días siguientes, y 20 mg/día durante los últimos 3 días (9 días de tratamiento en total). Ambos estudios admitieron medicación concomitante a los corticoides orales o al placebo, por ejemplo, β2 agonistas, bromuro de ipratropio o corticoides, todos ellos inhalados, o antibióticos. El seguimiento de los pacientes fue de 30 días en el estudio de Aaron, y 14 días en el de Thompson.

A continuación se resume la calidad de la evidencia del tratamiento con corticoides sistémicos de las exacerbaciones moderadas en pacientes con EPOC en función de las variables críticas seleccionadas.

Fracaso terapéutico

Según nuestro metanálisis (2 ECAs, 167 participantes en total, seguimiento de 30 y 15 días) la administración de prednisona oral redujo el riesgo de sufrir fracaso terapéutico en un 49% (RR=0,51; IC 95%: 0,32 a 0,80). No obstante, se detectó una alta heterogeneidad estadística en dichos resultados, lo cual disminuye la confianza en los mismos. El “fracaso terapéutico” se definió como “visita no programada a una consulta de un médico o a urgencias debido al empeoramiento de los síntomas dentro de los 30 días posteriores a la aleatorización”180 o como “la falta de mejoría de la disnea que requiere prednisona oral adicional u hospitalización por deterioro de la función pulmonar dentro de los primeros 14 días desde el inicio del estudio”181.


Calidad
moderada

 

 

Recurrencia

Ninguno de los estudios identificados valoró la recurrencia, entendida como la reaparación de los síntomas en un plazo inferior a un año desde la exacerbación precedente después de un período de relativo buen estado de salud.


-

 

 

Necesidad de hospitalización

Nuestro metanálisis (2 ECAs, 170 participantes en total, seguimiento de 30 y 15 días) no detectó diferencias estadísticamente significativas en cuanto a la incidencia de hospitalizaciones (RR=0,37; IC 95%: 0,21 a 1,03). No se detectó heterogeneidad estadísticamente significativa.



Calidad
moderada

 

 

Mortalidad atribuible a la exacerbación de la EPOC

Nuestro metanálisis (2 ECAs, 174 participantes en total, seguimiento de 30 y 15 días) no detectó diferencias estadísticamente significativas en cuanto a la mortalidad atribuible a la exacerbación de la EPOC (RR=1,00; IC 95%: 0,06 a 15,73). No se pudo valorar la heterogeneidad estadística.



Calidad
moderada

 

 

Síntomas respiratorios (disnea)

Según el estudio de Aaron (147 participantes, 10 días de seguimiento), la mejoría en la puntuación del índice de disnea transicional (Transitional dyspnea index)* al décimo día de tratamiento con respecto a la puntuación del primer día fue mayor en los pacientes tratados con corticoides orales, siendo las diferencias estadísticamente significativas y clínicamente relevantes (DM=1,88; IC 95%: 0,23 a 3,53). En el estudio de Thompson (27 pacientes, 10 días de seguimiento) se midió la disnea** a lo largo de diez días de tratamiento pero no se encontraron diferencias estadísticamente significativas en cuanto a los cambios en la disnea.

* Rango de valores de -9 a 9: una puntuación positiva indica mejoría y un cambio de una unidad se considera clínicamente significativo.

** Disnea medida mediante una escala analógica visual en la que el paciente puntuaba de 0 a 100 el cambio en la disnea (a mayor puntuación, menor disnea).



Calidad
Moderada

 

 

Calidad de vida

El estudi de Aaron (147 participantes en total, seguimiento de 10 días) no detectó diferencias estadísticamente significativas en cuanto a los camibos en la puntuación de un cuestionario específico de calidad de vida para la enfermedad respiratoria crónica* (DM=0,38; IC 95%: -0,09 a 0,85).

* Chronic Respiratory Questionnaire (CRQ): cuestionario validado, ranto 1 a 7, a mayor puntuación mejor calidad de vida. Se consideran clínicamente relevantes los camibos de, al menos, 0,5 unidades.



Calidad
Moderada

 

 

Eventos adversos

Según el estudio de Aaron (140 participantes y seguimiento de 10 días), los pacientes tratados con prednisona oral tuvieron más probabilidad de presentar aumento del apetito (RR=2,13; IC 95%: 1,27 a 3,57), ganancia de peso (RR=9,00; IC 95%: 1,17 a 69,16), insomnio (RR=2,31; IC 95%: 1,36 a 3,94), siendo estas diferencias estadísticamente significativas. Sin embargo, no se detectaron diferencias estadísticamente significativas en cuanto al riesgo de hiperglucemia, depresión, ansiedad o dispepsia. El estudio de Thompson no presentó información sobre los eventos adversos asociados la administración de corticoides.

En conjunto, los efectos adversos detectados asociados al empleo de los corticoides no son graves y tienen poca probabilidad de persistir después de que el tratamiento termine.



Calidad
Moderada

 

 


Evaluación económica

No se ha identificado ninguna evaluación económica del tratamiento con corticoides sistémicos de la exacerbación moderada de los pacientes con EPOC.


Valores y preferencias de los pacientes

No se ha identificado ningún estudio que considere los valores y preferencias de los pacientes sobre el tratamiento con corticoides sistémicos de la exacerbación moderada de la EPOC. No obstante, incluso después de haber tenido en cuenta los efectos adversos asociados a los corticoides, el hecho de que estos puedan administrarse en el medio extrahospitalario por vía oral sugiere que podría ser un tratamiento bien aceptado por los pacientes y los profesionales.


Balance entre beneficios, riesgos e inconvenientes asociados a la intervención

La evidencia evaluada, de calidad global moderada y basada únicamente en dos ensayos clínicos, sugiere que la administración oral de prednisona durante las exacerbaciones de intensidad moderada de los pacientes con EPOC puede reducir el riesgo de fracaso terapéutico y mejorar la disnea. No se ha podido demostrar que influya en otras variables críticas (recurrencia, frecuencia de hopistalizaciones, calidad de vida, o mortalidad atribuible a la exacerbación), o que sea coste-efectiva en este tipo de pacientes. La prednisona se asoció con la aparición de eventos adversos (aumento del apetito, ganancia de peso e insomnio), ninguno de ellos grave. No obstante, incluso después de haber tenido en cuenta los efectos adversos asociados a los corticoides, el hecho de que estos puedan administrarse en el medio extrahospitalario por vía oral sugiere que podría ser un tratamiento bien aceptado por los pacientes y los profesionales.

Considerando todos estos factores puede existir un beneficio neto asociado a la administración oral de corticoides durante las exacerbaciones moderadas de los pacientes con EPOC no hospitalizados. Sin embargo, antes de administrar este tratamiento es necesario considerar el balance beneficio riesgo para cada paciente en función de su susceptibilidad a los efectos adversos asociados a los corticoides.

Resumen de la evidencia

Calidad global de la
evidencia moderada
La evidencia evaluada, de calidad global moderada, se basó únicamente en dos ensayos clínicos: en uno se administró oralmente 40 mg de prednisona/día durante díez días y en el otro 60 mg/día los tres primeros días, 40 mg/día durante tres días siguientes, y 20 mg/día durante los últimos trs. Dicha evidencia sugiere que la administración oral de prednisona durante las exacerbaciones de intensidad moderada de los pacientes con EPOC reduce el riesgo de fracaso terapéutico y mejora la disnea. No obstante, no se ha podido demostrar que influya en otras variables críticas (recurrencia, frecuencia de hospitalizaciones, calidad de vida, o mortalidad atribuible a la exacerbación), o que sea coste-efectiva en este tipo de pacientes. Por otra parte, la prednisona se asoció con la aparición de eventos adversos (aumento del apetito, ganancia de peso e insomnio), ninguno de ellos grave.
No se ha identificado ninguna evaluación económica del tratamiento con corticoides sistémicos de la exacerbación moderada de los pacientes con EPOC, ni ningún estudio que considere los valores y preferencias de los pacientes y profesionales; sin embargo, el hecho de que los corticoides puedan administrarse en el medio extrahospitalario por vía oral sugiere que podría ser un tratamiento bien aceptado por los pacientes y los profesionales.

Recomendación

Débil
En los pacientes con EPOC no hospitalizados se sugiere administrar prednisona oral durante 9 ó 10 días para tratar las exacerbaciones moderadas.

7.3.2 Corticoides sistémicos en las exacerbaciones leves de la EPOC

 

Calidad de la evidencia

No se ha identificado ningún ensayo clínico que evalúe la eficacia o seguridad de los corticoides sistémicos para el tratamiento de las exacerbaciones leves de los pacientes con EPOC.


Evaluación económica

No se ha identificado ninguna evaluación económica del tratamiento con corticoides sistémicos de la exacerbación leve de la EPOC.


Valores y preferencias de los pacientes

No se ha identificado ningún estudio que considere los valores y preferencias de los pacientes y profesionales. No obstante, el hecho de que estos puedan administrarse en el medio extrahospitalario por vía oral sugiere que podría ser un tratamiento bien aceptado por los pacientes y los profesionales.


Balance entre beneficios, riesgos e inconvenientes asociados a la intervención

La consideración de la evidencia disponible es insuficiente para concluir que exista o no un beneficio neto asociado al empleo de corticoides sistémicos durante la exacerbación leve de la EPOC.

Resumen de la evidencia

No se ha identificado ningún estudio que evalúe los efectos de los corticoides sistémicos en el tratamiento de las exacerbaciones leves de los pacientes con EPOC. Tampoco se ha identificado ninguna evaluación económia sobre el tema, ni ningún estudio que considere los valores y preferencias de los pacientes y profesionales.

Recomendaciones

Recomendación
para la
investigación
En pacientes con EPOC no hospitalizados se sugiere utilizar corticoides sistémicos para el tratamiento de las exacerbaciones leves sólo en un contexto de investigación.

7.4. Rehabilitación respiratoria en el contexto de una exacerbación

La rehabilitación respiratoria es importante en el tratamiento integral del paciente con EPOC; su empleo tiene el objetivo de mejorar su capacidad de ejercicio, su funcionamiento físico y su calidad de vida mediante la reducción de la disnea y la fatiga5,182-184.

La rehabilitación respiratoria se compone generalmente, y como mínimo, de entrenamiento físico y psicoeducación. Además se puede acompañar de otras intervenciones como pueden ser estrategias para dejar de fumar, entrenamiento de los músculos respiratorios, entrenamiento para facilitar la eliminación de las secreciones bronquiales, manejo de la medicación, consejo nutricional, estrategias de motivación y soporte psicológico5,182,184,185. En un programa de rehabilitación respiratoria se suele incidir en la importancia de que sea184,:

• Multidisciplinario: tiene que ser un programa integral adaptado a las necesidades de cada paciente.

• Individual: Se debe hacer una evaluación de las necesidades de cada individuo para poder establecer unos objetivos personalizados.

• Atención a la función física y social: Se debe prestar atención tanto a los problemas emocionales y sociales, como a la discapacidad física.

A continuación se resume la calidad de la evidencia al respecto de la rehabilitación respiratoria en el contexto de una agudización de pacientes con EPOC, en función de las variables críticas o importantes seleccionadas.

Hospitalizaciones

La revisión Cochrane de Puhan185 incluye cinco ECAs con un total de 250 pacientes, en los que se compara el efecto de la RR frente al grupo de cuidado habitual, donde la RR al menos debía incluir el entrenamiento en ejercicio físico y se debía ofrecer a los pacientes inmediatamente después de finalizar el tratamiento de la exacerbación o hasta tres semanas después de éste.

Encontraron que se producía una reducción significativa en las probabilidades de reingreso en el grupo de rehabilitación respiratoria (OR 0,22; 95% IC 0,08 a 0,58; I2=51%). Con el objeto de reducir el índice de heterogeneidad de los estudios, se repitió el análisis utilizando los datos pre-protocolo y encontraron que los resultados no cambiaban de forma significativa (OR 0,19; 95% IC 0,09 a 0,39; I2=0%).



Calidad
moderada

 

 

Calidad de vida

En lo que respecta a la calidad de vida, en la revisión Cochrane185, al igual que en la variable número de hospitalizaciones, se incluyeron cinco ECAs en los que se media esta variable mediante cuestionarios específicos de enfermedad respiratoria, en concreto el CRQ y el SGRQ. El total de pacientes de los estudios incluidos fue de 259 para el CRQ y de 128 para el SGRQ. Al comparar la rehabilitación respiratoria con el grupo control, las puntuaciones en el grupo del CRQ fueron mejores en el grupo de la rehabilitación respiratoria que en el grupo control (DM 0,93; 95% IC -0,13 a 1,99), al igual que en el grupo de pacientes medidos con el SGRQ (DM -9,88; 95% CI -14,40 a -5,37).

En el ECA de Seymour et al.186, se evaluaron 60 pacientes que dividieron en dos grupos, rehabilitación respiratoria (N=30) frente a cuidado habitual (N=30). Midieron la calidad de vida mediante el cuestionario SGRQ y encontraron que a los tres meses de tratamiento, el grupo que había recibido rehabilitación respiratoria presentaba una mejora significativa en su calidad de vida en la subescala global (p=0,02), en la actividad (p=0,03) y en la función emocional (p=0,05).

Murphy et al.187, mediante un ECA evalúan la calidad de vida con el SGRQ y el EuroQol-5D (EQ-5D), en un grupo de pacientes que reciben rehabilitación respiratoria (N=13) frente a un grupo de pacientes en lista de espera que reciben el cuidado habitual (N=13). Los resultados que obtienen a las seis semanas de tratamiento tanto con el EQ-5D como con el SGRQ, son que con respecto a su estado basal, el grupo de rehabilitación respiratoria obtiene una mejora significativa en la escala total de ambos cuestionarios (p<0,05), frente al grupo control que no obtiene mejoría significativa.

En otro ECA, Man et al.188 midieron la calidad de vida con el SGRQ, el CRQ y el SF-36, instrumento genérico de calidad de vida, en un total de 42 pacientes, 21 en el grupo de rehabilitación respiratoria y 21 en control (cuidado habitual). Con respecto a las puntuaciones obtenidas con el SGRQ encontraron que a los tres meses de tratamiento el grupo de rehabilitación respiratoria presentaba mejores puntuaciones en la subescala de impacto (p=0,001) y en la subescala total (p=0,002). En las puntuaciones del CRQ, el grupo de rehabilitación respiratoria presentaba mejores puntuaciones en las subescalas de control de la enfermedad (p<0,001) y en la de función emocional (p=0,008). Por último, con respecto al SF-36, el grupo de rehabilitación respiratoria presentaba mejores puntuaciones tanto en la escala física (p=0,057) con en la escla mental (p=0,02).

En el ECA de Ghanem e al.188 comparan un grupo de pacientes a los que se les aplica rehabilitación respiratoria (N=25) frente a un grupo de pacientes que recibieron cuidado habitual (N=14); la calidad de vida fue medida mediante el CRQ y el SF-36, al inicio del estudio y a los dos meses de tratamiento con rehabilitación respiratoria o con cuidado habitual. Encuentran que a los dos meses de tratamiento, en el grupo de rehabilitación respiratoria la mejora en la puntuación de calidad de vida total de ambos cuestionarios, con respecto a su estado basal es significativa (p<0,001), no así en el grupo de cuidado habitual; en algunas de las subescalas, también encuentran diferencias en el grupo de rehabilitación respiratoria con respecto al estado basal, tanto en funcionamiento físico total (p<0,001), como en vitalidad (p<0,05) y como en funcionamiento de rol (p<0,001).

Cuando comparan un grupo con otro a los dos meses de tratamiento encuentran que el grupo de rehabilitación respiratoria presenta mejores resultados que el grupo de cuidado habitual, tanto en funcionamiento físico total como en funcionamiento mental total (p<0,05).



Calidad
moderada

 

 

Disnea

En la revisión Cochrane185, la disnea fue medida mediante el CRQ, y de la misma manera que en el resto de dominio, el grupo de rehabilitación respiratoria presenta mejores resultados que el grupo de cuidado habitual (DM 0,97; 95% IC 0,35 a 1,58).

En la misma línea, Seymour et al.186 cuando miden la disnea con el SGRQ, encuentran que el grupo de RR frente al de cuidado habitual, presenta mejor puntuación en esta subescala (p=0,03).

Al igual que el estudio de Man et al.188 dónde la puntuación en disnea también es mejor en el grupo de rehabilitación respiratoria frente al grupo de cuidado habitual (5,5; 95% CI 2.0 a 9,0; p=0,003)

En el estudio de Ghanem et al.189 no se hace una comparación intragrupo para esta variable, pero cuando comparan el grupo de rehabilitación respiratoria frente al de cuidado habitual a los dos meses de iniciar el tratamiento, encuentran que el primero presenta mejores resultados que el segundo (p<0,01).



Calidad
moderada

 

 

Fatiga

Al igual que en la disnea, en la revisión Cochrane185, la fatiga fue medida mediante el CRQ, y el grupo de rehabilitación respiratoria también presentó mejores resultados que el grupo de cuidado habitual (DM 0,81; 95% IC 0,16 a 1,45).

Del mismo modo, Man et al.188 encontraron que la puntuación en fatiga era mejor en el grupo de rehabilitación respiratoria que en el grupo de cuidado habitual (5,3; 1,9 a 8,8; p=0,004).

Al igual que en la disnea, en el estudio de Ghanem et al.189 no se hace una comparación intra-grupo para esta variable, pero cuando comparan ambos grupos a los dos meses de tratamiento, encuentran que el de rehabilitación respiratoria presenta mejores resultados que el de cuidado habitual (p<0,01).



Calidad
moderada

 

 

Tolerancia al ejercicio

Con respecto a la tolerancia al ejercicio, los estudios que presenta la revisión Cochrane185 la miden mediante la prueba de andar durante seis minutos y el Shuttle walk test (Prueba de marcha con esfuerzo progresivo). En lo que respecta a la primera, la distancia que recorre el grupo de rehabilitación respiratoria es significativamente mayor (= 35m) que en el grupo de cuidado habitual (DM 77,70; 95% IC 12,21 a 143,20). En el Shuttle walk test es también el grupo de rehabilitación respiratoria frente al grupo control el que obtiene mejores resultados (DM 64,35; 95% IC 41,28 a 87,43).

En el estudio de Seymour et al.186, encontraron que el grupo de cuidado habitual, no mejoraba en el Shuttle walk test, frente al grupo de rehabilitación respiratoria que sí mejoraba significativamente (p=0,02).

Murphy et al.187 evalúan la tolerancia al ejercicio en un grupo de pacientes que reciben rehabilitación respiratoria frente a un grupo de pacientes en lista de espera que reciben el cuidado habitual. Los resultados que obtienen son que con respecto a sus datos basales, el grupo de rehabilitación respiratoria obtiene una mejora significativa (p<0,001) en el Shuttle walk test y en la prueba de andar tres minutos, frente al grupo control que no obtienen mejoría significativa.

Por su parte, Man et al.188, encontraron que la diferencia en metros recorridos entre el grupo de RR y el del cuidado habitual era de 60 m a favor del primer grupo (p=0,0002).

En el estudio de Clini et al.190, se hace una comparación en pacientes ingresados (N=1826) a los que dividen en 5 grupos en función de su grado de gravedad de disnea (1-5) de acuerdo con el Medical Research Council (MRC). Encuentran que en la prueba de andar 6 minutos, todos los grupos, menos el grupo de disnea más leve, presentan una mejora significativa (+54m) después de haber seguido un programa de RR (p< 0,001).

En el estudio de Ghanem et al.189, también se encuentra que el grupo de rehabilitación respiratoria presenta una mejora significativa (+58m) en la prueba de los seis minutos andando frente al grupo de cuidado habitual (p< 0,001).



Calidad
moderada

 

 

Incidencia de exacerbaciones

Murphy et al.187 encuentran que a los tres meses de seguimiento, tres pacientes del grupo control (N=13) presentaron de nuevo exacerbaciones frente a ninguno del grupo de rehabilitación respiratoria (N=13) aunque esta diferencia no es significativa (p=0,06); y a los seis meses, cinco pacientes del grupo control y dos del grupo de rehabilitación respiratoria (N=13 en cada grupo) presentaron exacerbaciones sin ser significativa la diferencia(p=0,1).



Calidad
moderada

 

 

Resumen de la evidencia

Calidad global de
la evidencia
moderada
La rehabilitación respiratoria en pacientes con EPOC tras finalizar el tratamiento de la exacerbación o hasta tres semanas después de éste, incluyendo al menos el entrenamiento en ejercicio físico, puede reducir el número de re-ingresos en pacientes con EPOC que han sufrido exacerbaciones185,186,188 frente a los pacientes que han seguido el tratamiento habitual.
La rehabilitación respiratoria mejora la calidad de vida (medida mediante el Chronic Respiratory Questionnaire (CRQ) y el St George's Respiratory Questionnaire (SGRQ)) de los pacientes con EPOC que han sufrido exacerbaciones, en comparación con la calidad de vida inicial188, así como en comparación con el grupo de pacientes que han seguido tratamiento habitual185-189.
La disnea y la fatiga en los pacientes con EPOC que han sufrido exacerbaciones, mejoran en el grupo de rehabilitación respiratoria frente al grupo de cuidado habitual185,186,188, así como en comparación con la disnea inicial187.
En los pacientes con EPOC que han sufrido exacerbaciones, la tolerancia al ejercicio, medida fundamentalmente a través de la prueba de andar durante seis minutos y el Shuttle walk test, se ve incrementada después de haber seguido un programa de rehabilitación respiratoria, frente a pacientes que han seguido el cuidado habitual185,186,188-190.

Recomendaciones

Fuerte
En pacientes con EPOC que han sufrido una agudización, se recomienda iniciar la rehabilitación respiratoria inmediatamente después de finalizar el tratamiento de la exacerbación o en el periodo comprendido en las tres semanas siguientes.

Bibliografía del apartado 07


  1. 5. Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD). Global Strategy for the Diagnosis, Management, and Prevention of Chronic Obstructive Pulmonary Disease (Revised 2011). [sede Web]. GOLD 2011 [acceso 10-1-2012]; Disponible en: www.goldcopd.org 2011.
  2. 25. Soler-Cataluña JJ, Calle M, Cosio BG et al. Estándares de calidad asistencial en la EPOC. Arch Bronconeumol. 2009;45:361-362.
  3. 34. Soler-Cataluna JJ, Rodriguez-Roisin R. Frequent chronic obstructive pulmonary disease exacerbators: how much real, how much fictitious? COPD. 2010;7:276-284.
  4. 35. Hurst JR, Vestbo J, Anzueto A et al. Susceptibility to exacerbation in chronic obstructive pulmonary disease. N Engl J Med. 2010;363:1128-1138.
  5. 103. Donaldson GC, Seemungal TA, Bhowmik A et al. Relationship between exacerbation frequency and lung function decline in chronic obstructive pulmonary disease. Thorax. 2002;57:847-852.
  6. 137. Singh JM, Palda VA, Stanbrook MB et al. Corticosteroid therapy for patients with acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease: a systematic review. Arch Intern Med. 2002;162:2527-2536.
  7. 167. Langsetmo L, Ernst P, Bourbeau J. Underreporting exacerbation of chronic obstructive pulmonary disease in a longitudinal cohort. Am J Respir Crit Care Med. 2008;177:396-401.
  8. 168. Seemungal TAR, Donaldson GC, Paul EA et al. Effect of exacerbation on quality of life in patients with chronic obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med. 1998;157:1418-22.
  9. 169. Miravitlles M, Ferrer M, Pont A et al. Exacerbations impair quality of life in patients with chronic obstructive pulmonary disease. A two-year follow-up study. Thorax. 2004;59:387-95.
  10. 170. Hurst JR, Donaldson GC, Perera WR et al. Use of plasma biomarkers at exacerbation of chronic obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med. 2006;174:867-74.
  11. 171. Parker CM, Voduc N, Aaron SD et al. Physiologic changes during symptom recovery from moderate exacerbation of COPD. Eur Respir J. 2005;26:420-428.
  12. 172. Perera WR, Hurst JR, Wilkinson TMA et al. Inflammatory changes, recovery and recurrence at COPD exacerbation. Eur Respir J. 2007;29:527-34.
  13. 173. Miravitlles M, Murio C, Guerrero T et al. Pharmacoeconomic evaluation of acute exacerbations of chronic bronchitis and COPD. Chest. 2002;121:1449-1455.
  14. 174. Soler-Cataluña JJ, Martínez-García MA, Román-Sanchez P SE et al. Severe acute exacerbations and mortality in patients with chronic obstructive pulmonary disease. Thorax. 2005;60:925-31.
  15. 175. Walters JA, Gibson PG, Wood-Baker R et al. Systemic corticosteroids for acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database Syst Rev. 2009;CD001288.
  16. 176. McCrory DC, Brown C, Gelfand SE et al. Management of acute exacerbations of COPD: a summary and appraisal of published evidence. Chest. 2001;119:1190-1209.
  17. 177. Quon BS, Gan WQ, Sin DD. Contemporary management of acute exacerbations of COPD: a systematic review and metaanalysis. Chest. 2008;133:756-766.
  18. 178. Riancho JA, Portero I, Cubian I. Eficacia de los glucocorticoides en las reagudizaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva cronica: metaanalisis de los estudios publicados. Med Clin (Barc ). 2000;114:681-684.
  19. 179. Schweiger TA, Zdanowicz M. Systemic corticosteroids in the treatment of acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Am J Health Syst Pharm. 2010;67:1061-1069.
  20. 180. Aaron SD, Vandemheen KL, Hebert P et al. Outpatient oral prednisone after emergency treatment of chronic obstructive pulmonary disease. N Engl J Med. 2003;348:2618-2625.
  21. 181. Thompson WH, Nielson CP, Carvalho P et al. Controlled trial of oral prednisone in outpatients with acute COPD exacerbation. Am J Respir Crit Care Med. 1996;154:407-412.
  22. 182. Jette DU, Bourgeois MC, Buchbinder R. Pulmonary rehabilitation following acute exacerbation of chronic obstructive pulmonary disease. Phys Ther. 2010;90:9-12.
  23. 183. Marciniuk DD, Brooks D, Butcher S et al. Optimizing pulmonary rehabilitation in chronic obstructive pulmonary disease--practical issues: a Canadian Thoracic Society Clinical Practice Guideline. Can Respir J. 2010;17:159-168.
  24. 184. Ries AL, Bauldoff GS, Carlin BW et al. Pulmonary Rehabilitation: Joint ACCP/AACVPR Evidence-Based Clinical Practice Guidelines. Chest. 2007;131:4S-42S.
  25. 185. Puhan MA, Gimeno-Santos E, Scharplatz M et al. Pulmonary rehabilitation following exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database Syst Rev. 2011;CD005305.
  26. 186. Seymour JM, Moore L, Jolley CJ et al. Outpatient pulmonary rehabilitation following acute exacerbations of COPD. Thorax. 2010;65:423-428.
  27. 187. Murphy N, Bell C, Costello RW. Extending a home from hospital care programme for COPD exacerbations to include pulmonary rehabilitation. Respir Med. 2005;99:1297-1302.
  28. 188. Man WD, Polkey MI, Donaldson N et al. Community pulmonary rehabilitation after hospitalisation for acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease: randomised controlled study. BMJ. 2004;329:1209.
  29. 189. Ghanem M, Elaal EA, Mehany M et al. Home-based pulmonary rehabilitation program: Effect on exercise tolerance and quality of life in chronic obstructive pulmonary disease patients. Ann Thorac Med. 2010;5:18-25.
  30. 190. Clini EM, Crisafulli E, Costi S et al. Effects of early inpatient rehabilitation after acute exacerbation of COPD. Respir Med. 2009;103:1526-1531.

Última actualización: mayo 2013

Logo del Ministerio de Economía y CompetitividadLogo del Ministerio de Sanidad Política Social e IgualdadLogo del Plan de Calidad del Sistema Nacional de SaludAgencia Laín Entralgo (Comunidad de Madrid)